sábado, febrero 06, 2016

Taco Naco es todo, menos naco


Esta mañana Hilda y yo fuimos a almorzar al Taco Naco Condesa. Ya había visto el lugar un par de veces durante la semana y me llamó la atención, así que mientras regresábamos a casa lo vi de nuevo y repentinamente y le dije "Ven, ya sé qué vamos a almorzar".




Nos sentamos en una de las peculiares mesitas que tienen sobre la acera de Iztaccihuatl; cada una de estas es un barril enorme pintado de negro acompañado de periqueras metálicas un tanto incómodas, así que que para acercarse al plato y comer a gusto es necesario abrir las piernas alrededor del barril. Con todo, esto es pasable por alto en comparación con otro detalle, que fue el que me desencantó totalmente del lugar: pedí una cerveza y me llevaron la presentación en lata, lo que trato de evitar siempre porque después de un rato la lata, además de no permitir que la chela libere su aroma y sabor correctamente, calienta el líquido y así ya no se disfruta. Entonces pedí un vaso y el mesero me llevó uno...de plástico, de esos desechables que usas en la peda de la prepa y que después de un rato también calientan la chela, dándole en toditita la madre. Le pregunté si tenía uno de vidrio y me dijo que no, así que ni pedo, tuve que beber mi cerveza así.

Por último: los tacos en sí mismos no son la octava maravilla, y de las salsas, picosas nivel catsup, ni hablar. Sí estuvieron cumplidores a la hora de matar el hambre, pero definitivamente no son rivales para titanes de la talla del Chupacabras, los que están sobre Eje Central saliendo del Metro San Juan de Letrán (cuyo pastor no tiene comparación), la Taquería Lupita de Cuautitlan o incluso los de afuera del Metro Oceanía, acompañados de su furiosa y deliciosa salsa roja. Un buen taco es tradicional, proletario, ¡naco de verdad! no "naco" estilo Condesa, donde un platillo tan típico es reducido a su mínima expresión, adaptado al perfil del consumidor que usualmente se mueve por ahí y aderezado una relación inversamente proporcional entre calidad y costo. Ya lo dijo Botellita de Jerez: Naco es chido, y estos tacos "nacos", aún a pesar del engagement que pretende generar su community manager a través de una imagen pseudo-ñera en redes sociales, definitivamente no cumplen la premisa.






Saludos Enfermos.


miércoles, febrero 03, 2016

Diez mujeres que despiertan a mi animal interior




Dicen que febrero es el mes del amor y la amistad, aunque yo le agregaría el mes del erotismo, la cachondería y los niños que nacen en noviembre, aunque no todos tenemos la dicha de contar con una pareja con quién compartir sentimientos e ir a hacer la cucharita con este condenado frío; de hecho, hasta hace poco más de dos años me conformaba con despeinar la cotorra cada que tenía suerte, y el resto del tiempo lo pasaba haciendo manualidades para distraerme, sobre todo en las noches frías y solitarias, snif.

Afortunadamente, buena parte de esas noches tenía compañía porque...ya saben, la felicidad nace desde la mente de uno mismo, o algo así. Por eso les traigo el Top10 de mujeres famosas que ayudaron —involuntariamente— a que el día de hoy yo tenga un par de antebrazos sanos y fuertotes, además de un callo en la base del dedo medio de la mano derecha. No hay un orden de preferencia, a las diez les hice las mismas cositas ricas y perversas, a todas les hice un chamaco y les di chance de sacarme de pobre, porque soñar no genera impuestos (todavía). Ellas son:


Marisa Tomei


Siempre he creído que su belleza es incomparable, y la futura tía de Spiderman no hace más que reforzarme el...argumento.


Elizabeth Hurley


Seguro recuerdan a esta deliciosa madurita en aquella peli Al diablo con el diablo; si la vieron en todas esas facetas —cada una más sexy que la anterior— seguro coincidirán en esto conmigo: Hugh Grant es el pendejo más grande en la historia de la Humanidad.


Brody Dalle


Con esos ojos y esos labios, es la mujer que siempre debería dominarme con la mirada mientras hace travesuras por abajo de mi ombligo, aunque a veces se peine medio de la mierda, pero ¡qué cuerpazo, qué actitud, qué look!


Monica Bellucci


Absolutamente, un portento italiano. Sé que hay un chingo y dos montones de referencias para adorarla, pero yo le dediqué sus primeras manuelas después de verla en Shoot'em up. Simplemente, no tiene una sola escena desperdiciada.


Martha Higareda


Porque en México también tenemos por qué sentirnos orgullosos. Pese a que prácticamente en todas sus películas sale enseñando carne, nunca olvidaré aquella memorable escena de Amar te duele que hizo valer todo ese bodrio de película. Además, Marthita tiene un combo fatal de mirada y sonrisa capaz de derretirle el Bon Ice a cualquiera.


Emma Stone


Ella es una de las poquísimas rubias que me alborotan la hormona, aunque mi look favorito de ella es con cabello castaño, como cuando hizo Zombieland; ese tono enmarca perfectamente su carita de tierna pervertida.


Kate Beckinsale


Se vio hermosa en Pearl Harbour e increíblemente sexy en Underworld, pero definitivamente me quedo con su versión en Van Helsing o de perdido en Click. Fue la combinación perfecta entre cuerpazo, uno de los rostros más bellos del cine y el cabello ligeramente rizado que invita a tomarlo fuertemente mientras uno hace ciertas cosas.


Lily Allen


Su piel acanelada es increíble, pero lo que la colocó en esta lista es que con esa carita de "No rompo un plato" resulta imposible creer que le hayan expulsado de la escuela por darle wawis a un compañerito. Golosa.


Halle Berry


Solo diré que Catwoman nunca debió filmarse, pero mataría por tener a esta morenaza en mi cama con ese disfraz puesto.


Lily Rabe


La otra rubia que me encanta. Si vieron la segunda temporada de American Horror Story y no tuvieron una erección (o se les mojó la pantufla, ¿quién sabe?) cuando a esta cándida monjita se le metió el diablo, juraría que les corre atole por las venas.


Mención honorífica: Zooey Deschanel


Es bellísima y compensa de sobra la falta de curvas con esa carita de ángel, pero lo que en verdad me excita de ella es la idea de darle duro y fuerte hasta que se le quite lo fresa y convertirla en alguien como Angela Gossow.


¿Qué opinan del top, damas y caballeros? ¿sobra alguien? ¿falta alguien? Compartan sus listas en los comments de este post y veamos cuántas veces resultamos hermanitos de leche.

Así las cosas, no queda más que desearles un feliz y húmedo febrero. Que los antojos se cumplan, los quereres den su nalguita a torcer y, si no les toca alguien como en sus fantasías, por lo menos sea alguien que les de una muy buena zarandeada.




Now Playing: Infra-red - Placebo


Saludos Enfermos.


martes, enero 26, 2016

BoJack Horseman, mi nuevo crush equino


Son pocos los casos de caballos antropomorfos que conozco dentro de la cultura pop, y de cada uno me he vuelto gran fan en su momento. Primero fue 30-30, la ruda ciber-montura de Bravestar (a.k.a. Lupe Esparza); después fue Caballo Negro, un pervertido muy divertido siempre rodeado de otros de igual o peor calaña que él. Ahora toca el turno a BoJack Horseman, a quien conocí durante mi última semana de vacaciones gracias a que pasé todos esos días con Hilda tiradotes en la cama jugando videojuegos y navegando en Netflix.




En cuanto vi que había una serie animada cuyo protagonista era un caballo ex estrella de una sitcom en los 90's y dueño de una mansión en Hollywood sentí mucha curiosidad, en gran parte porque tiene ciertas similitudes con el ya mencionado Caballo Negro: se relaciona con humanos y con otros animales antropomorfos, es un completo desmadroso y, como nunca falta en las caricaturas para adultos, hay una buena dosis de sexo, drogas y rock n' roll.

Sin embargo, conforme transcurren los capítulos, BoJack deja de ser simplemente divertido, rebasando la frontera de lo grotesco y cagadito; vamos, deja de ser entretenimiento light como sucede con Family guy o American dad. Lo que empieza como un tipo que se deshace en chistes escatológicos se convierte en un cabrón hijo de puta al que llega un momento en que odias y te hace pensar: "¡Pero qué cabrón! Ya no quiero ver esta mierda, lo voy a quitar", aunque termina ganando el morbo sobre qué nueva chingadera va a hacer. Después te acostumbras y viene la parte más incómoda: empiezas a identificarte (al menos a mi me pasó) con algunas situaciones y reacciones. Notas lo dolorosamente humana que es una simple caricatura y lo bien que retrata ciertas actitudes como el ego desmedido, el valemadrismo, la tendencia a la autodestrucción, lo solos que nos sentimos a veces cada uno de nosotros —como si fuéramos islas flotando en la nada del océano— y la cantidad de cosas estúpidas que somos capaces de hacer para evadir esa sensación y forzarnos a ver hacia el lado menos miserable, tratando de ser un poco felices rellenando con paja nuestros huecos existenciales.

Suena bonito, ¿no creen? Si tienen Netflix y un día entero libre chútense las dos temporadas y una sorpresa extra que anda por ahí, les aseguro que valdrá la pena el sabor metálico que les quedará en la boca al terminar.







Now Playing: The love song - Marilyn Manson


Saludos Enfermos.

jueves, enero 21, 2016

Conoce a Viri Roots & The Rootskers


Algo que me gusta mucho de Forum Buenavista es que tiene la bonita costumbre de presentar espectáculos gratuitos, la gran mayoría de ellos de muy buena calidad. La semana pasada fui al cajero que está al fondo de la planta baja, detrás de las escaleras que dan acceso al centro comercial, y mientras esperaba en la fila escuché algo que me dio unas buenas ganas de interrumpir el trayecto a casa y quedarme un rato para olvidar el stress del día.

La pésima acústica de ese espacio (recordemos que es una estación de trenes y no una sala de conciertos, después de todo, aunque se agradece la intención del Gobierno de la Ciudad de México) no me impidió disfrutar lo que provenía del escenario: un par de chicos acompañados de guitarra y washboard (una tabla parecida a las que se usaban en el skiffle, pero modificada) y una chica con dulce pero potente voz ejecutaban primero deliciosos ritmos blueseros perfectos para sacarme del ánimo apresurado y estresante a que me somete de ordinario esta ciudad, y después, al hacer el cambio de ritmo a algo más jazzeadito, terminaron de envolverme y hacerme olvidar por un rato el río de gente que corría detrás mío.

La banda se llama Viri Roots & The Rootskers y está compuesta por Viri (como era de esperarse) y dos Danieles; conózcanla a través de su fanpage, si les late apóyenla como siempre se debe hacer con las buenas propuestas musicales que, aunque no son tantas como muchos quisiéramos, surgen de entre los rincones de un país dominado por pinches Farrukos y Komanders de mierda. Yo les compré este disco por 50 pesitos y la verdad está para chuparse los dedos; no dejen de checarlos, que —por lo que veo— tienen tocada este viernes. Anímense a acompañarlos, puede que les gusten.






Now Playing: Strawberry Fields forever (acoustic) - John Lennon


Saludos Enfermos.


jueves, enero 14, 2016

El Titanic dentro del Metro Tepito a media noche


Anoche venía de regreso a casa en la Línea B del Metro cuando se metió al tren un compa con una guitarra eléctrica y un amplificador. Después de conectarse ofreció al público una disculpa por las molestias que pudiera causar y anunció que tocaría "una canción de película"; enseguida empezó a sonar la pista de My heart will go on y pensé: "Pfff, cualquier cosa" mientras retomaba mi lectura.


Sin embargo, unos segundos después tenía toda mi atención. Me sorprendió gratamente no solo lo bien que ejecuta, sino el feeling que le imprime; no cabe duda de que un toque de rock hace sonar bien incluso a la balada más rosa. Si desde ese momento ya estaba pensando en darle alguna moneda, terminé de convencerme cuando vi que un indigente que había entrado al vagón en la estación anterior con la intención de pedir dinero se quedó muy atento escuchando la interpretación y antes de salir del tren le extendió una moneda al improvisado músico. Recuerdo bien la cara del indigente, así que la próxima vez que lo vea le daré algo de comer o algunas monedas; siempre he dicho que no le daría nada a alguien que no muestre ninguna habilidad, pero este chico será la excepción por saber apreciar el trabajo de otros y por agradecer la buena música, aún cuando su situación no está para ponerse dadivoso.

Volviendo a nuestro guitarrista, permítanme presentarles a Albert Cornú:


Foto tomada con un Huawei que me dieron en la chamba. No salió taaaaan pinche, creo.


Siempre es un gusto encontrarme con personas que amenizan el camino compartiendo un poco de su arte y llenando de buena vibra la sórdida atmósfera del Metro Tepito a media noche. Por lo que veo en su perfil de Facebook toca en una banda llamada Folk You, así que si se lo encuentran, no olviden que cualquiera que muestre talento y ganas de salir adelante merece todo nuestro apoyo y reconocimiento.




Now Playing: Stockholm syndrome (live) - Muse


Saludos Enfermos.