miércoles, enero 17, 2018

Discografía Beatle: Yellow Submarine


Hace años, tuve la idea de aventarme un especial de The Beatles lo más ameno posible, dando lucimiento principalmente a su discografía.

Los posts que leerán periódicamente durante este año bajo la etiqueta Discografía Beatle fueron escritos originalmente en 2012; sin embargo, quiero volver a compartirlos, ya restaurados, a honras de que la Navidad pasada pude regalarme algo que estaba buscando desde ya ni recuerdo cuándo. Les presumo mi más grande tesoro beatlero (hasta el momento):




La mecánica es bastante sencilla: yo comparto la reseña de un disco a la vez, acompañado de algún material extra el día que originalmente fue lanzado en el Reino Unido, basándome en un calendario standard de 365 días, y ustedes me cuentan en qué año se hizo el lanzamiento. ¡Habrá premio para la primera respuesta correcta, así que éntrenle! Pueden participar a través de los comentarios en este post, o bien, por inbox en la fanpage de éste, su blog de confianza.

____________


El primer turno toca a Yellow Submarine, que vio la luz un 17 de enero. Debo decir, honesta y objetivamente, que me parece el material más flojo entre toda la producción de los genios liverpoolianos.



Vámonos con la cara A del vinilo. Yellow Submarine es, posiblemente, la canción más famosa cantada por Ringo Starr —así como la carta fuerte de este álbum, por obvias razones—. Originalmente apareció en el Revolver de 1966, y si bien el resto de los cortes de aquel disco de tapa a blanco y negro hacen ver a esta pieza como una rola más, aquí toma un lugar más justo, a pesar de venir escoltada por monstruos del tamaño de All you need is love, Only a Northern song, It's all too much (ambas salidas de la genialidad contenida de George Harrison), o Hey bulldog. Pero...aquí viene el por qué de mi párrafo anterior.

Podría decir que la cara B es sólo disfrutable por los fans de hueso colorado, al menos en principio. Contiene siete piezas orquestales creadas por George Martin que, en la película, acompañan a nuestros músicos consentidos convertidos en caricaturescos héroes a través de un montón de aventuras en pos de salvar a la música de los malvados pero divertidos Blue Meanies. A la primera escucha no parecen algo muy emocionante, de hecho podrían provocar el impulso de picarle al botón de Stop y vámonos con lo que sigue. Sin embargo, si se les pone atención, resultan un agradable fondo mientras uno hace otras cosas; suelo disfrutar mucho cruzar el mar del tiempo, el de los agujeros y el de los monstruos mientras trabajo o estoy recostado en el sofá leyendo. Después de todo, no hay que olvidar que Mr. Martin tuvo gran parte de responsabilidad en el éxito de The Beatles gracias de su talento, creatividad e innovaciones técnicas cabronamente avanzadas para la época.

¿Por qué dedicarle un post, entonces, a un disco que en la escala del 1 al 10 yo calificaría con un 7? pues porque son The Beatles, para empezar. También porque, como dije, pese a ser un trabajo no tan reluciente como los demás, contiene canciones que cualquier otro hubiera matado por componer. Porque la película es un viajezote psicodélico altamente disfrutable por niños y adultos de igual manera, y porque con la reedición de la película, la gente de Apple Records le hizo el paro al disco sustituyendo las pistas orquestales de Martin con rolas (en su mayoría recicladas de otros álbumes, pero qué más da) que también aparecieron en el film y le dan una nueva dimensión llena de frescura.


Anverso y reverso de la funda alterna incluida en la edición del box set


Si tuviera que elegir la rola del disco (del original, quiero decir), me quedaría con...





Aunque claro, en gustos se rompen madres géneros, así que ¿por qué no me platican cuál es su favorita? ¿qué versión del disco les gusta más? ¿el original, o la reedición? para que se inspiren, les dejo  esta increíble rareza que me encontré. ¡No olviden participar por los pequeños (pero donados de corazón, desde mi colección) premios beatleros que estaré obsequiando en cada publicación!





Saludos Enfermos.


lunes, enero 15, 2018

Top10: Rolas de The Cranberries para decir adiós a Dolores O'Riordan




En los increíbles años de la prepa conocí a alguien que, a la postre, se convertiría en uno de mis mejores amigos. Algo que hacíamos muy seguido era pasar la tarde en su casa jugando ajedrez, escuchando música y, a ratos, intentaba enseñarme (aunque nunca se me dio muy bien) a tocar la guitarra. Entre las pocas que logré completar y ejecutar decentemente se encuentra esta joya, que hoy ha hecho llorar a más de uno.





Esta mañana desperté, entré a Facebook para desperezarme y la primera maldita cosa que leí fue la noticia sobre la muerte de Dolores O´Riordan, Al instante recordé cuánto me gustaba escuchar su música en mi viejo discman mientras regresaba de la escuela a la casa, la canción con la que me enamoré de manera definitiva de su voz, lo incomprendido que me sentía a veces —como todo buen adolescente—; la primera vez que alguien me rompió el corazón, la segunda vez que alguien me rompió el corazón, y la tercera. Pero, aún más importante, recordé que la única manera en que una persona se vuelve inmortal es a través de su legado. Las canciones de The Cranberries siempre están a la mano en mi memoria, como si fueran viejos discos apilados en el estante, listos para ser sacados, liberados del polvo y puestos en mi tornamesa cerebral.

Por eso, queridos lectores, aquí está mi Top10 de rolas de The Cranberries. Sé que hay muchas más, pero éstas son las que se convirtieron en caballitos de batalla durante mi pubertad y hoy, con un nudo en la garganta y un par de lágrimas queriendo escapar, se las comparto:
































Hasta siempre, irlandesa de bello rostro e imponente voz.




Now Playing: It's only love - Joe Cocker


Saludos Enfermos.

miércoles, enero 10, 2018

Museo Art Toys: un paraíso geek en el corazón de la #CDMX




Seamos honestos: a los adultos nos gusta tomar como pretexto Navidad y Día de Reyes para dejar salir a nuestro niño interior viendo monitos en los escaparates de las tiendas. A veces, incluso, llegamos a comprar alguno que nos haga regresar a esos años de la infancia en que la mayor preocupación era tener a nuestro superhéroe favorito entre las manos; anhelábamos —y muchas veces nos quedamos con las ganas— tener la mejor figura de acción de entre todos nuestros amigos, hermanos y vecinos, aunque a veces no alcanzaba la plata, o Santa Claus y los Reyes Magos se equivocaban y nos traían al villanazo o al patiño en lugar del objeto de nuestras idolatrías.


Afortunadamente, ya existe un lugar al que podemos ir a babear y pegar la nariz en las vitrinas a gusto sin que nadie nos juzgue: el Museo Art Toys abrió sus puertas al público el pasado 2 de diciembre en el número 23 de la avenida Cinco de Mayo, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Es fácil reconocerlo, pues un amigable vecino te da la bienvenida antes de entrar y pagar 80 pesitos para perderte por un par de horas entre los universos de Marvel, DC, Star Wars, Terminator y Alien; o bien, encontrar agradables sorpresas que andan sueltas por ahí, como las Tortugas Ninja, el Teniente Aldo Raine, Don Corleone y hasta Michael Jordan.

Uno de los encargados del museo me comentó que las figuras en exhibición serán cambiadas más o menos cada cuatro meses, así que vale la pena darse una vueltecita periódicamente para recordar a todos aquellos personajes que nos han ilusionado desde chamacos y que, amablemente, varios coleccionistas han prestado para disfrute de quienes nos enorgullecemos de nuestro lado geek. Está abierto de lunes a domingo, de 11 de la mañana a 7 de la noche; pero además, si lo visitan antes del viernes 13 de enero, con su boleto de entrada participan en la rifa (que será transmitida en vivo a las 3 de la tarde por Facebook) de una figura de Robocop de la marca Hot Toys. ¿Ya les di suficiente motivación para ir, o necesitan ver más fotos para animarse? ¡Uníos, nerdos del mundo!






Saludos Enfermos.


miércoles, enero 03, 2018

Cinco frases de libros que leí en 2017




¡Año nuevo, lecturas nuevas! esa es mi premisa de cada enero. Como ya mencioné en el post anterior, el año pasado leí menos libros, en parte porque elegí títulos más complejos, y en parte porque, para descansar el cerebro, intercalaba comics entre libro y libro.

Aún así, pude seguir la bonita costumbre de coleccionar las frases más chingonas que encontré en cada uno de esos textos; pero como soy de los que piensan que subrayar un libro es maltratarlo, decidí recopilarlas en mi app de notas del celular para traerlas acá y compartirlas con ustedes, queridos lectores. Sin más, aquí las tienen (The killing joke trae regalo):


1.- "Lo único que se necesita es un mal día para convertir al hombre más cuerdo en este mundo, en un lunático"


The Joker

Alan Moore, The killing joke



2.- "...el amor en la mañana es más intenso; después de haberlo hecho por la noche, uno siente que se desgarra, que se duele, que está ahí, efecto inevitablemente, a pesar de uno y a pesar de ella"


3.- "El infierno es lo que pasa, es esta memoria que recuenta sin cesar lo que ha perdido, lo que deja rozando"

Homero Aridjis, Mirándola dormir



4.- "Nunca ha existido un religioso que no tuviera amor por el oro"


Frank Miller, 300



5.- "El pasado sólo duele si dejamos que nos alcance"


Wolverine

Old man Logan, Mark Millar y Steve McNiven



Pocas, pero buenazas, considero. Aún así, la meta es traer más para la primera semana de 2019; mientras, disfruten éstas, busquen las obras y léanlas; valen completamente el tiempo invertido. Si tienen alguna que hayan leído y les haya encantado, por favor compártanla en los comments de este post.






Saludos Enfermos.


domingo, diciembre 31, 2017

Target 2018 + Top10: Rolas infalibles para cumplir tus metas este año




¡Ha llegao' el momento! Como cada año, es hora de rendirme cuentas a mí mismo respecto a lo que logré durante este 2017. ¿Que por qué lo publico aquí entonces, si es asunto mío? bueno, creo que es porque soy exhibicionista funciona bien como recordatorio, dado que paso mucho tiempo aquí, en el blog (aunque a veces no parezca).

En general, 2017 fue mediocre. Aunque (al momento de publicar esto) cubrí el 77.86% de las tareas que me asignaba semana a semana, al final sólo cumplí 4 de 8 propósitos, lo que, aunque no me hace mucha gracia, es mejor que el 40% de efectividad logrado en 2016. Este año voy por la revancha, así que para motivarme, acompañaré cada uno de esos nuevos objetivos con una rola que me recordará, cada que las escuche, que debo dejar de hacerme bien güey y ponerme a chingarle. Vámonos recios:


Bonus - Subir mi ritmo de lectura

Este año leí 1.5 libros menos que en 2016, contrario a lo que proyectaba en enero pasado. Podría hacer trampa y agregar a la lista los comics monster edition que alterné entre libros, pero no se trata de eso, así que le pondré número a la casa: 12 libros para 2018; uno por mes. Sí la libro con los libros, ¡cómo que no!





10.- Liquidar mis deudas al 100%

Uno de los objetivos del año pasado fue mantener mi buen status crediticio, y lo logré. Pertenezco a ese grupo de personas que nunca ha recibido una llamada del banco o de la tienda departamental para que tome chocolate y pague lo que debe; eso esta genial, pero ahora voy por el siguiente paso: dejar mi cuenta en ceros en el transcurso de 2018.





9.- Ahorrar

2017 fue complicado para mí en ese sentido por factores que ahorita no vienen al caso, así que ¡a redoblar esfuerzos! que se vienen un par de proyectos que requerirán mucha plata.





8.- Ejercicio

Empiezo chingón el primer trimestre y luego me caigo. Por fortuna no soy de los que pagan inscripciones en gimnasios, pero sí tengo un buen juego de pesas en casa sin usar. Es hora de acabármelo.





7.- Tabaco y alcohol

En serio, ya necesito controlar esa mierda. Gasté aproximadamente 2,000 pesos más en cigarros durante 2017 que en 2016, y aunque no tengo afecciones significativas, creo que empiezo a acercarme a la edad en que el cuerpo empieza a pasar factura por todos los excesos. Si le bajo al cigarrito, al menos me alcanzará para un buen tanque de oxígeno en el futuro...y respecto al alcohol, no hay tanto pedo, pero creo que igual no está chido usar la cerveza para acompañar todas mis comidas.





6.- Pulir esos pasos de baile

Nada más no se me da, no se me antoja, ¡no me gusta! pero es un mal necesario, supongo.





5.- Mejorar en la cocina

Ya hago cosas básicas, pero todavía se me quema el arroz, y además, he estado viendo muchas recetas que se me antoja preparar. Este año es el bueno, al fin que ya tengo tiempo suficiente para echarme aunque sea un platillo por mes.





4.- Aprender a manejar

Ya estoy viejo y no está chido que no sepa, un día se va a presentar una emergencia, no va a haber taxis disponibles y voy a valer para pura madre.





3.- Nuevas herramientas

Hace unos días terminé el diplomado de Analítica Web que Google Actívate imparte gratis en línea y me encantó. Hay muchos más y los quiero todos en mi currículum (¡qué mal se lee esa última frase fuera de contexto!).





2.- Viajar más

Justo en estos días estoy tranzando una ruta específica para recorrer dentro de México; aún no quiero adelantar nada, pero se trata de lugares históricos en los que cierto personaje de nuestra historia, mi favorito, dejó su huella y las de su caballo. ¡Me emociona mucho la idea!





1.- Tolerancia

Sí, lo de cada año. Trato de mantenerme bajo control, pero en serio, no es sencillo. Hay pinchemil cosas que me engordan las pelotas y soy incapaz de quedarme callado, y para joderlo más, ya comprobé que cuando me abstengo de decir lo que en realidad pienso me empieza a doler la cabeza o arder el estómago. En fin, saquen las Cafiaspirinas y el Pepto, por favor.






Creo que con esos basta. 10 es un buen número y confío en tener mejor porcentaje para este 2018, así que...







Saludos Enfermos.