miércoles, julio 01, 2015

El Museo del Templo Mayor siempre tendrá algo nuevo que mostrarnos


A principios de abril, Hilda y yo fuimos a dar el roll al centro y se antojó entrar al Museo del Templo Mayor; por alguna razón ella nunca había ido, y aunque yo ya lo conocía desde hace mucho, se me antojó visitarlo nuevamente.




Valió la pena la visita, porque las fotos que había tomado la última vez que estuve ahí, allá por el 2007, fueron simplemente desastrosas. Para empezar las tomé con un BenQ, marca que creo que ya ni vende celulares, y además el telefonito era de los primeros que salieron con pantalla a color y cámara integrada, así que podrán imaginar qué tan pinches me salieron; pero como fueron de las primeras en mi acervo fotográfico (en ese entonces tenía unos 23 años y empezaba mis pininos turísticos) las considero como tesoros, y de no ser porque tengo un desmadre en el disco duro de la compu y no las encuentro, con gusto las presumiría.

Ir de nuevo al Museo del Templo Mayor me permitió mejorar muchísimo aquellas tomas antiguas y traer muy buenas fotos. Mi Rebel hizo una gran diferencia, sobre todo porque en el museo no están permitido usar flash porque le da en la madre a la piedra debido a su antigüedad y tuve oportunidad de sentirme orgulloso por las cosas que he aprendido en la escuela y con amigos sobre obturación, enfoque, medición de luz y demás monadas que se pueden hacer con una reflex. Claro que la pobre Hilda pagó un poco los platos rotos porque el recorrido se extendió muchísimo gracias a que siempre el ángulo y el momento adecuados para disparar pero ni modo, son parte de los bemoles de tener un novio amante de la fotografía.


Más fotos de la exposición permanente, haciendo click aquí.


En uno de tantos descansos que tomamos mientras recorríamos el museo, nos sentamos en una banca donde se encontraba una vigilante; algo dijo Hilda sobre que la visita se le estaba haciendo larguísima y la señora se integró a la plática, cosa que me agradó porque tenía cara de buena gente y se le sentía buena vibra. Después del ice breaker de rigor, comenzó a platicarnos que el recorrido del museo se nos hacía largo no sólo por el tiempo que yo tardaba tomando fotos, sino porque la transición entre una sala y otra seguía un patrón en forma de caracol...¡justo como el que tiene el Templo Mayor! Me sorprendió gratamente que la señora tuviera tanto conocimiento porque en otros lados hay cada guardia que no sabe ni dónde está el baño, entonces siempre es de agradecerse encontrar gente así, que me haga un poquito menos ignorante y me enseñe cosas nuevas.


Normalmente, cuando pensamos en el Museo del Templo Mayor lo primero que llega a la mente es Coyolxauhqui, los templos de Huitzilopochtli y Tlaloc, el guerrero águila, la efigie de Mictlantecuhtli y el tzompantli, que son sus elementos más representativos. Sin embargo, si te fijas bien encuentras un montón de detalles que seguramente no percibiste durante tus visitas anteriores y es un hecho que si vuelves un tiempo después descubrirás aún más cosas; así de mágica es la historia de nuestros antepasados. Por ejemplo, yo descubrí (o quizá recordé) que en algún punto de la historia, después de la conquista, fue, literalmente, un basurero; que cada tlatoani contribuía construyendo un nuevo nivel para el recinto, engrandeciéndolo; que algunos de los elementos decorativos que se aprecian en la parte superior del templo (la que está techada para evitar que el sol la dañe) tienen inspiración tolteca. Sin embargo, lo que más me impresionó no lo descubrí dentro del museo, sino un par de fines de semana después y por mera casualidad. No cabe duda de que la superficie nos muestra apenas una pequeña porción de todas las maravillas que el tiempo se ha encargado paulatinamente de ocultarnos, así que si quieren saber qué es eso que descubrí, no se pierdan el próximo capítulo de mis andanzas por el centro de la antigua Tenochtitlan...o bien, ¡vayan a averiguarlo personalmente! El Museo del Templo Mayor (para quien no sepa) se encuentra a un costado del zócalo capitalino, en el número 8 de la calle Seminario. Abre al público de 9:00 a 17:00, de lunes a sábado la entrada cuesta 64 pesitos (lo que te gastas en dos caguamas), y por si fuera poco, los domingos el acceso es gratis.


Más detalles de su increíble arquitectura, aquí.


¿Necesitan otro motivo para ir a conocerlo o a recordar viejos tiempos a la voz de ya?




Now Playing: Last night I dreamt that somebody - The Smiths


Saludos Enfermos.


miércoles, junio 24, 2015

¿Cuánto te gustaría que durara el día del padre?


El domingo vi en redes sociales una ola monumental de felicitaciones, canciones, poemas, pensamientos y contenido en general referente al día del padre. Fue muy cagado porque en la mayoría de esos tweets y estados de Facebook no aparecían etiquetados los susodichos papás, sino que solamente aparecían en los perfiles de las personas que los escribieron, expuestos al público; me pregunto qué porcentaje de esas publicaciones fueron ya no digamos leídas, sino escuchadas o por lo menos sentidas por las personas a quienes fueron dedicadas.

Es de todos conocido que las paradas favoritas del tren del mame son Facebook y Twitter; se deba a una festividad colectiva como en este caso, un evento importante o fuera de lo cotidiano (como la vez que el sol tuvo un halo alrededor) o incluso la muerte de alguien que en vida haya gozado de cierta fama, todo mundo querrá participar siempre y a como dé lugar, no importa si lo que se dice tiene valor, es pura pendejada o por lo menos es sincero. El chiste es decir algo, prácticamente lo que sea, con tal de encajar con el grupito y adquirir el status quo de "Buena persona que felicité a papá y todos lo vieron".

El problema no es hacerlo (qué pinche Arjona me leí, mátenme por favor) ni el querer pertenecer, porque al final los seres humanos, por más que pretendamos aislarnos, somos gregarios; el pedo viene cuando las palabras y las acciones no tienen congruencia entre sí. Conozco a personas que se comportan como una auténtica mierda con sus padres, y si ustedes leyeran lo amorosos y abnegados hijos que pregonan ser en las redes sociales simplemente no me creerían. También hay personas (me incluía en este grupo, hasta hace poco) que quizá se portan chido con sus familias, pero por alguna razón no se permiten a sí mismos demostrarles afecto abiertamente; como si alguien fuera a juzgarles o tacharles de débiles sólo por abrazar, besar y decir "te quiero".

Eso es una pendejada si tomamos en cuenta la trilladísima (pero cierta) frase que reza: La vida es demasiado corta. No tengo la intención de ponerme moralino (de hecho, me caga la pseudo-moral que tiene la gente en general) y a lo mejor el ejemplo que voy a usar a continuación no es el mejor, pero a mi me llegó cabronamente desde la primera vez que lo vi. Chequen:





Adam Sandler no es el actor que la pantalla esperaba y sus películas solían ser cagaditas y nada más (digo "solían" porque de un rato para acá al tipo se le fue la chispa), pero desde que vi esta escena de Click tuve ganas de aprender a ser más congruente entre el cariño que siempre he profesado tenerle a mi familia, y las acciones de mi hacia ellos que lo demuestran. Quizá no soy el tipo más desinhibido a la hora de mostrar sus sentimientos, pero por lo menos ya les digo que los quiero, los abrazo un poco más, y hago cosas por ellos con alegría, aunque sean detalles pequeños, pero realmente me nacen. No soy de ninguna manera  un hijo ejemplar; durante mi pubertad fui un completo desmadre y di a mis papás una nutrida ración de sobresaltos y decepciones (no más de los legalmente permitidos, eso sí) e incluso alguna vez hice llorar a mi papá, que la neta siempre ha sido muy ecuánime conmigo y no se merecía eso. Con esa noche que lo vi llorar por mi culpa, ¿cómo no iba a tener ganas de hacer mejor las cosas para procurar nunca volver a darle un momento de esos?



Creo que él nota que pongo más de mi parte; me tomó 31 años dejar de ser un tren descarrilado y empezar a valorar lo que realmente vale la pena, aunque me hace mucha gracia que, como nos tenemos agregados en Facebook, tiro por viaje me regaña por grosero, por cerdo, por escatológico o por todas esas cosas juntas. La primera vez me dijo "Oye Daniel, ¡no inventes! eres la persona que más groserías escribe en Facebook de todos los que conozco", y hace como una semana me dijo que soy un marrano porque me saqué un moco y se lo dejé caer en el cabello a un pendejo que me ganó el asiento en el Metrobús a la mala; pero yo sé que en el fondo le hace gracia, pese a que él quisiera que yo fuera una persona un poco más correcta.



A veces me cuesta algo de trabajo controlar mi temperamento, pero quiero que se sienta orgulloso, que sepa que aunque a veces soy un completo cabronazo y mi carácter explosivo me traiciona, no he echado del todo en saco roto las cosas que me ha tratado de enseñar y que ha tenido más éxito en eso del que cree. Creo que la mejor forma de hacerlo es seguir así: aprendiendo más sobre la congruencia entre mis actos y mis palabras, dejándome llevar por eso, demostrándole cariño a él y al resto de mi familia. A veces me pongo a pensar cuánto más tendré la fortuna de que esté conmigo y me da tristeza pensar que un día nuestros caminos se van a tener que separar por cuestiones inherentes a la naturaleza de todo ser vivo. Sin embargo, el tiempo que falte para eso se convertirá en los mejores años, y el recuerdo que compartamos será lo único que quedará de nosotros cuando nos hayamos ido de este mundo.







Now Playing: Cuando yo quería ser grande - Alejandro Fernández


Saludos Enfermos.


martes, junio 16, 2015

¡Nunca te quedes callado!


A finales del mes pasado conté lo que me sucedió con Omnilaser, clínica que se encargaría de operarme de la vista; ese post trajo una situación bastante incómoda en la que la señorita Silvia Téllez, representante de dicha empresa, intentó venderme por teléfono (porque me negué a una entrevista personal, ya que me pareció una pérdida de tiempo) la idea de que yo estaba mal argumentando que tenía en sus manos mi contrato de cirugía y mi primer diagnóstico firmados por mi, en los que se indicaba que me correspondía una cirugía LASIK y no una LASEK, asunto que detonó todo el desmadrito y me hizo cancelar la operación; creyó que un par de documentos firmados por alguien que no veía correctamente en ese momento serían argumento suficiente, pero no contó con que ni estoy loco, ni pendejo, ni soy un mentiroso, y me acuerdo perfectamente de lo que la doctora Acosta me dijo en ese primer diagnóstico, además de que tengo un testigo que escuchó lo mismo que yo y cuya honorabilidad y ética no me permitiría mentir.

Ya que por ese lado no pudo atorarme aunque lo intentó con muchas ganas durante aproximadamente media hora, se fue por el de la publicación que hice aquí, en el blog; mismo argumento que le rebatí diciendo que Internet es un medio libre y yo puedo expresar lo que quiera, dado que, además, este espacio me pertenece. Y como tampoco por ahí pudo, se la quiso sacar con que la forma en que me expresé de la cajera de Omnilaser que me trató despectivamente al mencionar que "yo llegué por convenio y de todos modos me ponía exigente" (refiriéndose a que Hilda y yo estábamos muy insistentes con que se revisara si realmente me correspondía o no una LASIK) no era correcta. Efectivamente, no lo fue; la llamé "pinche gorda malcogida" y "gata que solo sirve para cobrar". La señorita Téllez mencionó hasta el cansancio que no debía expresarme así de las mujeres e incluso (y para mi diversión) mencionó que yo tal vez tendría madre, pareja o hermana y no me gustaría que alguien se refiriera así a ellas; a lo que respondí que si a ella le parecía ofensivo lo que dije de la señorita, quizá podría ponerse en mi lugar y comprender que su actitud tampoco fue nada apropiada. Fue cuando, ¡por fin!, salió el peine. Me dijo:


"Provocaste que perdiéramos una negociación muy importante que involucra mucho dinero; las personas con las que tratamos constantemente revisan redes sociales, y ahí fue donde botó. Eso nos provocó a nosotros una pérdida muy, muy grande".


Según ella, la negociación se cayó no tanto por el post donde evidencío la falta de ética, sino por la manera en que me expresé de la cajera. Ese argumento se lo podría creer un niño de cinco años, porque lo más honesto hubiera sido decirme: "¿Sabes qué? No puedo contigo, no tengo manera de obligarte a bajar tu post y como no puedo ir con mis jefes a decirles que me la pelé, intento hacerte sentir mal por haberle dicho gata gorda y malcogida a la cajera". Al final, como ya estaba aburrido, terminé diciéndole que retiraría el insulto de mi post y tomándole la palabra respecto a que "en lugar de eso, pude haber hablado de ineptitud". Al cliente lo que pida.





Escribo esto, queridos cinco lectores, no porque me sienta muy cabrón (aunque sí estoy orgulloso de lo que hice), sino porque quiero que lo que pasó sirva de ejemplo para más personas. Si ustedes tienen la certeza de estar haciendo lo correcto y están denunciando las pendejadas de gente carente de profesionalismo y escrúpulos, como en este caso, ¡no se detengan! porque si lo hacen, nunca sabrán quién puede estar leyéndolos, ni conocerán el alcance y poder que sus palabras pueden adquirir. Me alegro de que Omnilaser haya perdido ese convenio; se lo merece por haber tratado de forma incorrecta a alguien que, precisamente por un convenio, es que llegó a solicitar sus servicios. Me da mucho gusto haber experimentado en carne propia el poder que tenemos todos y cada uno de nosotros, simples mortales, para hacer frente a empresas culeras y abusivas que creen que las pueden todas solo porque tienen plata y un cierto prestigio.

A mi nadie me dice que me calle, ni me presiona para que retire mis palabras, y mucho menos me canta a la ligera que no me hago responsable de las mismas. Si no lo hiciera, ¿cómo podría enorgullecerme entonces de esto?


Mi post en la primera página del motor de búsqueda de Google. Hagan lo que hagan, no se va a quitar de ahí.




Now Playing: Transference - Childrem of Bodom


Saludos Enfermos.


jueves, junio 11, 2015

Los Boicoteables presentan: Selección Mexicana de Fútbol (Parte 2)




Hoy comienza una nueva edición de la Copa América, en la que la Selección Mexicana tendrá participación. Sin embargo, no escribo esto con la intención de hablar de fútbol ni de tirarle mierda al equipo por la mediocridad con que usualmente enfrenta los torneos; de eso ya me encargué hace tiempo en este post. Esta vez se trata de algo mucho más grave que una decepción deportiva y que nos afecta a todos, nos guste o no el fútbol.

Quiero que todos hagan memoria, regresen a un pasado no muy lejano (el domingo anterior, de hecho) y recuerden los tweets publicados por Miguel Herrera, Marco Fabián y Oribe Peralta. Sí, esos en que muy cínicamente promocionaron el voto en favor del PVEM.

A menos que quien lee esto trabaje para el PVEM, vaya a recibir un hueso o de plano sea lo bastante pendejo como para haberles dado su voto por propia voluntad, estará consciente de que lo hecho por Herrera y sus dos jugadores es una reverenda mamada totalmente ilegal, dado que había veda electoral y si de por sí todos los partidos se la pasaron por los huevos cuantas veces quisieron, el PVEM fue un paso más allá que sus compañeritos al usar a su favor el conocido poder de convocatoria que tiene el fútbol.

No estoy descubriendo el hilo negro de nada ni mucho menos; es solo que me llama la atención lo bien estructurado de la artimaña de estos cabrones, porque no utilizaron a cualquier integrante de la Selección Mexicana de cara a la competencia más importante del continente; agarraron a  Peralta y a Fabián, jugadores icónicos respectivamente de América y Chivas (que, como todos sabemos, son los equipos más populares del país), y el dueño de estos últimos, además, tuvo otro de sus desatinos al decir que no vio intención de promocionar al PVEM, sino a la Selección, por aquello del verde.


Sí, no mames, Vergara.


Como dije antes, no hay nada nuevo bajo el sol. Estas prácticas ya son de todos conocidas y llevan años ejecutándose, desde que el fútbol combinó su condición de bello deporte con la de arma de manipulación masiva. Sin embargo, eso no quita que me encabrone la forma en que tanta gente se deja hacer cocowash y lo pronto que se olvidan las ojetadas que todos los partidos políticos hacen contra nosotros, sus supuestos patrones, ya que todos esos listos hijos de perra tragan de nuestros impuestos y se enriquecen ilícitamente con ellos.

Lo que diré a continuación será como aficionado al fútbol, seguidor de las Chivas y alguien a quien le hubiera gustado apoyar a su Selección en este torneo:

NO VEAS LOS JUEGOS DE LA SELECCIÓN EN LA COPA AMÉRICA POR TELEVISA O TVAZTECA

No les sigamos el juego ni perdonemos sus mamadas, demostremos que realmente nos importa nuestro país y castiguemos a esos ojetes por influir (porque de que les funcionó, en mayor o menor medida, les funcionó) en las decisiones políticas de toda una nación. Dice la FIFA que a Miguel Herrera le puede caer una multa de entre 105,000 y 200,000 dólares, pero considero que no es suficiente. Nosotros, los mexicanos, somos los agraviados por las chingaderas de estos tres cabrones, y tenemos no solo el derecho, sino la obligación de mostrarles que con nosotros no se juega ni pueden insultar nuestra inteligencia para después andar por ahí como si nada. Sé lo duro que resulta perderse un partido importante, pero neta, esto sobrepasa (o debería) cualquier pasión futbolera y esos cabrones tiene que pagar por atentar contra la de por sí paupérrima democracia aprovechándose del escaso criterio que tiene el mexicano pambolero promedio (ustedes no, ustedes son chingones porque me leen, jajaja). Hay que darles donde más es duele: ¡en el bolsillo! no los pelen, mándenlos a la chingada, y ya si de plano no se aguantan las ganas de ver a la Selección hacer el ridículo como casi siempre, pueden verlos en stream haciendo click aquí, y así no le dan a ganar  plata ni a Televisa, ni a TvAzteca, ni a la Selección, ni a sus patrocinadores. ¿Aceptan el reto?




Now Playing: Freedom - Anthony Hamilton & Elayna Boynton


Saludos Enfermos.


sábado, junio 06, 2015

Los Boicoteables presentan: Elecciones 2015




Estamos a unas horas del proceso pseudo-democrático en el que todos los partidos políticos buscan colocar a su gente en la Cámara de Diputados.

Actualmente existen diez partidos políticos disputándose el voto de la ciudadanía a través de campañas que, honestamente, resultan una ofensa a la economía nacional y a la inteligencia de todos los que no pertenecemos a la clase política. Miren nada más cuánto dinero se repartieron estos cabrones para las elecciones de mañana:




¿En qué se gastaron la parte correspondiente a campañas políticas? Pues en puras pendejadas que para nada benefician a la ciudadanía, como el infame atascón de basura que le dieron a las calles de todo el país y que, dicho sea de paso, debió ser retirada de la vía pública desde el pasado 15 de marzo, indicación que, como es costumbre, todos los partidos políticos se pasaron por el fundillo.




Eso sí, cabe aclarar que la difusión en medios de comunicación no sale de nuestros bolsillos, ya que los 24 millones de spots que se transmitieron son un financiamiento en especie que reciben por parte de las televisoras, pero vaya que afecta: la guerra de spots en radio y televisión, en la que el PAN estuvo jalando de las medias al PRI como en catfight de barrio bajo, perjudica porque sesga la opinión pública, y lo más importante, no ofrecen una propuesta objetiva y concreta para mejorar la situación del país; por tanto, es un desperdicio. Miren qué bonito spot hicieron los mochos de azul:





Obviamente al INE no le gustó que se metieran con su patrón, así que mandó a los panistas a callar y cambiar su spot por un website donde la gente pudiera ir a tirarle caca al PRI subiendo videos que mostraran qué es lo que no le gusta a la ciudadanía y etiquetándolos con el hashtag #PRIngadera. Pinches tetos y además cínicos, porque a pesar de que traen esa farsa de Sistema Nacional Anticorrupción, a finales de mayo los torcieron en Mexicali con ni más ni menos que un millón de boletas electorales marcadas previamente en favor de Javier Gándara, candidato a gobernador por el estado de Sonora, y eso es un solo ejemplo de las marranadas que hacen estos señoritos conservadores.

De cualquier modo, es obvio que el PRI no necesita al INE para defenderlo; sería redundante (y cansino) listar todas y cada una de las chingaderas que ha hecho durante todo el tiempo que ha ostentado el poder, pero de todos modos no lo creo necesario; basta con echar un vistazo al status actual de nuestro país y notar lo jodidas que están la economía, la seguridad y el bienestar social en general. Aún así, estos señores no se conforman y siguen agregándole rayas al tigre; desde los feminicidios que han convertido al Estado de México en un infierno peor que Ciudad Juárez para las mujeres hasta la red de prostitución escondida bajo el amplísimo culo de Cuauhtemoc Gutiérrez, ex presidente del PRI en el Distrito Federal, Además, también tienen su buena dotación de boletas marcadas (para que no se pierda la bonita costumbre) en favor de Roberto Loyola, aspirante a gobernador de Querétaro; y no conformes con esto, hacen gala de un cinismo aún más marcado que el del PAN diciendo que eso es un invento de los opositores, quienes les sembraron las boletas. ¡Ternuritas! Supongo entonces que las televisiones digitales repartidas entre los más pobres bajo el pretexto de "lograr que el pueblo le siga el paso a los avances tecnológicos" para, en realidad, hacer proselitismo por en el Estado de México no las compró el PRI con nuestros impuestos, sino que fue algún otro gandalla que quiere ensuciar su inmaculada imagen. También debe ser falso que Rosario Robles, titular de SEDESOL, haya dado la indicación de que se condicionaran los beneficios del programa social PROSPERA a cambio de votos para el partido tricolor, como se muestra en este video que, claramente, debe ser un montaje hecho por algún ocioso malaleche que quiere desestabilizar al país:



Este es el "nuevo PRI", practicando las mismas extorsiones ancestrales de sus putrefactos mentores.


Otro que tiene una larguísima cola que le pisen es el PVEM, y mucho cuidado con estos cabroncitos amantes del enriquecimiento ilícito liderados por Jorge Emilio González (y familia), quien se ha visto envuelto en escándalos de corrupción por vender la zona turística de Cancún y estuvo turbiamente involucrado en el supuesto suicidio de la modelo búlgara Galina Chankova. El PVEM ha demostrado ser tan capaz como los otros partidos de mamarse sin remordimientos el dinero de nuestros impuestos en regalitos pedorros que le hace llegar a la gente más necesitada como si fuera una dádiva, como si merecieran que la ciudadanía dijera "Ah, no mames, ¡qué buena onda! me regalaron unas entradas para el cine/mochila/despensa" mientras a sus achichincles les regalan coches (que también salen de tu bolsillo y el mío) por el acarreo de votos.

Hay que reconocer que son bastante creativos, porque incluso se metieron al mundo digital para chingar a todos los que no nos convencen con un kit escolar. A mi me llegó un folleto donde repiten la misma perorata que ya vimos en las estaciones del Metro, del Metrobús, del Suburbano, en anuncios espectaculares, en los parabuses y hasta en el ano de la mamá del niño verde; en el reverso, ese folletito trae esto:




¿De verdad esperan que mande un SMS para descargar a pedazos un libro, permitiéndoles el acceso a mi número telefónico para que después me estén cagando el palo? gracias, pero para eso existen websites de descarga de libros mucho más completos que su chingadera. A la verga.

El teatrito alrededor del PVEM está perfectamente estructurado; el INE hace como que los multa y ellos hacen como que pagan...con plata que sale de nuestros impuestos, para variar. No perdamos de vista que el PVEM no solo es la rémora del PRI, sino que además se perfila como su arrendatario en el poder; por eso el INE no le quitó el registro pese a que había motivos de sobra debido a la pornográfica cantidad de irregularidades en que ha incurrido este partido tan solo durante la campaña electoral. Sin embargo, prefirió salirse por la tangente cuando el PVEM balconeó (en los días en que sonaba más fuerte el hipotético castigo) los comentarios racistas de Lorenzo Córdova, presidente del INE, demostrándonos a todos que esa institución no tiene ni pizca de autoridad, sino que es la perra de quienes ostentan el poder.

El PRD tampoco se queda atrás. O qué, ¿alguien se cree esa mierda de que realmente son de izquierda y "quieren ser tu voz"? la izquierda no puede ni debería chingarse al pueblo, ¡jamás! y sin embargo, miren el cagadero que tenemos en el Distrito Federal, en cuanto a transporte público: el Metrobús atropella usuarios, además de haberse vuelto sumamente inseguro gracias a los carteristas que andan sueltos por ahí; en el Metro, o las vías no funcionan como en la Línea 12, o hay choques de trenes como en la 5 y las autoridades responsables no terminan de decidir si fue un error humano o tecnológico. Sin embargo, eso no es lo peor: ¿qué clase de gobierno "de izquierda", en complicidad con la policía, el ejército y el narcotráfico, desaparece a estudiantes? Independientemente de que los normalistas fueran o no unas blancas palomitas, lo que José Luis Abarca y su esposa hicieron es un crimen de lesa humanidad, aún con todas las atenuantes que muchos quieren ponerle para desviar la atención de lo verdaderamente importante.


Bueno, a Julio César Mondragón no lo desaparecieron; lo desollaron.


Al resto de los partidos...¿alguien en verdad les hace caso? Partido del Trabajo y sus candidatos que manejan ebrios y provocan accidentes (muy izquierdosamente, por cierto), Movimiento Ciudadano y MORENA que no hacen más que representar las patadas de ahogado de Ebrard y del pinche loquito mesiánico del Peje, respectivamente, Nueva Alianza con su mamada atrapa-hipsters de "Soy turquesa", el Partido Humanista, hijo bastardo de ex-priístas y ex-panistas que de humanistas nada tienen, y luego está Encuentro Social, chingadera cuya única gracia es haber contratado al bufón y ardido ex-televiso Héctor Suárez para hacer sus spots con un toque de pseudo-rebeldía e irreverencia.

Todos estos pinches mantenidos se enfocan en una sola cosa: conservar su registro con un mínimo del 3% del total de los votos de cada comicio para poder seguir mamando del erario y repartiendo entre ellos las migajas que se les caen a los pesos pesados: PRI, PAN, PRD y PVEM.




Me declaro abstencionista en cuestiones electorales porque no me parece rentable ni objetivo ir a la urna y entregarle mi voto al "menos pior". No me da la gana ser cómplice de esta jodida farsa a la que en México llamamos democracia porque ninguna de estas mierdas me representa, pese a que no faltará quien diga "Es que güey, si no votas tu voz no cuenta y además beneficias al PRI".

Esas son mamadas, dado que de todos modos y votemos o no, esos cabrones ya negociaron quién se queda con qué desde antes de que tú o yo entremos a la casilla, aferrados a la chaqueta mental de que algo va a cambiar. ¿No me creen? bueno, esperen un poco, que después de que termine el sexenio de Enrique Peña Nieto, México va a llegar a un punto en que el hambre nos obligue a hacer lo que deberíamos estar haciendo desde ya: no seguirles el juego, y buscar la manera, pacífica o no, de deshacernos de todas esas instituciones parasitarias que no hacen más que empobrecer al país.




Now Playing: Heavenward grand prix - Japandroids


Saludos Enfermos.