domingo, noviembre 23, 2014

Semanario Beatle: 17 a 23 de noviembre


Hoy, en el Semanario Beatle...


  • El 21 de noviembre de 1960 George es deportado a Inglaterra gracias a que el ojete de Bruno Koschmider estaba ardido porque The Beatles se irían del Kaiserkeller para trabajar en el Top Ten. Usando como pretexto que los chicos estaban jugando con un condón, le prendieron fuego e involuntariamente causaron un pequeño incendio que no fue para tanto, los denunció, y su mala leche resultó en que los polis alemanes se dieron cuenta de que George era menor de edad y no podía trabajar ahí, por lo que el Beatle más joven tuvo que regresar solito a Liverpool.



  • El 18 de noviembre de 1963 se presentaron en una ceremonia organizada por EMI para recibir de parte del presidente de la disquera, Sir Joseph Lockwood, discos de plata por las extraordinarias ventas del Please please me y del -aún sin lanzar, en ese momento- With The Beatles. George Martin también participó, presentando a cada uno de ellos con un pequeño disco a razón de las ventas del EP Twist and shout y, por si no fueran suficientes reconocimientos para un día, Gerald Marks (editor del diario musical Disc) les entregó sendos discos de plata por el mismo Twist and shout, y por el sencillo She loves you. Sin duda, un gran día en la historia Beatle.



  • El 22 de noviembre de 1963 sale a la venta el With The Beatles, manteniéndose en el primer lugar de los charts durante 21 semanas, habiendo desbancado al Please please me para dar a la banda una impresionante continuidad de 51 semanas en la cima.




  • El 20 de noviembre de 1964 John aparece en una secuencia para el programa de televisión Not only...but also. La filmación se realizó en Wimbledon Common, extendiéndose hasta el mediodía, y este fue el resultado:

Las demás fotos, aquí.


  • El 23 de noviembre de 1964 sale a la venta en Estados Unidos el álbum The Beatles' Story. Contrario a lo que siempre digo acerca de los discos lanzados especialmente para el mercado norteamericano, este no es un improvisado intento por vender más, sino una auténtica joya: contiene, entre otras monadas, entrevistas, conferencias de prensa y extractos de varias rolas. No fue el éxito que se esperaba dado que el punto máximo al que llegó en los charts fue la séptima posición, pero este es uno de esos discos que cualquier beatlémano guardaría como un tesoro entre su colección.




  • El 22 de noviembre de 1968 sale a la venta The Beatles, intitulado (y mejor conocido) como The White Album. Este disco resulta maravilloso por varios aspectos: desde lo vanguardista de su portada (diseñada por Richard Hamilton) totalmente contrapuesta a la explosión psicodélica de la del Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, hasta el hecho de que se tratara de un disco doble en el cual, si uno se fija bien, se aprecia que cada uno de los Fab Four ocupa una cara de cada disco. Fue, para quienes en su momento supieron entenderlo, la plataforma en la que cuatro solistas se proclamaban listos para arrancar sus propios proyectos. Además, cuenta con la particularidad de que los primeros ejemplares salían a la venta numerados, como en una especie de tiraje; ¿se imaginan la felicidad del propietario ya no digamos del disco número uno, sino de cualquiera de esos? Y aún así, todo esto no significaría nada si el álbum no contara con la imponente calidad musical de estos cuatro genios.





¡Vaya que se compensó la escasez de datos de la semana anterior! Aunque creo que el especial (forzado) de curiosidades tampoco estuvo mal. ¿Ustedes, queridos lectores beatlémanos, qué opinan? Cuéntenme qué les parece esta sección, que está cercana a su fin; mientras, yo me voy de vago a Tepotzotlan para traerles algunas cosillas interesantes que encontré por allá. ¡Tengan excelente domingo!




Now Playing: You know my name (look up the number) - The Beatles


Saludos Enfermos.


viernes, noviembre 21, 2014

Adiós, Don Pifas


Don Pifas era el dueño de una tiendita cualquiera en la colonia San Juan de Aragón. El miércoles por la noche, mi compa Joel me avisó que Don Pifas había fallecido; el tiempo, como pasa con todos nosotros, le pasó factura, y los 90 años que traía encima terminaron por pesarle.

Epifanio (que así se llamaba, pero era más cómodo y cariñoso llamarle Pifas) era nuestro alcahuete. Permitía que una bolita de prepos nalgasmiadas (y uno que otro adulto huevón sin nada que hacer a esas horas) nos sentáramos afuera de su tienda a beber cerveza o de plano abrir un pomo; incluso hubo un tiempo en que teníamos un sofá como el de la sala de cualquier casa ahí afuera para emborracharnos cómodamente; después, por cuestiones de logística (o, lo que es lo mismo: porque estaba muy balcón) el sofá se fue, pero tuvimos troncos y alguna silla para continuar con nuestras libaciones. Lo que siempre permaneció ahí, y creo que a la fecha todavía está, es una vieja hielera donde podíamos acomodar las caguamas, pomos, refrescos y botanas, aunque había quien prefería meter los chuchulucos en algún estuche de guitarra o cualquier otra cosa que tuviéramos a la mano. Como fuera, Pifas siempre pensaba en sus clientes, y sabía consentirlos.

Pifas y yo nunca fuimos los mejores amigos, pero sí fue mudo y constante testigo de las pedotas que agarrábamos, y de mi (un tanto retorcido) tránsito por la adolescencia emborrachándome con cabrones bastante mayores que yo, echando desmadre, jugando maquinitas y haciendo pendejadas. Jamás me reclamó por aquella vez que vomité en el árbol de afuera de su casa, ni por la vez que le tiré el retrovisor a un coche de un manotazo, ni cuando tuvieron que apretujarme entre todos mientras estábamos recargados sobre un coche para que no me cayera de borracho y los policías que pasaban en ese momento por ahí no me llevaran. Sé que suena un tanto podrido y estúpido, pero, pese a lo destructiva que resultaba mi conducta en aquel entonces, atesoro esos recuerdos y, ahora que ya no bebo hasta emborracharme, me sacan una sonrisa nostálgica.

La última vez que estuve ahí fue hace un par de años, cuando -por razones que no vienen al caso en este momento- terminé festejando mi cumpleaños afuera de su tienda, bebiendo whiskey y cerveza mientras escuchábamos la música que reproducía un celular. Ese día Pifas cerró temprano, yo llegué tarde y no alcancé a saludarlo, pero ahí estaban la hielera y el tronco para hacernos el paro hasta las cinco de la mañana que nos duró la fiestecita.


La última vez que pensé en Pifas fue a principios de esta semana; me preguntaba si el viejo aún abriría su tiendita, y si el cabrón sería eterno como Chabelo. Un par de días después, la noticia me agarró tan ocupado que no tuve tiempo de ir al velorio, y no pienso ir al rosario ni al levantamiento de cruz porque no comulgo con esas cosas y, además, sería un tanto invasivo para con su familia; pero sí puedo buscar dónde jugar una partida de The King of Fighters o Metal Slug (eran los juegos con que nos mantenía embobados durante horas, además de con el pisto) y tomarme una cerveza en su honor.




Now Playing: A crimson cosmos - Lake of Tears


Saludos Enfermos.


lunes, noviembre 17, 2014

Semanario Beatle: 10 a 16 de noviembre


Hoy, en el Semanario Beatle...


¡No hubo nada!



Jajaja...bueno, por lo menos ningún dato realmente relevante con respecto a la historia de nuestros liverpoolianos consentidos. ¡Pero que no decaiga el ánimo por ello! es día festivo, y se me ocurre que puedo dejar aquí algunas rarezas que he encontrado mientras recopilo material para esta sección (y que guardo para ocasiones como esta, jeje), en una especie de making of. Como nos estamos perdiendo toda una semana de historia Beatle, considero que lo justo es poner siete de estos valiosos documentos, uno por día, nomás por compensar. Veamos qué les parecen:


India, inspirada en las vacaciones que la banda tuvo en aquel país en 1968.






No son los Fab Four, obviamente; pero, como se especifica en este comercial mexicano de Tecate, siempre es un gustazo ver referencias a ellos asomando entre nuestra cultura pop contemporánea.






Mientras grababan Penny Lane, en 1967, se les ocurrió esta pachequez. Fue grabada para la producción Carnival of light, siendo su primera incursión en el mundo vanguardista; y, pese a que es muy buena, decidieron no agregarla a ningún álbum por considerarla demasiado moderna para su época. ¿Qué opinan ustedes?






Esta rola, pese a ser una de las 500 más importantes en la historia del rock & roll, fue rechazada por Paul al considerar que no era lo bastante buena para la banda y cedida a Peter & Gordon; sin embargo, existe este demo como evidencia que sí la llegaron a considerar.






La culpa no fue de Yoko, sino de...






Otra de esas rolitas que nunca vieron la luz en su momento, sino hasta años después. Watching rainbows fue grabada el 14 de enero de 1969, durante las sesiones del Get back (que terminaría llamándose Let it be).






¿Qué tal este clip de Blackbird, encontrado en el closet de Ringo? Corresponde a las grabaciones del intitulado White Album, y es una delicia, bloopers incluidos.






Espero les haya gustado este pequeño especial fuera de la línea temporal que maneja el Semanario Beatle; tengan excelente lunes de descanso, que siempre es de agradecerse, y seguimos leyéndonos el domingo.




Now Playing: Devils - The 69 Eyes


Saludos Enfermos.


domingo, noviembre 16, 2014

México, un chiste triste y mal contado


Alguien publicó ayer el siguiente chiste, en mi muro de Facebook:


Se encuentran Obama, la reina de Inglaterra y Peña Nieto en el infierno.

Obama pide al diablo permiso para hacer una llamada a USA, para saber cómo estaba el país después de su partida. El diablo le concedió la llamada y habló durante dos minutos. Al colgar, el diablo le dijo que el costo de la llamada eran tres millones de dolares, y Obama le pagó.

Al enterarse de esto, la reina de Inglaterra quiso hacer lo mismo y llamó a Inglaterra durante cinco minutos. El diablo le pasó una cuenta de 10 millones de libras.

Peña Nieto también sintió ganas de llamar a Mexico para ver cómo estaba el país, y habló durante tres horas. Cuando colgó, el diablo le dijo que eran $1. Peña Nieto se quedó atónito, pues había visto el coste de las llamadas de los demás, así que le preguntó por qué era tan barato llamar a Mexico.

Y el diablo le respondió:

-Mira, con la cantidad de delincuencia, los recortes en hospitales públicos, los problemas educativos, los secuestros, los zetas, la inmigración, la falta de justicia, la impunidad y corrupción política, la inseguridad ciudadana, el desgobierno, las manipulaciones, las mentiras, las ocurrencias de Fox, los problemas de vivienda, Televisa, tus pinches reformas, PEMEX, tu pinche esposa, Moreno Valle y sus balas de goma, su pinche esposa, la inflación, el desempleo, la trata de personas y su puta madre, MÉXICO ES UN INFIERNO... ¡¡¡Y de infierno a infierno la llamada es LOCAL!!!





El chiste es triste porque, al analizar lo que dice, me di cuenta de que ya lo había leído cuando Felipe Calderón gobernaba este país; entonces, si hago cuentas, los mexicanos llevamos mínimo doce años riéndonos de algo que hemos apechugado prácticamente desde el final de la Revolución. Hemos aguantado (y, por tanto, permitido) matanzas, robos, corrupción, tráfico de influencias, impunidad, abusos, narcotráfico, enriquecimientos ilícitos. ¡Humillaciones! ¡Burlas! ¡Ofensas!

Seguimos buscándole el lado amable a la desgracia, lo cual no sería tan malo si no pareciera que estamos tratando de evadir la realidad. Esa condenada, jodida realidad, es que el país se está hundiendo cada vez más en la mierda con todos nosotros adentro. ¿Y qué hacemos mientras tanto? Muchos se suben al tren del mame de "El cambio empieza por uno mismo"; les he escuchado y leído quejarse porque los manifestantes cierran avenidas provocando que el tránsito sea cabronamente lento, porque los del IPN no regresan a clases (como a ellos no los quieren bajar de ingenieros a técnicos, así nada más de huevos), porque "a lo mejor los normalistas eran vándalos y merecían lo que les pasó" (y no, no me refiero a la pendejita esa, hija de una sindicalista del PRI; me refiero a gente "de a pie", ciudadanos como ustedes y yo) pero carajo, quien no esté dispuesto a cooperar en algo haría bien en quedarse callado, aplicar en serio esa mamada de cambiar ellos mismos en lugar de estar chingando a quienes sí estamos hasta la madre, y no estorbar. Vean el ejemplo en este subnormal, cuya madre parece no haber probado el ácido fólico ni por error:




Sé que no deben pagar unos por otros, pero si últimamente he sido un tanto crítico e intolerante con la banda que se manifiesta pacíficamente es gracias a que diario leo pendejadas como esta o de mayor calibre; me disculpo por ello, porque va contrario a lo que siempre he dicho de no polarizarnos ni dividirnos frente a un gobierno al que le conviene precisamente eso. Es solo que me frustra la manera en que todo se está yendo a la mierda y nadie, salvo unos cuantos, parece tener ganas de hacer algo significativo al respecto. Yo soy partidario de que ya se armen los putazos a nivel masivo, como ha estado sucediendo en Guerrero y en el Estado de México. Considero que las marchas, paros, plantones y demás manifestaciones pacíficas, pese a que son efectivas para mostrar al exterior un poco de cómo está el desmadre aquí, ya no son suficientes, y me encabrona que la gente se quede conforme con eso para, tras un par de semanas, mandar la atrocidad de moda al cajón de los recuerdos amargos junto con las demás ojetadas a que nos ha sometido el gobierno. Entiendo que a muchos nos da miedo perder nuestras comodidades pequeñoburguesas, pero eso no es motivo para que buena parte de ese sector repudie todo acto violento catalogándolo arbitrariamente de "vandalismo", aunque este próximo 20 de noviembre celebrará un aniversario más de la Revolución olvidando que ni Villa, ni Zapata (los únicos auténticos héroes revolucionarios, a mi parecer), ni mucho menos cualquiera de los otros ojetes que solo estaban interesados en ver quién se quedaba con todo el pastel, eran precisamente peritas en dulce, ni salieron a marchar pacíficamente, ni crearon hashtags mamones para decirle a Porfirio Díaz que ya estaban cansados.

Acteal, Aguas Blancas y Atenco se hunden cada día más en las arenas del olvido, pero, desgraciadamente, están frescos los casos de Tlatlaya y de Ayotzinapa. Las familias que perdieron a sus niños en el incendio de la Guardería ABC siguen esperando justicia. De los 300 desaparecidos de Allende, Coahuila, sigue sin haber rastro. Las juventudes priístas piden el regreso de Díaz Ordaz (pendejos que son, a menos que hayan aprendido a revivir cadáveres) y celebran que a los estudiantes se les asesine y calcine "por nacos" (pese a que los peritos argentinos indican que los restos encontrados en bolsitas no corresponden a los chicos de Ayotzinapa). Las mujeres son secuestradas y asesinadas en el Estado de México, mientras el portavoz de Eruviel Ávila dice que "hay cosas más importantes que atender". Porros pagados por el gobierno incendian el Metrobús a la altura de Ciudad Universitaria, y días después la puerta del Palacio Nacional, buscando desvirtuar los movimientos genuinamente ciudadanos.  Los cuerpos de policía locales y federales resguardan la millonaria casa de Angélica Rivera por miedo a lo que pudiera suceder. Ayer por la tarde hubo disturbios en Ciudad Universitaria con dos estudiantes heridos de bala por la policía, para después dar paso a la invasión de la Facultad de Filosofía y Letras y la violación de la autonomía universitaria. ¿Vamos a esperar a que ahora sean 44 universitarios capitalinos? ¿Seguiremos formando parte de un chiste gracioso y a la vez doloroso durante otro sexenio más?





Decidan, queridos lectores, si quieren seguir soportando a mentirosos, cínicos, corruptos y asesinos justificándose y tratando de dar atole con el dedo a un pueblo al que le urge manifestar su hartazgo, y hacer sentir toda su furia a los gobernantes ineptos que tiene. Les dejo un par de rolas para que se inspiren, dejen de escuchar esas mamadas de trova que nada más dan sueño y pónganse bien calientes y broncos con esto:










Now Watching: Broncos at Rams


Saludos Enfermos.


viernes, noviembre 14, 2014

Los Boicoteables presentan: Crunch, by Nestlé


Hacía mucho tiempo que no retomaba esta hermosa sección de Los Boicoteables; no tanto porque no hubiera hijoputadas nuevas flotando por ahí, sino por falta de tiempo y porque mi inspiración para escribir ha andado ocupada en otros temas. Como sea, esta sección vuelve a las andadas, ¡y con qué caso! Ni más ni menos que el de Crunch, la marca propiedad de Nestlé que se encarga de deleitar el paladar de los tragones con (relativamente) deliciosos chocolates.

Por si se lo perdieron y si a estas alturas aún no saben de qué va la cosa, el chisme está en que durante el fin de semana pasado el community manager encargado de su cuenta en Twitter cometió el garrafal error de publicar esto:



La indignación del público en general, consumidores o no de la marca, se hizo sentir casi enseguida. Crunch intentó curarse en salud argumentando que "alguien había hackeado su cuenta y harían lo posible porque eso no volviera a suceder". Sin embargo, yo me imaginé algo más o menos así:


-Community manager pendejo (a su bolita de amigos igual de lelos que él): Goooeeeeeiiii, ¡se me acaba de ocurrir un boom, goeeeeeiiiii! ¿Y si pongo que a los de Ayotzinapa les dieron Crunch? ¿Entendiste goooeeeeiiii? ¡Crunch! !Va a ser un éxito goooooeeeeeiiiiii! Ajió, ajió.

-Amigos lelos: ¡Siiiii goooeeeeeeiiiiii! A huevo que va a pegar, ponlooo goooeeeeeiiiiii!

-Community manager pendejo: Ya está goooeeeeiiiiii...


¡Y mocos! Que la caga durísimo el chavo, goooooeeeeeiiiiii.

Dudo mucho, francamente, que el tipo lo haya hecho con maldad; el humor negro es un recurso válido, pero hay que saber cuándo aplicarlo y cuándo irse por la derecha. Este pendejo no supo distinguir el momento, se hizo el chistosito y lastimó la de por sí madreadísima sensibilidad de la mayoría del pueblo mexicano (hay que recordar que nunca falta el pendejo que piensa que los normalistas se merecían lo que les pasó). Frente al alud de mentadas de madre que se le vino encima, Crunch sacó un pretexto que nadie con dos dedos de frente se creyó y, al ver que no funcionó, entonces sí ofrecieron disculpas.

Luego entonces, cometieron dos cagazones garrafales: la del community manager (que a estas alturas debe estar en su casita sin chamba), y la de la propia marca al querer vernos la cara de pendejos escondiendo la mano después de arrojar la piedra. Es por eso, queridos lectores, que los invito amablemente a no comprar absolutamente ningún producto no solo de Crunch, sino de Nestlé en general. Y como este blog SI es socialmente responsable, les hago el favor completo compartiéndoles íntegra la lista de chingaderas a boicotear, recién sacada del website de Nestlé:


Pureza Vital



Santa María



Perrier



S. Pellegrino



Purina (que incluye Dog Chow, Beneful, ProPlan, One, y Cat Chow)



Nescafé



Dolce Gusto



Nesquik



Crunch (y su estúpido community manager)



Nestea



Nespresso



Morelia Presidencial



Cerevita



Trix



Lucky Charms



Cookie Crisp



Cini Minis



Fitness



Clusters



Basic 4



Cheerios (en todas sus presentaciones)



Gold



Corn Flakes (No confundir con los de Kellog's, aunque también son una mierda, jajaja)



Carlos V



Abuelita



Larín



Gold



Almon Ris



Tin Larín



Kit Kat



Seducción



Maggi



Consomate



Rosa Blanca



Crosse & Blackwell



Toda la gama de helados de estos cabrones



Nido



La Lechera



Carnation Clavel



Media Crema



Svelty



Gerber



Nestum



Chamyto



Chiquitín (me dan lástima estos tipos)



Griego (que no le llega ni a los talones a Oikos)



Gastro Protect



Acticol




Como complemento, pueden firmar una iniciativa que anda por ahí dando vueltas, mediante la cual se le exige a Crunch que, si sus disculpas y arrepentimientos son verdaderos, coloquen en las envolturas de todos sus productos la fotografía de una persona desaparecida para ayudar a encontrarla. La petición está teniendo buena aceptación, y la encuentran en este link.

Sin embargo, no creo que hacer un gasto mayor en producción sea suficiente castigo para estos cabrones. Hay que pegarles por todos lados: denles unfollow en Twitter, ábranlos a la chingada de Facebook y, sobre todo, ¡a pegarles en la bolsa! no les consuman, que sientan el rigor, que se den cuenta de que nos subestimaron al pensar que nos iba a parecer graciosa su pendejada, y más al creer que nos íbamos a tragar esa mierda de que "los hackearon". Mejor que hackeen esta:


La ñonga de Rasputín, nuevamente haciendo de las suyas.


Porque, como ya es tradición en este blog, a todos los culeritos como ellos les brindamos el premio a la ignominia, el galardón mayor, fruto del esfuerzo realizado al hacer sus chingaderas. Tengan su riata de Rasputín, para que le embarren chocolate (sí, de ese que ya no les vamos a comprar) y le den Crunch.




Now Playing: Katatonic - Los Dynamite


Saludos Enfermos.