sábado, enero 12, 2008

Soy un hombre feliz

Llegué hace un momento de la oficina. La familia no está, se fue a la confirmación (aaarghh!) de una primita, así que no hay nadie, sólo yo. Antes de entrar a casa pasé a comprar un par de cervezas Estrella, ¡oh delicias tapatías color ámbar!, para acompañar el chicharrón en salsa verde y los frijoles refritos que sabía me esperaban en el refrigerador.
-
-
Después de calentar mi comida subí al estudio, encendí la televisión y para mi agrado, el Packers vs Seahawks tiene poco de haber comenzado.
-
-
El momento es perfecto: ahora estoy fumando un cigarro mientras termino mi cerveza, me quité los tenis y tengo las patas sobre la mesita en la que comí hace un momento, el Lambeau Field está cubierto de nieve y eso lo hace aún más hermoso. Brett Favre está dando un gran partido y tras ir perdiendo 14-0, ahora tiene la ventaja 21-14. No soy Packer, soy Colt, pero...¿eso importa cuando uno está viendo un gran juego?
-
-
Como escribió Benedetti en su libro La Tregua, la felicidad no es una meta o un estado perpetuo, sino una serie de momentos intermitentes. No es una meseta con 100 metros cuadrados de extensión, sino una cima estrecha, con apenas unos pasos de superficie. Bueno, éste es uno de esos instantes y es una de esas pequeñas visitas a la cima. Tal vez hago mal al comparar una cosa con otra, pero éste momento es tan sublime como estar con mi novia, Dannie.
-
-
¿Puede un simple mortal pedir cosa más hermosa, un sábado de enero por la tarde? Yo no.
-
-
-
Now Watching: Seattle Seahawks vs Green Bay Packers (NFC Divisional Playoff)
-
-
Saludos Enfermos (y extasiados).

0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: