domingo, abril 06, 2008

Juventud en el alma (y en los pies)

Ayer un amigo me pidió que lo acompañara a buscar un libro, así que contrarresté rápidamente mi hueva sabatina y me levanté temprano. Tomamos el metro en dirección a Balderas, ya que cerca de ahí se encuentra la Biblioteca de México, y en las afueras de esta, una buena cantidad de puestos de libros de medio uso donde encuentras lo que sea a un precio bastante razonable (bueno, quienes viven en el Distrito Federal saben de qué hablo). Total, que no encontramos el dichoso libro en el corredor que va de la salida del metro hacia la entrada de la biblioteca, pero lo que sí encontré fue esto:
-
-
-
Qué agradable ver que las personas mayores se quitan la pena (que no tendrían por qué tenerla) y asisten a la Plaza de la Ciudadela a pasar un rato muy agradable y ameno, a pesar de la temperatura un tanto inclemente que hemos tenido durante los últimos días en esta ciudad. Algo de música en vivo es suficiente para que la alegría les salga a flote y se animen a bailar al ritmo del Caballo viejo con una gracia y agilidad que sinceramente, me causó admiración y hasta envidia me dio.
-
-
Más adelante, una carpa con mesas y tableros de ajedrez permitía que jóvenes y no tan jóvenes se enfrascaran en una batalla, pero no generacional, sino disfrutando del Juego de reyes. Y a unos pasos de distancia, más gente disfrutando de un sabroso y buen danzón, como diría Rocko de la Maldita Vecindad:
-
-
-
Este es el sabor y la alegría que le ponen las personas mayores a la Ciudad de la Desesperanza. Y verlos así, recreando los bailes que seguramente ayudaron al galán a seducir a la señorita en aquellos lejanos 50's, en compañía de gente joven que aunque sea por curiosidad se acerca a tratar de entender y aprender lo que es un baile de verdad y no mamadas reggaetonescas de las que tocan ahora en los centros nocturnos, me hace pensar que no todo está tan jodido. Igual como sociedad debemos trabajar mucho todavía para tener una verdadera cultura de respeto hacia las personas mayores, pero si ellos tienen, de entrada, este tipo de opciones y espacios para liberarse de la rutina y disfrutar verdaderamente de su vejez, considero que tenemos un buen avance. Además, ¡los viejitos son la onda! ¡niéguenlo! ¿quién no conoce por lo menos uno que cuenta las mismas historias una y otra y otra vez, o que se sabe leyendas de la ciudad, o que tiene alguna receta ultrasecreta para curar la cruda? O que te enseñó a jugar cartas, ajedrez, damas chinas, dominó, lotería...
-
-
De verdad y sin afán de ser cursi, si tienen viejecillos en casa, valórenlos. No se arrepentirán.
-
-
-
Now Playing: Ghostflowers (by Otep)
-
-
Saludos Enfermos.

0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: