martes, mayo 13, 2008

I'm NOT an Iron Man

Definitivamente, tengo mucho camino que recorrer en lo que a quehaceres domésticos se refiere.
-
-
Anoche antes de acostarme, me di cuenta de que no tenía ropa planchada para hoy. Y huevonamente pensé: bien, mañana me levanto tempranísimo y la plancho, ¡qué chingados!
-
-
Bien, pues hoy me levanté tempranísimo, me desperecé, me bañé, me peiné, y me dispuse a planchar. Conecté la plancha, y comencé con mi camisa. La planché de revés y luego siguió el pantalón, planchado igual de revés. Lo gracioso del asunto es que entre más planchaba, más se arrugaba la tela. Le subía la temperatura a la plancha y comenzaba a tirar agua. No mamar, esto de la planchada no se me da, pensé. Y como ya se me había hecho ligeramente tarde (planeaba llegar a la oficina a las 8:00 y ya eran 8:15), decidí dejar la ropa como estaba, ponérmela, y llegando a la oficina sacármela con el clásico "ah, es que venía el metro hasta la madre y me arrugaron todo".
-
-
Con esta premisa, fui a la recámara de mi señora madre para despedirme de ella, y al verme me dijo ¡YA NI LA CHINGAS DANIEL, PARECE QUE VIENES LLEGANDO DE LA CANTINA!
-
-
Se levantó, me dijo "quítate esos chicharrones" y acto seguido, planchó mi ropa mientras yo me paseaba en boxers y camiseta con un cigarro en la boca pensando en que ya era demasiado tarde.
-
-
Después de 8 minutos, mi ropa estaba planchada y lista. Yo tardé 15 y la dejé hecha una mierda jajajaja...
-
-
En ocasiones, los hijos nos desesperamos con nuestras madres. Desde pubertos se entabla una especie de guerra generacional, con argumentos del tipo es mi vida y no la tuya, si me tatúo o me hago piercings es mi problema y mi cuerpo, no voy a comerme eso, no me lleves a la escuela, no voy a recoger mi cuarto, y miles de estupideces más.
-
-
Pero cuando tienes mi edad y tu mamá tiene que seguir haciéndote el paro con la plancha, cuando ya trabajas, ya estudiaste, cuando ya tienes a la mujer de tu vida y estás dispuesto hasta a cambiar no sólo de casa, sino de ciudad por ella...es como ver en retrospectiva, todo lo que hubo, lo que vas a dejar, y realmente da miedo pensar que sólo me faltan (¿cuánto marca el counter de la parte superior de este blog?)...decía, da miedo pensar que estaré sólo allá, arreglándomelas como pueda, aunque mi novia dice que no estaré solo.
-
-
No puedo confiarme ni atenerme a eso, eso no sería justo. No puedo seguir toda mi vida siendo un malcriado que medio sabe lavar ropa y barrer, simplemente no tengo derecho a eso. Por tal motivo, los 8 meses y pico que me quedan aquí, los dedicaré a aprender a planchar, trapear, cocinar, todas las cosas que un buen amo de casa debe aprender para irse a vivir solo y no morir en el intento.
-
-
Hablando de amas de casa y retomando lo de las reinas del hogar (frase choteada pero cierta), ¿qué le regalaron a sus cabecitas blancas este fin de semana? O si no les regalaron algo...por lo menos un enorme abrazo, y no se hagan güeyes, recuerden que las flores no sólo crecen el 10 de mayo.
-
-
-
Now Playing: Friday I'm in love (by The Cure)
-
-
Saludos Enfermos.

1 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Yonks dijo...

jaja yo no se planchar y lo que cocino lo le gusta a nadie, nunca levanto mi cuarto pero soy feliz, y si viviera solo seria igual, muahahahaha