domingo, junio 08, 2008

Así no se puede

Ayer por la mañana tuve que ir a la oficina debido a la obscena carga de trabajo que nos cayó el viernes. Milagrosamente me levanté temprano y a las 8:30 AM ya estaba saliendo del metro Viveros para dirigirme a la oficina, no sin antes pasar al Seven Eleven a comprar un delicioso café caliente y unas donitas glaseadas.
-
-
Como hacía un chingo de frío, encendí un cigarro al salir del metro así que cuando entré a la tienda todavía los traía encendido, aunque obviamente no estaba fumando. Y de cualquier modo, el área de panes y la caja se encuentran cerca de la entrada que dicho sea de paso, es bastante grande como para permitir que el poco humo que despedía mi cigarro impregnara todo el ambiente. Me acerco al mostrador y me recibe un güey con sonrisa fingida, marca en la caja lo que me va a cobrar y cuando saco un billete, se fija en el cigarro en mi mano y me dice:
-
-
Monito mamón: Estás fumando, no te puedo atender así
-
FaSTeR: Mmmm pues ya nada más te falta darme mi cambio, además de que no estoy fumando, solo tengo mi cigarro en la mano
-
Monito mamón: Si pero no te puedo atender así, apaga tu cigarro (nótese que ni por favor dijo el pendejete este)
-
FaSTeR: ¿Me puedes devolver mi billete por favor? Eres un pinche mamón y no te puedo comprar así
-
-
Ok, tal vez no debí entrar a la tienda con el cigarro en la mano. Pero hay formas de pedir las cosas, ¿no creen? Si me hubiera pedido de buena manera que apagara mi cigarro, sin pedos. Pero ante tanta mamonería, ¿qué puede uno hacer? El imbécil ese me recordó a los güeyes que sienten que el fundillo les huele a gardenias sólo porque trabajan en Starbucks, ¿alguien lo ha notado? son una bola de chamacos pendejos que sienten que trabajar en una cafetería llena de "gente bien" o de posers que prentenden serlo goooooooooooooooooooooeeeeeeeeeiii, les da un cierto status. Pobres pendejos.
-
-
-
Now Watching: México vs Perú
-
-
Saludos Enfermos.

0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: