viernes, octubre 31, 2008

Bitácora de viaje: Tlalpujahua y el Mórbido Fest

Por fin...después de una semana un tanto ajetreada, se da la oportunidad de relatar cómo estuvo el viaje a Tlalpujahua, Michoacán.
-
-
De entrada debo decir que esos 4 días se me fueron rapidísimo, ni los sentí, y es que hacía un buen rato que no salía de la ciudad. Ya era necesario, el stress estaba empezando a afectarme más de la cuenta, a mi novia otro tanto, así que para nosotros fue casi como un oasis enmedio de tanto desmadre.
-
-
Llegué por ella el jueves antes de las 5 A.M. Era necesario llegar tempranísimo al pueblito, ya que a pesar de que hicimos la reservación en el hotel con mes y medio de anticipación, hubo una serie de malentendidos y equivocaciones dentro de la administración del mismo que hicieron que nuestra reservación se perdiera, así que debíamos llegar temprano para apañar habitación no sólo para nosotros, sino para una pareja de amigos que llegaría más tarde ese mismo día.
-
-
Después del desagradable incidente de llegar allá desde las 9 A.M., visitar el hotel, andar paseando en un pinche Tsuru al que se le ponchó una llanta en la terracería y para colmo no traía refacción mientras buscábamos dónde hospedarnos, por fin encontramos lugar para los 4 en una casa de huéspedes. Los dueños de la casa resultaron ser las personas más amables y accesibles, gente sencilla y cálida típica de provincia.
-
-
Después de instalarnos debidamente, salimos a pasear y a sufrir con la pésima logística del festival. Se había publicado en internet que las inscripciones para el evento tendrían lugar en el panteón Señor del Monte, que se encontraba justo en la orilla del pueblo, mientras nosotros estábamos en el centro. Cabe señalar que en Tlalpujahua todas, absolutamente todas las pinches calles son empedradas y por si fuera poco, están inclinadas. Así que bajar a la orilla para el registro fue sencillo, pero el regreso resultó ser un auténtico dolor de huevos. Y el dolor empeoró porque resultó que no había inscripciones allí, así que tuvimos que regresar de subida e ir averiguando en el camino dónde podríamos registrarnos. Al final resultó que no era necesario hacer tal cosa, así que como sólo desayunamos un par de sándwiches que amablemente nos mandó mi suegra para el camino, decidimos que era buena idea comer algo.
-
-
Paramos en un pequeño restaurant, donde de entrada la estancia se pronosticaba agradable por el simple hecho de tener Heineken en el refri. Ordenamos y la comida del lugar no defraudó: sopa azteca, caldo de pollo, mi novia pidió alambre de res y yo una deliciosa arrachera con camarones, aunque me quedé con ganas de comer carne de venado. Asesino de Bambis, me dijo ella cuando empecé a babear al leer el platillo en la carta. Yo no lo mato, sólo me lo empaco, respondí. De postre, un rico pie helado de limón nos ayudó a quitarnos un poco el calor, que a esas horas estaba insoportable.
-
-
Después de comer hasta hartarnos, salimos casi rodando del lugar para pasar un rato descansando en el jardín principal, en una banca de concreto, a la sombra de unos árboles. Así pasamos un rato, hasta que por fin llegó el momento de la inauguración: primero un discurso breve por parte de los organizadores, y después la proyección de Spam, según se indicaba en el programa, del cual terminamos teniendo como 3 impresiones diferentes.
-
-
Para ese entonces ya estaba con nosotros la otra pareja, así que entramos a la primera locación: el Teatro Obrero. Naturalmente es un lugar bastante viejo, aunque eso no justifica la falla número 2: no lo limpiaron ni por accidente. La prensa, el staff y los invitados estaban en las butacas de la parte baja, mientras a los asistentes nos enviaron arriba, a unas incómodas bancas de madera sucias, apolilladas y polvorientas. Después de un extenso discurso de hueva, comenzó la proyección. La película estuvo buena, palomera...y después de la película, a recorrer las calles de regreso al hotel.
-
-
El pueblito es bastante agradable de noche, el recorrido es sumamente tranquilo. llegamos sin contratiempos al hotel, listos para descansar y tener otro día de excitantes aventuras y sin saberlo, pésímos horarios nuevamente por culpa de los organizadores del festival, pues no hubo evento que no tuviera cuando menos 30 minutos de retraso.
-
-
Nuevamente, se movieron horarios. Nos perdimos de algunas películas interesantes entre viernes, sábado y domingo, aunque también tuvimos ocasión de ver muy buenas producciones, entre ellas, la más destacada fue Tears of Kali, de manufactura alemana. Nuevamente la pésima organización hizo de las suyas, pues aparte de algunas películas perdimos también la oportunidad de visitar la Mina Dos Estrellas, además de que el recorrido de leyendas que tomamos dejó bastante qué desear. El audio fue bastante deficiente, además de que teníamos delante un carrito de turismo con la torreta encendida, lo cual dificultaba escuchar los relatos y tomar fotografías aceptables. Y la cerecita del pastel en ese momento, fue el hecho de que pusieran un cordón alrededor de los que asistíamos al recorrido, para evitar que la gente del pueblo se uniera gratis al mismo. Eso me pareció de pésimo gusto, es decir...el primer festival, el único evento que tuvo costo...¿qué les importaba que se unieran algunas personas a acompañarnos?
-
-
El sábado por la noche, las cosas siguieron por el mismo rumbo: llegamos a la proyección de Cronos a la Plaza Municipal, con la desagradable sorpresa de que no había sillas. Había que formarse frente a un camión de redilas para que le pasaran a uno una pinche silla plegadiza, llevarla a la plancha y escoger el mejor lugar posible. Obviamente aquello fue un desmadre, lo cual me facilitó pedir las sillas de los 4 y salir corriendo de ahí antes de que me las arrebataran.
-
-
El domingo, la misma fórmula: Película desprogramada porque a los pendejos se les olvidó que había cambio de horario. Así que dijimos "ya estuvo de pendejadas". Dejamos que la otra pareja se adelantara a ver la película y nosotros tomamos el asunto con bastante calma: nos quedamos un buen rato platicando, salimos a ver una exposición de catrinas que estuvo con madre (cuando ella me pase las fotos con gusto las posteo), después desayunamos una ricas gorditas en un tianguis que encontramos por casualidad, seguimos caminando durane un buen rato, hasta que por fin el calor nos venció y compramos un six de chelas para tomárnoslas calmadamente en el jardín central. Ese momento fue el que hizo que la diferencia entre el lugar del que llegamos y el lugar en el que estábamos fuera más notoria...en el Distrito Federal, ¿cuántas veces puedes chelear a gusto en la vía pública?
-
-
Después de un par de cervezas llegó la otra pareja, estaban listos para irse. La central de autobuses estaba a unos pasos, así que no fue ningún problema encontrar uno que saliera inmediatamente y volver a la gris y triste Ciudad de la Desesperanza.
-
-
Tomamos nuestros asientos, ella se sentó del lado de la ventanilla, yo en el pasillo. Se acurrucó, nos abrazamos y dormimos casi todo el trayecto...después fuimos a cenar, y llegó el momento más odiado, temido e indeseable: la despedida. Y ni hablar, después de todo...esa siesta juntos en el bus y la cena (aunque la comida estuvo un tanto mediocre) fueron el epílogo preciso y exacto para unas vacaciones maravillosas.
-
-
En conclusión, el festival fue una mierda en una proporción del 60, tal vez 65%. Pero el pueblo, su gente, y sobre todo lo bien acompañado que estaba, hicieron que eso pasara a segundo o tercer plano, y que la experiencia fuera totalmente disfrutable. Las fotos en las que me baso para afirmar tal cosa, las encontrarán pronto en este, su blog de confianza.
-
-
-
Now Playing: Only you (by Ringo Starr)
-
-
Saludos Enfermos.

1 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Mdm.Chmpvll dijo...

Post aparte merecen las calles empinadas, el panteón a lado de la casa de huéspedes y los güelitos Tlalpujahua. Oh, MAYOR énfasis en el apestoso, mal organizado y pedorro 'festival', a lo mejor fueron sus 5 mil asistentes por lo que se les fue de las manos jijiji.

Tiamo pero bastante, eh, así super mega intenso-denso, Gigio ;>
Keep sexy, stay ago gore!