domingo, octubre 12, 2008

Porno CON HISTORIA

Hoy por la tarde le pedí a mi novia que me acompañara a buscar un regalo para mi papá, que ya se acerca su cumple. Fuimos a dar el rol y caímos en el famoso barrio bravo de Tepito, así que nos pareció buena idea curiosear entre los primeros puestos, que son de películas y series en DVD.
-
-
En eso estábamos, ella feliz porque pudo conseguir una serie que andaba buscando y nomás no encontraba. Quería la segunda temporada y afortunada, encontró hasta la 5 me parece. Y de repente lo vi: un puesto surtidísimo, atascado de atractiva y sugerente pornografía. Pero eso no es lo mejor del asunto, no no mis estimados lectores, lo mejor, y cómo me arrepiento de no haber sacado mi celular para tomarle foto, era el letrero que especificaba la de por si obvia mercancía que ahí se encontraba.
-
-
Un hermoso letrero en cartulina naranja fosforescente decía:
-
-
Porno CON HISTORIA
-
-
Cuando le dije a Sandra que volteara a ver el letrerito los 2 nos cagamos de risa por un buen rato, aunque hace un momento que llegué a casa y recordé el pequeño detalle me puse a pensar en cuánta razón contenían esas escasas letras. Como aficionado a la pornografía que he sido desde que tenía como 14 o 15 años, he visto muchas de las variantes de esta, a excepción de la pedofilia. Y me puse a recordar esa primera etapa de la pre-pubertad, donde uno anda con las hormonas más aceleradas que el motor de un Mustang Shelby '67 y el menor estímulo es suficiente para encerrarse en su recámara y jalarle el pescuezo al ganso. En esa etapa uno se calienta con cualquier chingadera, puede ser desde una revista de esas de dibujitos que luego leen los ñores en el metro (tengo material para un post sobre eso) hasta un mini video de 5 segundos, de aquellos que pululan por la red y el e-mail.
-
-
Conforme pasa el tiempo, uno va creciendo, se vuelve más exigente respecto al porno que ve, a las mujeres que aparecen ahí, a las escenas, incluso uno aprende a distinguir un auténtico gemido de placer, de uno que suena como aquellas películas del canal Playboy de mediados de los noventas, donde el diálogo más risible que me parece haber escuchado dentro de una película porno fue un categórico "oh si, dame tu concha que parece de chicle"...ese diálogo le ganó incluso a tooooodos los que llegué a escuchar en las películas porno de enanos que alguna vez vi con un par de compas, neta que de tanta risa ni siquiera es posible tener una erección.
-
-
Este...bueno, ese no era el punto central. El punto es que las películas porno están evolucionando, ya no sólo se trata del "hey, ¿cómo le va vecina? ¿todo bien? bueno, quítese la blusa que le chupo las lolas". Tampoco se trata de que vengan con una trama de bostezo, tipo las del MultiPremier o el Golden, pero definitivamente sí es buena idea que además del clásico mete-saca, el cine porno cuente con tramas que mantengan el interés del público.
-
-
Próximamente estaré comprobando y analizando minuciosamente si efectivamente, el material del que se dispone en aquel puesto de Tepito cumple con las expectativas. Si es así les aviso para que le caigan y hagan las compras pertinentes.
-
-
¡Ah, por cierto! Sí encontré regalo para el viejo. Mañana que le tome fotos, se los presumo.
-
-
-
Now Playing: Teardrop (by Massive Attack)
-
-
Saludos Enfermos.

0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: