miércoles, diciembre 03, 2008

Taxi...¿seguro?

Se me había olvidado postear esto, con el fin de semana tan ocupado que tuve y un par de días mortales en la oficina. Sin embargo considero que es mi obligación hacerlo, ya que seguramente más de uno de los lectores que amablemente visitan este blog ha sufrido los abusos de algún taxista poco escrupuloso o como yo les llamo, hijos de puta.
-
-
Resulta que el viernes salí a cenar con mi novia, y de regreso a casa pasamos por San Lázaro, donde como la mayoría sabe, se encuentra la Terminal TAPO. Como ya era algo tarde y además día de quincena, decidimos tomar un taxi. Ella quería que paráramos uno de la calle, pero yo me negué e insistí en tomar uno en la terminal de autobuses. Me comentó que el servicio tenía un costo un tanto elevado, pero argumenté que prefería que me robaran allá adentro, que algún taxista de la calle. Con esa idea fuimos al sitio de la terminal y compramos boleto doble: el taxista debía, primero, dejarla a ella en casa y luego llevarme a mi. Curiosamente la colonia donde vive ella se llama igual que un hotel cercano a la central, la señorita de la taquilla nos preguntó si íbamos al hotel o a la colonia, y respondimos que a la colonia.
-
-
Se nos asignó un taxi, le entregamos los boletos al chofer, e iniciamos recorrido. De repente el tipo se detiene en la entrada...¡del garage del hotel!
-
-
Le aclaramos, primero de manera amable, que no ibamos al hotel sino a la colonia del mismo nombre. El tipo se puso pesado, dijo que la tarifa era baja para el recorrido que debíamos realizar porque mi novia y yo vivimos en diferentes delegaciones, y aunque le explicamos que vivimos a 10 minutos de distancia, el tipo no cedió e insistió en que no haría el viaje. Lógicamente eso me puso de un pésimo humor, así que le di un ultimátum: o nos llevaba a nuestros respectivos destinos como se había establecido al pagar en taquilla, o nos regresaba a la terminal. Se puso mamón, le marcamos a la chica de la taquilla para reportar el hecho y el imbécil se vio obligado a llevarnos de nuevo a la terminal para que se nos reasignara un nuevo taxi.
-
-
Lo preocupante del asunto no es la situación en sí. Como sea estábamos en un taxi seguro y aunque el servicio fue pésimo, siempre puedes tener una retribución. Lo que es deveras alarmante es tener que recurrir a esta clase de servicios, caros y malos, con tal de librarse de la delincuencia sobre ruedas: taxis piratas, secuestradores, ladrones. Lamentablemente todos somos secuestrables, así sea para obligarnos a sacar 2000 pesos del cajeroNow Watching: Kinkg como le sucedió a una conocida hace tiempo. Cada vez nos orillan más a un estado de crisis, y no me refiero sólo a la económica. Este país se está colapsando de un modo crítico, y llegará el punto en que no tengamos hacia dónde correr...así como en el ejemplo de los taxis. Por el momento lo único que puedo hacer es recomendar que no se utilice el servicio de taxis de la TAPO, deja mucho que desear y la verdad, es bastante caro para el tipo de trato que se le da al pasajero. Pero si por necesidad caen en la misma situación que nosotros, procuren no abordar un Tsuru blanco con las placas A-77296. El chofer es un reverendo hijo de perra que puede hacerles perder la paciencia al grado de querer estrellarle la cara en el parabrisas.
-
-
-
Now Watching: King Kong
-
-
Saludos Enfermos.

0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: