jueves, febrero 05, 2009

Phelps y su toque de inspiración


-

-

Antier estaba leyendo en Yahoo! Noticias una nota que habla sobre Michael Phelps, aunque en esta ocasión no se trataba sobre algún nuevo récord roto.

-

-

El joven campeón olímpico fue fotografiado durante una fiesta universitaria, mientras le daba alegres jalones a un bong. Entiéndase, fumando mariguana. Y he ahí el escándalo. ¿Cómo es posible que una figura pública, un ejemplo para la juventud deportista no sólo estadounidense sino de todo el orbe, sea capaz de consumir drogas?

-

-

Pienso que el enfoque que se le está dando al asunto es exagerado. Deberíamos recordar que Phelps, con todo y la cantidad de medallas que se colgó durante los últimos Juegos Olímpicos, deja repentinamente de ser un super atleta para convertirse en lo que, básicamente, es: un joven común, que como tal tiene curiosidad y ganas de vivir y experimentar cosas nuevas.

-

-

Obligarle a disculparse por estar echando desmadre y divirtiéndose ante una sociedad tan hipócrita como la estadounidense fue la peor forma de humillarle que pudieron encontrar sus padres, managers e incluso las marcas que le patrocinan. Es una figura pública y se entiende la intención de proteger una cierta reputación o imagen, máxime tratándose de un deportista y tomando en cuenta que el asunto del dopaje en ese ámbito resulta bastante espinoso, aunque habría que tomar en cuenta que la mariguana en específico no es un estimulante, y ni siquiera pertenece al grupo de las hard drugs; por el contrario, es un relajante, un inhibidor. (Más adelante habrá un post dedicado exclusivamente a la cannabis, sus efectos y algunos detalles más, espérenlo).

-

-

Crucificarlo mediáticamente por cometer un error netamente humano resulta indebido, dentro de mi humilde opinión; los trapos sucios se lavan en casa, así que el asunto sólo le competía a sus padres, quienes dicho sea de paso, se han encargado durante toda su vida de suministrarle suficiente stress gracias a la implementación de una mentalidad ganadora que casi raya en lo patológico, y que debía ser desfogada de una u otra forma. El chico tiene 23 años y sin justificarlo, ¿qué esperaban que hiciera?

-

-

Ya deberían dejarlo en paz; en el mundo suceden cosas mucho más graves, y la sociedad estadounidense es culpable de gran parte de ellas. Por lo menos él no le hace daño a nadie, no comete genocidio a cambio de algunos barriles de petróleo ni asesina a personas que intentan cruzar una frontera para lograr un modo de vida un poco más estable económicamente; así que el niño Phelps tiene tanto derecho a experimentar métodos naturistas para expandir su mente como el resto de los chicos de su edad.

-

-

Para terminar citaré una frase que llamó poderosamente mi atención por su alto contenido de sentido común; la encontré en un libro de Robert S. De Ropp, llamado Las drogas y la mente.

-

-

Cada quien es libre de irse al diablo como mejor le parezca

-

-

-

Now Playing: Scene Six, Home - Dream Theater

-

-

Saludos Enfermos.

2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Mdm.Chmpvll dijo...

Sí, claro que cada quien es libre de meterse por cada orificio del cuerpo lo que más le plazca, aqui la onda, es que te guste o no, es figura pública y más aún, el área que maneja y el mercado al que va dirigido (o sease, deportivo y para morritos). Se va a leer medio mocho y me vale merga, pero el wey SÍ es ejemplo de la disciplina en la que está inmerso; si se hubiera dopado solillo en un baño o en algún lugar privado, vale, SU pedo, pero c'mon, lo hace en una fiesta universitaria donde 1)todos lo conocen y 2)gracias a la tecnología, puedes grabar a alguien echando pata y mandar instantáneamente a tu blog ese archivo, sabía lo que arriesgaba y ya no es un chamaco nalgas miadas. Y por cierto, no vale justificarlo por consumir una droga no dura, no mamar. Finalmente y fuera de todo, el acto es penado, sociedad mocha o no, es pe-na-do. Y ya.

Te amo Gigio amargosillo.
Keep sexy, stay ago gore!

{{El Diablo}} dijo...

Pues Gigia, hablando de mercado...recientemente han salido casos a la luz de beisbolistas que consumen esteroides para aumentar su potencia física, tipo Mark McGuire, Barry Bonds y el último que salió en esta semana, un dominicano que no recuerdo cómo se llama. La cuestión es, y nuevamente ataco a la hipocresía del pueblo estadounidense al chingar a Phelps y no a los beisbolistas...¿por qué crees que nadie hace gran escándalo por los casos de estos últimos? si, sale a la luz y ponen cara de susto, pero las tarjetitas de la MLB se siguen vendiendo como pan caliente; los juegos de béisbol siguen llenando estadios en innumerables ciudades gringas, así que el susto, o mejor dicho la gravedad de la falta, es inversamente proporcional a la popularidad de los deportistas en cuestión; no es lo mismo un nadador que un beisbolista, basquetbolista o jugador de futbol americano. Como dije, no justifico a Phelps por haberse metido mota, simplemente recalco que hay cosas mucho peores por las cuales hacer escándalo, que por un chico experimentando con slow drugs.

Besotes bien puercotes.