jueves, marzo 05, 2009

El crepúsculo de una ilusión

Escribí esto hace un par de meses. Se suponía que debía integrarse a un fanzine en el cual debía participar con una columna, pero por razones que no vienen al caso, no me será posible continuar en el proyecto. Ahora tengo el gusto de presentarlo en este espacio y como ya es costumbre, cualquier crítica, comentario, jitomatazo, es bienvenido. Disfrútenlo.
-
-
-----------------------------------------------------
-
-
Bernardo nunca supo a ciencia cierta qué fue lo que originó la situación. Tal vez su excesiva dedicación al trabajo, el que su sueldo no fuera suficiente para darle la vida estable que le había prometido; el tener que vivir en un departamentito que distaba mucho de ser lo que planeaban originalmente para su vida juntos, la rutina…cualquier otra cosa. Su mente trabajaba a marchas forzadas sin poder encontrar una razón convincente, y aunque el tiempo corría acorde a la lentitud con que los granos pasan de un lado a otro del reloj de arena, para él cada minuto pasaba con un ritmo vertiginoso en aquel café al aire libre, donde el crepúsculo se había combinado con la acogedora atmósfera del lugar.
-
-
Posiblemente se debía a su naturaleza aprehensiva o al nerviosismo que le producía lo que estaba a punto de suceder, pero podía sentir las miradas de aquella muchedumbre tan ajena y tan pendiente al mismo tiempo de cada movimiento suyo, como si fueran dardos clavándose en su nuca; estar en ese café esperando a que Sonia cruzara la puerta en cualquier instante lo tenía sumamente inquieto, sobre todo porque ella no esperaba verle ahí. Eso y la música que sonaba en los altavoces para amenizar las charlas de los asistentes. Hacía tiempo que no escuchaba esa vieja canción, que parecía adecuada para el momento: There lived a young boy named Rocky Raccoon/and one day his woman ran off with another guy...
-
-
Insistentemente miraba hacia la entrada, una y otra vez; cada pareja que entraba hacía que encendiera un nuevo cigarrillo y le diera ansiosos sorbos a su trago, el sudor comenzara a hacerse presente tanto en su frente como en las palmas de sus manos, al mismo tiempo que las dudas asaltaban su cabeza una tras otra de manera incesante e incisiva. La noche había caído ya y de repente, allí estaba: el cabello largo, el rostro perfectamente maquillado, los labios coloreados, los hipnóticos ojos que le habían conquistado desde aquel primer encuentro enmarcados por una sombra que les brindaba aún más misterio; la luz de la luna definitivamente le sentaba bien, pensó, mas lo peor no era lo impactantemente hermosa que lucía, sino la compañía con la que se encontraba.
-
-
Por vez primera lo vio todo claro. Sonia estaba ahí, acompañada de otro hombre que se desvivía en atenciones hacia ella; su sangre comenzó a hervir de un modo que no había sentido en toda su vida. Se acercó apresuradamente a la entrada del lugar y antes de darle tiempo de otra cosa la tomó del brazo reclamándole airadamente por su traición mientras ella, con una mueca burlona, le escupía en el rostro todas sus fallas, una tras otra. Las palabras se le clavaban como estacas y justo cuando comenzaba a balbucear que aquello era injusto, la respuesta de ella le dejó helado: la vida en sí, es injusta. Después de escuchar esto, tuvo la sensación de estarse convirtiendo en un barato estereotipo de amante desesperanzado. No alcanzaba a encontrar una felicidad duradera, ni se estremecía con el recuerdo de aquellas ganas de besarla. No quería arriesgarse a asestarle el último golpe a su amor inconcluso; sin embargo terminó por hacerlo, aunque sabía que se condenaba a buscarla entre recuerdos ahora que se había disuelto la ilusión entre la sangre de la traidora y la suya propia. Dos balas dejaron en claro que aún les unía un lazo especial.
-

Photobucket

-
-
-
Now Playing: Reckoner - Radiohead
-
-
Saludos Enfermos.

2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Dirty Queen dijo...

Qué lastima que no pudo estar en el fanzine, hubiera sido bueno que mucha más gente lo leyera.

Me gustó mucho como desarrollaste el tema del cliché en un cuento.

Que la verdad creo que muchos pasamos por situaciones así en algún momento de nuestras vidas.

Ojalá sigas escribiendo más cuentos!!

Besitos y mucho mucho muchisimoo amooor!!

{{El Diablo}} dijo...

Hola pequeña!

Pues gracias por las porras, espero pronto tener chance de echarme alguno que otro cuentillo, o por lo menos escribir algún otro malviaje onírico.

Te mando besotes y muchos apapachos!