sábado, abril 25, 2009

Ratamaster, y una tocada del Bunker69

Después de una semana de esperar con ansias a que salieran a la venta los boletos para el Pumas-Chivas y de pasar por una serie de situaciones extrañas-graciosas-patéticas para conseguirlos, me entero esta mañana (es que anoche anda de briago, ustedes perdonen) de que el partido se jugará a puerta cerrada. Esto es entendible, aunque no estoy informado al 100% de qué tan grave es la situación con el famoso virus porcino-aviar-humano; a lo mejor sí nos está chupando la bruja y la medida fue necesaria, o a lo mejor sólo se trata de un caso de histeria colectiva y la cosa es menos grave de lo que nos muestran los medios de comunicación.
-
-
Extrañamente, no me siento molesto por lo del partido, pero lo que sí me parece una mamada es la forma de proceder de Ticketmaster. En primera, el reembolso de los boletos lo harán hasta el jueves, y en segunda, sólo devolverán el importe neto de los boletos; el recargo por comprar con ellos, se lo quedan. Ya sé, ya sé que así funciona, pero de todos modos me molesta.
-
-
En las Políticas de compra que se puede encontrar dentro de su sitio web se indica lo siguiente:
-
-
"No existen cambios, reembolsos ni cancelaciones y en caso de ser cancelado el evento los cargos por servicio y envío no serán reembolsables"
-
-
Cargos por servicio y envío. Lo del envío me queda claro, pero cargos por el servicio definitivamente suena a que uno debe pagar por comprarles; es algo casi tan mamón como pagar cover por entrar a un antro. Corríjanme si me equivoco.
-
-
Desglosando la situación, el recargo en sí mismo no parece ser elevado; en mi caso, al haber comprado 5 boletos para el juego, generé un importe de $225.00, amén de los $900.00 del precio real de los boletos. Pero si tomamos en cuenta que el Estadio Olímpico Universitario tiene una capacidad de 72,000 espectadores, que TODOS los boletos fueron puestos a la venta únicamente para tarjetahabientes (por tanto, no hubo venta directa en taquilla) y que cada boleto genera un cierto recargo obligatorio debido a estos factores, habrá que ponernos a hacer números. Si yo compro un boleto en la planta baja que me cuesta $180.00 netos y tiene un recargo de $38.00, y después multiplico el recargo por la cantidad de asientos en el estadio, obtengo la nada despreciable suma de $2,736,000.00 , los cuales Ticketmaster se embolsa sin que nadie diga nada bajo el pretexto de que la tinta y el papel para imprimir los boletos tienen un costo. Yo sinceramente, no creo que se gasten casi 3 millones de pesos en eso.
-
-
Como prácticamente no tienen competencia en el mercado, y la que tienen no cuenta con una cartelera competitiva para hacerles frente, hacen lo que quieren con los usuarios del servicio. Estaba preguntándome hace un momento si sería posible boicotear a estos señores de algún modo, pero no se me ocurre nada aparte de la lógica idea de recurrir a su servicio en la menor medida posible; que todos compremos nuestros boletos para cualquier evento directamente en las taquillas del lugar donde se vayan a llevar a cabo y así evitar regalarle nuestro dinero a estos voraces capitalistas. O bien, comprarle a la competencia ateniéndonos a las limitantes tanto en cantidad como en calidad de eventos. Fuera de eso, ¿qué más podemos hacer?
-
-
---------------
-
-
Hablando de eventos, les dejo el flyer de una tocada de mis amigos del Bunker69 para hoy; me llegó después de postear los eventos de la semana y por eso no está en el slide correspondiente a los mismos, pero de cualquier modo aquí lo posteo para quien desee ir. Empeza dentro de poco más de una hora y es en la Portales. Por cierto, los boletos no están a la venta en Ticketmierda porque el evento es gratuito; así que si quieren buena música sin andar haciendo osos y panchos para conseguir una entrada, cáiganle que es una buena oportunidad.
-

Photobucket

-
-
-
Now Playing: Klezmer moment - Cirque Du Soleil
-
-
Saludos Enfermos.

1 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Kyuuketsuki dijo...

Pinches ticketmasters hijoputas. Pinche pandemia hijaputa. Ya me tienen hasta la madre todos