lunes, abril 13, 2009

La Ira, y el inevitable final

-

Photobucket

-
La ira es uno de los sentimientos más variables en cuanto a su origen se refiere; puede ser desencadenada por muchos motivos, entre ellos la frustración, el hambre, el cansancio, el dolor e incluso el mero instinto de conservación. Las tendencias agresivas de cada ser humano son variables de individuo en individuo, por lo tanto, desde mi particular punto de vista, no creo que sea posible establecer un standard para reprimirlas de un modo generalizado. Por lo menos no de un modo sano, mentalmente hablando.
-
-
Hay personas que parecen estar dotadas de una paciencia infinita, y otras que resultan ser un polvorín y a la menor provocación estallan en ira, así que la peligrosidad que podemos desarrollar los seres humanos puede llegar a niveles realmente alarmantes, en ocasiones; sin embargo, a través del estudio de la mente humana hemos descubierto que liberarla de vez en cuando moderadamente puede resultar una sana forma de evitar complicaciones y daños en nuestros organismos, tanto física como mental y emocionalmente.
-
-
De nuevo, a tocar el tema de la iglesia católica y su dualidad moral. Ellos dicen basarse en un famoso precepto de su mesías, que indica, metafóricamente, que si alguien golpea nuestra mejilla, nosotros debemos poner la otra a disposición del agresor. Afirman que el natural deseo de venganza del hombre al ser agredido no es digno de un ser racional, y que amar a nuestros enemigos como si fueran nuestros seres más allegados, nos llena de mérito y gloria ante el señor.
-
-
¡Patrañas!
-
-
Considero que la humanidad ha sido suficientemente abofeteada una y otra vez en ambas mejillas durante demasiado tiempo. Haciendo un ligero repaso histórico, toco nuevamente el tema de lo que sucedió en México a partir de 1521. La conquista territorial primero, y espiritual después, estuvo tinta en sangre desde sus comienzos. A los europeos no les fue suficiente con barrer de una manera terminante con los dioses y los templos prehispánicos, sino que se dedicaron a cazar brutalmente a todos aquellos que siguieron adorando en secreto a sus dioses originales mediante la tristemente célebre Inquisición y su variado catálogo de instrumentos de tortura. Humillación pública, lapidaciones, dislocación de extremidades, desmembramientos, penetraciones bucales, vaginales y rectales hechas con objetos punzocortantes, desgarramientos, asfixias, son sólo unos pocos ejemplos de lo terriblemente destructivo que puede ser el hombre contra su propia especie, y todo por la simple ambición de poder, las ansias de dominación que hacen que unos cuantos se conviertan en los depredadores más salvajes de este mundo.
-
-
Qué lástima que, teniendo un potencial evolutivo tan magnífico, la raza humana se comporte de una manera tan primitiva y autodestructiva. Nos estamos viendo orillados a responder a la agresión con agresión, porque ha llegado el momento de detener los abusos cometidos por los cerdos que ostentan el poder sobre nuestras mentes y nuestros espíritus, que si bien no son ya de la misma índole que en tiempos de la Inquisición, siguen siendo indignantes; el robo, la holgazanería, la sodomización psicológica, el abuso sexual en contra de mujeres y niños deben ser detenidos de una buena vez.
-
-
Definitivamente, como seres racionales y sociales que somos, debemos buscar la solución a esta problemática de una manera pacífica y agotar la diplomacia hasta donde sea posible; pero si esto llegara a tornarse imposible, entonces, camaradas, no debemos detenernos ante ningún tipo de moralina barata ni chantaje espiritual, debemos pensar en nuestro bienestar y el de nuestros seres amados, en que defender la dignidad del ser humano es mucho más importante que agradar a una minoría cuyo único interés es seguir cometiendo abusos y vejaciones contra nosotros. La ira que socialmente se ha ido acumulando en nuestro pueblo debe ser dirigida en contra de los culpables de esta, debe golpearlos sin piedad hasta obligarles a humillarse y a pedir perdón por tantos crímenes cometidos contra la humanidad. El fuego, en ocasiones, debe ser combatido con fuego.
-

-
-
-
-
-
. . .
-
-
-
-
-
-
-
-
-
E P I L O G O
-
-
-
El trabajo que gustosamente presenté para ustedes, estimados lectores, durante esta semana de recogimiento y reflexión, no pretende en ningún momento ungirme como portador de la verdad absoluta ni mucho menos (para eso ya tenemos a los dirigentes de las distintas iglesias), ya que mi única intención es hacer uso de mi derecho a la libre expresión para manifestar mi incomformidad ante las situaciones e individuos que impiden que seamos seres plenamente libres.
-
-
Sin ser este un malogrado tutorial sobre cómo debe vivir cada quién su vida, me satisface pensar que posiblemente mis ideas se empaten con las de alguien más, así sea una sola persona, y que esa sola persona se llevará mis textos para hacerlos suyos y transmitírselos a alguien más, quien posiblemente hará lo propio, enriqueciéndolo con sus propias experiencias y opiniones; naturalmente habrá detractores que seguramente se sintieron ofendidos en su fe o fanatismo, o simplemente piensan que el mundo debe seguir yéndose a la mierda como hasta ahora, bajo el yugo de hipócritas que pretenden mantenernos ignorantes para saciar sus apetitos a placer. Si se ofendieron, qué pena...ni me voy a disculpar, ni me voy a retractar, y mucho menos me voy a callar.
-
-
Quiero agradecer a los lectores de este blog, ya que sin ustedes sólo sería un montón de palabras esparcidas por la pantalla; agradezco los comentarios que me han hecho en el blog y también vía messenger, y saben de antemano que su opinión me resulta infinitamente valiosa. En especial, quiero agradecer a Dannie por aportar buena parte de las ideas para los videos e imágenes que acompañan a cada post; por supuesto, también para los detractores hay gratitud, ya que cada insulto, amenaza e intento de intimidación, a pesar de hacerme lo que el viento a Juárez, me ayuda a saber que estoy haciendo lo correcto.
-
-
Para concluir, ya que este epílogo se está pareciendo más a un post completo, quisiera despedirme dejándoles la frase célebre que cada semana adorna este blog.
-
-
"Aquellos que anuncian que luchan en favor de Dios son siempre los hombres menos pacíficos de la Tierra. Como creen percibir mensajes celestiales, tienen sordos los oídos para toda palabra de humanidad."
-
Stefan Zweig
-
Escritor austriaco
-

Photobucket

-
-
-
Now Playing: Promise in a protection star - Seiji Yokoyama
-
-
Saludos Enfermos.

2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Dirty Queen dijo...

Ira ira pssst pssst jajaja

Muy bueno post!...

Tienes toda la razón al decir que la ira en sus extremos, tanto en aumento como disminuidamente es malo.

Pero ya aprendí, que no hay que guardarse las cosas y sacar un poco de la ira que llevo dentro de vez en cuando jaja.

Aaaww tan bello que me pusiste en tus agradecimientos, al contrario, yo te agradezco por dejarme ser parte de el con un poco de mi creatividad.

Deberias de hacer especiales como este cuando se pueda =)

Millones de besos y muchisisisisisisisisisisimo amor Rupertawers de mi corazón!!

Kyuuketsuki dijo...

Ya tenía mucho que no publicabas un especial de este tipo!!!

He seguido toda la serie con interés... nomás que mi desidia (y falta de tiempo tambien, hay que decirlo), me habían impedido hacer el comentario correspondiente. Pero ya estoy aquí, el blog por fin está activo... así que estaremos compartiendo opiniones vía aquí y msn. Solo me resta decir: Fight fire with fire!!!!!!!!!!!!!!!!!!