lunes, abril 06, 2009

Lujuria

-

Photobucket

-
La lujuria, esa vehemencia del cuerpo humano, tan natural como él mismo, tan satanizada por los mandamientos de cada religión alrededor del orbe.
-
-
Me llama la atención en grado sumo que la iglesia católica en específico le otorgue el calificativo de pecado tan tajantemente a algo tan inocuo como el instinto de preservación de la especie que los humanos, como todos los demás animales, conservamos. La diferencia es que nuestra especie tiene la capacidad de disfrutar el proceso reproductivo, y esto es aprovechado para crear en nosotros un sentimiento de confusión primero, y de culpabilidad después al sernos impuesta la bizarra orden de No fornicar por placer, lo cual resulta una poderosa arma de manipulación: si te hago sentir culpable, muestro enojo y te amenazo con quitarte aquello que te prometí con tal de que hagas lo que quiero, ¿cómo te sentirás?
-
-
Lo irónico del asunto es que en ocasiones estos señores, tan fieros defensores de una moral obsoleta y carente de sentido común que ellos mismos crearon, no sean capaces de respetar sus propias normas. En la mayoría de las ciudades coloniales de México, como Guadalajara, Morelia o León, se cuentan historias de monjas que, siglos atrás, fueron abusadas sexualmente en sus conventos por los propios sacerdotes y después asesinadas y emparedadas ahí mismo o en los subterráneos de la ciudad para eliminar cualquier clase de evidencia que pudiera poner en duda la castidad y devoción de estos abnegados hombres de dios, y aún esto se queda corto en comparación con las atrocidades que se han cometido en materia sexual contra seres puros e inocentes, en tiempos relativamente más recientes.
-
-
Intento que esta serie de posts de semana santa sean lo más objetivos posible, que la ira que me provocan los abusos de esta horda de marranos no me haga perder la vertical, pero me cuesta muchísimo dominarme cada que me entero (por rumores claro, ya que no se permite que toda esa información llegue de manera oficial al pueblo) de un nuevo abuso a un niño cualquiera, en cualquiera de los pueblos de nuestros bellos estados de la República. A las familias más humildes de cada pueblo se les promete la gloria eterna si entregan a sus chicos al cura de turno para que los haga monaguillos porque el señor los ha señalado para servirle; estos niños son abusados hasta el cansancio por estos autonombrados hombres de dios, torturados psicológicamente, chanteajeados y amenazados con que si dicen una sola palabra, no sólo ellos, sino su familia entera, se irá al infierno y arderá en las llamas eternamente por no cumplir con los designios de dios nuestro señor. Si piensan que exagero, busquen el libro Prueba de fe. Entenderán mi indignación.
-
-
Comparado con todo esto...¿qué hay de condenable en el sexo entre dos personas libres, llenas de deseo y de lujuria, que buscan satisfacer un instinto que nos fue dado por la Naturaleza?
-
-
Para mi, no hay nada más hermoso que el cuerpo de una mujer; un cuerpo que me guste, que haga que mi líbido estalle, me provoque unas ganas infinitas de poseer, de lamer, apretar, acariciar, rozar, hasta lograr que la otra persona explote junto a mi...no es necesario que sea con una persona amada (eso de antemano lo sabemos todos), tampoco es una limitante la preferencia sexual de cada quién, y menos es requisito que el sexo sea en compañía de alguien: el onanismo está más que permitido por el solo hecho de ser delicioso. Simplemente a veces es necesario dejar que los instintos, la Naturaleza, nos lleven a donde debemos ir, sin ataduras ni prejuicios; sin vergüenza por nuestras necesidades fisiológicas ni por nuestros cuerpos que, a fin de cuentas, nos fueron dados para gozar de todos los placeres que este mundo en que vivimos nos depara.
-
-
Seamos libres, de cuerpo y de pensamiento. ¡Que viva el sexo libre! pero, aunque el comentario está de sobra, hay que serlo responsable y respetuosamente con nosotros mismos y con los demás. Teniendo esto en mente, no hacen falta imposiciones ni manipulaciones.
-
-
Quiero terminar este post con un video que, a pesar de abordar el tema de modo un tanto jocoso y sarcástico, no pierde la objetividad ni la veracidad en lo que dice:
-

-
-
-
Now Playing: Butterflies & hurricanes (live) - Muse
-
-
Saludos Enfermos.

4 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Dirty Queen dijo...

Definitivamente, excelente post!

Ya sabes que acá en el rancho la mocheria abunda!

Mi punto de vista es, está bien si siguen una religión, eso cada quien lo elige, pero no entiendo por qué se reprimen de ese modo?

No deberian de sentirse "sucios" o "pecadores" por el acto sexual, de esa forma se crea la vida, además de que es un placer humano.

Creo que no deberian de reprimirse, pues si siguen asi, lo único que hacen es cosas a escondidas, que muchas veces son peores que tener sexo pre-matrimonial jaja

Lo único que hacen, es romper su "fé" y su "compromiso" con su religión, pero en fin, cada quien!


Llenemonos de Lujuriaaa!!

Besos y mucho mucho mucho amor! (acompañados de lujuria!)

Junks dijo...

y claro! si no fuera por los pinches gringos que se cojian a los changos en la selva no tendríamos por que preocuparnos del sida! jajajaja
bueno esa es una teoría.
bah! a quien le importa la iglesia? hasta el mas mocho se la jaló alguna vez!

Anónimo dijo...

siempre y cuando la practiques con respeto a tu cuerpo y al de tu pareja, me gusta tu manera de plasmar temas tan delicados para muchos.

Mauve

{{El Diablo}} dijo...

Mauve: Claro, hay que saber respetar el no. Pero qué rico cuando a uno le dicen que si, ¿a poco no? Gracias por lo de que te gusta cómo toco el tema, trato de hacerlo lo menos grotesco posible (lo menciono porque algunas personas se sienten ofendidas cuando uno se mete en estos terrenos) pero sin quitarle realismo.


Saludos Enfermos.