domingo, abril 12, 2009

Soberbia

-

Photobucket

-
Jehová creó al hombre a partir del polvo de la Tierra, sopló en su nariz el aliento de la vida, y después lo puso en el Jardín del Edén para que lo labrara y cuidara. Luego creó a una compañera para él mientras dormía, al extraer una costilla de su cuerpo. Les rodeó de toda clase de árboles frutales para que se alimentaran de ellos, excepto del árbol de la ciencia del bien y del mal, y del árbol de la vida, pues si comieran los frutos de éstos, morirían.
-
-
Un buen día, el Diablo, en forma de serpiente, se acercó a la mujer insinuándole que si comían del árbol del conocimiento del bien y del mal no sólo no morirían, sino que sus ojos se abrirían y serían iguales a dios. A ella le pareció buena idea, ya que los frutos de ese árbol resultaban sumamente atractivos, así que comió un poco y compartió el fruto con su hombre.
-
-
Al darse cuenta dios de que sus creaciones habían osado desobedecerle, les increpó el haberlo hecho y los expulsó del Edén, condenándoles, además, a ganarse la subsistencia con el sudor de su frente, a sufrir indescriptibles dolores al traer a su simiente al mundo, y a tener un ciclo de vida que concluiría, inevitablemente, con la muerte.
-
-
-------------------
-
-
Este es el precio que tuvo que pagar la raza humana por la osadía de pretender niveles de conocimiento que no le correspondían y no convenían a los intereses de su creador, metafóricamente hablando. Cambiaron la felicidad y la armonía del paraíso por un ambiguo planteamiento que les prometía el conocimiento acerca de si mismos, del progreso que podían llegar a alcanzar con sólo romper una simple regla y salir de la ignorancia es que se encontraban sumergidos.
-
-
Lo triste de esta metáfora no es el desenlace que tuvieron las vidas de Adán y Eva debido a su desobediencia, sino las consecuencias que ha tenido que pagar la humanidad por haber aceptado este mito y los que le siguieron, como una realidad. La falta de conocimiento acerca de los fenómenos naturales que en tiempos remotos parecían incomprensibles, aunada a los placebos espirituales que le han sido suministrados por la religión, nos han convertido en blanco fácil ante los depredadores que nos han rodeado desde siempre para mantenernos bajo control.
-
-
La iglesia católica toma demasiado en serio su papel como censora y reguladora del comportamiento de sus seguidores; a través de una serie de reglas que deben seguirse al pie de la letra so pena de ser condenados a una eternidad de sufrimiento, dolor y lamentos entre las llamas del infierno, ha conseguido mantener a la humanidad sumergida en el miedo y la angustia, mientras sus dirigentes se regodean en los frutos de sus pillajes psicológicos y espirituales.
-
-
Mientras millones de seres humanos no tienen ni siquiera un alimento que llevarse a la boca, unos cuantos privilegiados gozan de manjares exquisitos en su mesa, día tras día; mientras en algunas naciones mendigar está penado por la ley, ellos se sientan en un púlpito a decir sandeces y después tienden la mano para recibir lo que con tanto esfuerzo obtiene el pueblo; humillan, juzgan, degradan, explotan, mienten, condenan. Siembran el miedo, crean sentimientos de culpabilidad por las cosas más inocuas, juzgan sin conocer, sólo siguiendo sus estándares y sus conveniencias. Y aún así, se atreven a llamarnos soberbios a quienes cuestionamos y desobedecemos los designios de dios. Ven la paja en el ojo ajeno, pero ignoran la viga que tienen en el suyo.
-
-
La libertad, camaradas, es algo inherente a la naturaleza del ser humano, y es algo que jamás le podrá ser arrebatado por más que algunos así lo deseen. No hablo del falso libre albedrío al que se refiere la iglesia católica mediante amenazas veladas (somos libres de tomar o no las sugerencias que se nos dan, pero si no las tomamos, mejor será que nos preparemos para lo peor). Hablo de libertad verdadera, de la soberbia a la que tenemos derecho los simples mortales, el derecho a decir NI MADRES, NO TE CREO en base a argumentos bien fundamentados y objetivos. Analicemos, cuestionemos, investiguemos, busquemos el conocimiento que durante milenios nos ha sido vedado con el mero propósito de mantenernos sometidos. ¿qué importa si no vamos al cielo al morir? Vayamos al hipotético infierno todos juntos entonces, como una humanidad hermandada y unida por la libertad.
-
-
Si el boleto para entrar al cielo tiene un precio tan alto, entonces dios debe saber que nosotros, los hombres libres, no queremos ser ángeles.
-

-

-
-
Now Playing: Knights of Cydonia (live) - Muse
-
-
Saludos Enfermos.

2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Dirty Queen dijo...

Como siempre la religión y las condenas cagando nuestro mundo!

Pero pues para qué preocuparse si terminaremos siendo angeles o demonios? Lo único en que nos convertiremos es en polvo.

A mi parecer, es absurdo clavarse en esas ondas, pero bueno... cada quien su deprave jaja

Besos y muchisisisisisisimo amor para mi Diablito!

Jonatan dijo...

Hola amigo, andaba buscando un regalo por internet y me entere que tu lo tienes

se que es un post muy viejo, pero me intereso uno de los cassettes k vendes (O vendias), el de carlos vives, clasicos de la provincia

http://warmgunner666.blogspot.com/2007/11/cassettes-originales.html

mi correo es jonatanlordke@hotmail.com , si aun lo conservas avisame, te pago 50 mas el envio, es para una chava

me urge!!!!

si lo tienes, o no, o no me lo puedes vender no hay problema, pero dime, por favor!!!