lunes, noviembre 16, 2009

Help!


Ya había muchos síntomas que indicaban un posible y terrorífico encuentro con el yo interno que seguramente llevaría a un colapso: el stress y la presión del trabajo, las desveladas, el alcohol, el tabaco, la rutina. El llanto contenido. La soledad. Toda esa rabia y tristeza que llevas adentro desde ni tú sabes cuándo y salen de vez en vez por medio de pesadillas sin sentido empapadas de sangre, violencia y vértigo que siempre terminan con un sobresalto y un despertar acelerado que hace que la base del cráneo duela como si hubieran usado tu cabeza para abrir nueces.

Esa es tu vida, eso es del diario. El acelere, la chamba, el desmadre con los compañeros para hacer más liviano el día. Sales de la oficina y sólo quieres dormir, los ojos te arden, la cabeza está llena de preocupaciones acerca de cómo vas a resolver tal o cuál problema en el trabajo. Cuando llegas a casa y te recuestas un rato en la cama pretendiendo descansar no lo logras porque sigues pensando en más cosas que te preocupan: ¿te alcanzará el dinero en la quincena? ¿qué estás haciendo con tu vida? ¿qué pasó con aquella persona que tenías a tu lado y por circunstancias que estuvieron fuera del control de ambos terminaste por alejar? ¿dónde está tu brújula, tu motivación, aquello que te hacía soñar en grande, aquello que era tu motor? Mírate, estás solo en tu cama pensando estupideces y lo mejor que se te ocurre hacer es levantarte, prender la computadora, revisar tu correo, abrir el messenger para ver si encuentras un placebo que te haga sentir un poco menos aislado, un poco más cerca de la realidad. Un poco de contacto.

Quieres meterle emoción a tu vida a huevo y como sea, quieres dejar de sentir ese hueco, eso te gustaría, ¿no?...sentir un sabor en la boca distinto al metálico que usualmente está ahí mezclado con la sensación de adormecimiento en la lengua causada por todos los cigarros que te has fumado en el día. Pero no puedes. Algo anda raro, lo notaste el día que te pusiste hasta la madre de pedo y despertaste en una cama que no era la tuya con el traje todavía puesto y tratando de averiguar cómo diablos llegaste ahí. De nuevo el sabor metálico, la crudotototota de tabaco y alcohol y las escenas de la noche anterior reordenándose en tu mente poco a poco, sin mucho esfuerzo pero aaaah, ¡cómo es molesto!

Necesitas ayuda hombre, realmente deberías hacer algo al respecto antes de que te descarriles como una locomotora fuera de control y te caigas al barranco. El final de las vías se ve alarmantemente cerca.




Now Playing: Lucienne - Tiamat


Saludos Enfermos.

4 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

IHateYou dijo...

Llegar un día al trabajo, con una escopeta recortada oculta bajo el vestido, y de un momento a otro empezar a repartir realidad al mundo...quien no ha soñado con esto alguna vez no puede decirse que este vivo en verdad.


Sobre lo del intercambio de links, tan pronto como me suba de nuevo a su blogroll, le anexo. Mi política en esto es bastante clara: tu me subes, yo te subo.

Kentucky Freud Chicken dijo...

Como dijo Quino, esta vida moderna está teniendo más de moderna que de vida.

Es una lástima.

{{El Diablo}} dijo...

Mr. Hate: Ya hay respuesta en tu blog, dale una checada.

KFC: Breve pero conciso...esta vida ya no es vida. Sin embargo, algo habrá de hacerse.


Saludos Enfermos.

Malayerba D'argelos dijo...

sólo respira... y grita

puchar