sábado, enero 09, 2010

El güero



El güero es el teporochito de la colonia donde vivo; lleva años viviendo en las calles aunque dicen mis tías que de joven, era un tipo agradable y con una vida relativamente normal: vivía con sus padres a unas casas de la mía, estudiaba, tenía amigos y tal vez una novia. Un mal día empezó experimentar con drogas y desde entonces anda allá afuera con su bote de thinner, su ropa desgastada y un aspecto bastante desagradable.

Los fines de semana se queda parado afuera de la casa, ya que mi mamá abre el garage para vender hamburguesas, hot dogs, alitas, tamales y demás antojitos (aprovechando el viaje ya les metí el comercial, le queda muy rico todo y tiene buenos precios); a veces le regala al güero un café y un tamal, y mi hermana de vez en cuando le da algún cigarro, por lo que en cierto modo se han ganado su simpatía. Hace un rato, mientras abrían el changarro, lo vieron preparando una fogata con basura y solventes a media calle para protegerse un poco del intenso frío, y mi mamá tuvo la idea de regalarle una chamarra vieja de mi papá; a pesar del sopor producido por el thinner inhalado durante el día se pudo ver una mirada de agradecimiento en su cara. Se puso la chamarra y regresó a su fogata.

Generalmente no estoy a favor de ayudar a vagabundos, indigentes y demás fauna callejera; he tenido un par de encuentros con este tipo de personas y no han sido nada agradables (intentos de asalto que afortunadamente pude librar sin complicaciones), pero el güero es inofensivo y según me ha dicho mi hermana muy respetuoso también, así que no tengo problema con eso. De hecho, al verlo haciendo una fogata en la calle húmeda por la lluvia que cayó durante la tarde y "estrenando" su chamarra nueva, me quedé pensando en que independientemente de que él escogió su camino y está pagando las consecuencias de ello, es un tanto injusto que tenga que sufrir el invierno de esa manera.

Me pregunto si el gobierno del Distrito Federal tendría la capacidad de crear albergues o algo por el estilo (pero albergues de verdad, no chingaderas donde se trata a las personas peor que a animales) donde los indigentes puedan pasar la temporada invernal relativamente a salvo y de paso aprendan algún oficio para reincorporarse a la sociedad de un modo activo y productivo. Me pregunto también, si es que ya existen estos lugares, cómo es que hay tantas personas mendigando por la calle, drogándose, dando mal aspecto y en algunos casos tratando de pasarse de verga con los demás, cuando no debiera ser así. Esto debería ser prioritario para el honorable gobierno de Crap City, y no tonterías como estar discutiendo con los cerdos homofóbicos de la iglesia acerca de si los gay tienen derecho a casarse o no.




Now Watching: American history X


Saludos Enfermos.

2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Luz dijo...

Mi estimaDo,

Me considero afortunada de nunca haber sufrido agresión de parte de estos personajes, como no sea que me recuerden mi propia miseria. ¿"Fauna callejera"? Mmmh... Cuídate de los de cuello blanco almidonado en puestos directivos...

Hay uno muy representativo de mi zona: cabello recortadito (siempre, ¿eh?), saco de rigor, paliacate hippie en la frente y anillos de plástico en los dedos coloridos (usa las argollas de los "chupones" de dulce). Bien portadito hasta lo que me ha tocado. Me dio curiosidad, ¿cuál será su nombre? Un día que lo vea "no activo" le preguntaré. Por lo pronto, "El moreno" es una posibilidad.

{{El Diablo}} dijo...

Luz: Los de cuello blanco y los de cuello mugroso, al final todos son de la misma calaña y hay que ponerlos en su lugar. Sobre lo del teporochito de tu colonia...no estaría mal averiguar un poco sobre él, a veces son personas bastante interesantes. "El moreno"...como contraparte de mi estimado güero, o cómo estuvo jeje?


Saludos Enfermos.