miércoles, abril 21, 2010

La sonrisa macabra



La presión en mis mandíbulas es insoportable; el dolor que me hace sentir como si me hubieran machacado la boca a martillazos me despierta, abro los ojos y volteo alrededor: nada, estoy solo en mi cama, de hecho más solo de lo normal porque por más que me esfuerzo, no logro ver mis muebles, ni siquiera la puerta que está a un par de metros de mi. Debe ser por la bruma, aunque pensándolo bien...¿por qué diablos hay bruma dentro de mi recámara?

Me levanto para lavarme los dientes en el lavabo que hay en mi habitación (y que por cierto, no recuerdo haber instalado); pongo algo de dentrífico en el cepillo, lo acerco a mi boca y...

¿¿¿Por qué mierda me duelen tanto los dientes???

Acerco mi cara al espejo y descubro la razón. No sé cómo diablos pasó, debo haber apretado demasiado los dientes al dormir, ¡pero no era para tanto! es como si mis incisivos y caninos hubieran sido cincelados mientras dormía, y de ser piezas firmes y duras, pasaron a ser una hilera de finísimas agujas en su parte superior, mientras la base parecía intacta. Algunas de ellas incluso se ven como las cerdas de una brocha, los nervios asoman y duelen al contacto con la saliva, con la lengua, con el aire.

Infructuosamente intento acomodar los dientes que están fuera de su lugar, el dolor es cada vez más agudo. Trato entonces de recortar las puntas más finas, quisiera darle una apariencia más normal a mi boca, por lo menos para ir al trabajo por la mañana y después al médico; pero las púas que están donde deberían estar mis dientes no ceden, ni siquiera las más delgadas. ¿Ahora cómo diablos voy a ir a la oficina? ¿cómo haré para mantener la boca cerrada? ¿cuánto dinero me va a costar esto? podría ir olvidándome de la lap top que estaba por comprar o de los boletos para el concierto de Paul McCartney.

...

(El Blues de Jeffrey Dahmer suena en mi celular, la alarma dice que son las 6:30 A.M.)

...


Despiertas empapado en sudor. Te tocas la boca, no importa que tus dedos estén sucios, quieres saber que aquellos están ahí, a salvo y completos. Te secas el sudor que te empapa toda la cara y aunque te cuesta trabajo normalizar la respiración, te levantas para ir al baño a verte en el espejo y cerciorarte. Necesitas darte un regaderazo ya, se te hace tarde para el trabajo.



Now Playing: Skin & bone - The Kinks


Saludos Enfermos.

2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

_| u Z dijo...

Mi estimaDo: Puff!, yo sé de ESE dolor de dientes, pero no suena la alarma del despertador!!! Que no me lea tu amigo psicoanalista =X... Una de dos: 1) estás realmente tenso por el cordero que has de sacrificar =/ para hacerte de tu lap y de tu boletuco de McCartney; 2) tienes miedo de que se te ablanden los dientes con tanta lechuga! Significado aparte, ma-ra-vi-llo-sa "teletranscripción" (a mí sí me dio miedito).

Mi deseo de que tus sueños de vigilia se hagan buena realidad, y un abraZo hasta tu mundo de ensueño ahora.

{{El Diablo}} dijo...

Una de 2...?

Se me hace que las 2! jajaja...estuvo de locos, aunque debo decir que sé de dónde viene el dolor, últimamente el stress me había estado fastidiando y sí sentía que apretaba la mandíbula mientras dormía, supongo que eso se reflejó en el sueño que tuve. Claro, también me stressa la plata, la lap y lo de Macca.

Gracias por lo de la teletranscripción, por "suerte" esos sueños son tan reales que me permiten describirlos con lujo de detalle.

Abrazote más dormido que despierto.