lunes, abril 12, 2010

Censura moneril


Como en La Jornada no quisieron publicar este cartón del monero Hernández (supongo que les pareció demasiado fuerte y no quisieron meterse en pedos, aunque se supone que ahí son bien "izquierdosos"), me es un placer presentarlo a todos ustedes, estimados lectores:


Por favor...como si fuera algo que no supiéramos o pensáramos todos en este país. Sabemos que el enano pelón prefiere mil veces manchar a México de sangre que hacer su trabajo de una manera inteligente, digna y honesta, así que no son de sorprender cosas como los reclamos en su cara por parte de una madre que perdió a sus hijos en la masacre de estudiantes en Ciudad Juárez, o la visceral (pero auténtica) nota que sacó Luis Cárdenas, reportero de Noticias Digital al respecto. Para este cabrón ojete es más sencillo poner su carita de pendejo, hacerse de la vista gorda e ignorar o censurar los reclamos de todos los que estamos inconformes con sus chingaderas, como pasó en Facebook.

Censura todo lo que quieras "presidente", porque de todos modos, de puto y culero no te baja el pueblo entero. En nombre de mi país, te otorgo esto:





Now Playing: We will rock you - Queen


Saludos Enfermos.

3 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

EL Cid Bangueador dijo...

Viviremos en diferentes Paises,pero yo siento lo mismo por mi precidente.
saludos

El Soviético Tuxtleco dijo...

Neta, ¿es en serio? Digo eso porque siempre se ha dicho que La Jornada es un periódico que ejerce la libertad de expresión. Nada más falta que termine siendo periódico chayotero, al igual que el Reforma (eso no debería suceder, perdón por decirlo).

saludos.

{{El Diablo}} dijo...

Cid Bengueador: Gracias por darte una vuelta por acá, sería genial saber de qué país eres. Y si, creo que en toda Latinoamérica sufrimos con nuestros presidentes...nos unimos para mandarlos al carajo o qué?

Soviético Tuxtleco: Pues ya ves...esperemos que no se vuelvan como los de reforma, es de los pocos diarios impresos que tienen contenido aceptable.



Saludos Enfermos.