jueves, mayo 06, 2010

Educación infantil de primer mundo


Aprovechando que recién el viernes pasado fue Día del Niño, vean a estos "angelitos":

(Videos cortesía de Amelie, que me los pasó el domingo en la noche que andábamos de simples)


No me hago el espantado, pero...¿no se supone que los niños deberían tener un léxico menos florido? En mis tiempos (¡qué pinche viejo me sentí!) si uno decía la décima parte de lo que este trío de cabroncitos dijo, le reventaban el hocico de un revés, se iba castigado a la cama y no volvía a ver la luz del día hasta que le caía el veinte de que lo que dijo estuvo mal, o hasta que se les pasaba el enojo a los viejos. Ahora ni madres, el niño puede descoserse diciendo peladeces enfrente de los papás y el resto de la familia, recibiendo el aplauso y las risas de los mayores mientras comentan "ah, qué gracioso nene, es tan ocurrente". El niño, naturalmente, capta eso como un estímulo y lo repite la próxima vez, siempre innovando, buscando la simpatía, aceptación y pertenencia al núcleo familiar por medio de algo que (erróneamente) entendieron como "bueno"; así, no es de extrañar que veamos a mocosos como los de los videos que puse de ejemplo diciendo cosas que harían sonrojar a casi cualquier adulto.

"¡Ah, pero tú también eres vulgarzote Diablo, no te hagas pendejo!", podrán decir varios...y efectivamente, soy mal hablado, escatológico y alburero. La diferencia está en 2 cosas: la primera es que sé con quién, y la segunda es que eso no lo aprendí en mi casa. Cuando de chico (y no les doy nada) llegué a decir cosas como "pinche", "puto", "güey", frente a mis papás, mis abuelitos o mis tíos, para nada recibí aprobación; al contrario, me cagoteaban y ya después me explicaban por qué estaba mal decir esas cosas en público. Naturalmente uno crece y aprende que las cosas malas no lo son tanto y dichas adecuadamente incluso resultan chistosas, así que todas las monerías que aprendí fueron en la escuela, en la calle, e incluso en la oficina; cuando llegué a mi actual empleo, juro que ni siquiera sabía alburear. Por otra parte, procuro no hacerlo frente a niños pequeños (aunque a veces se me llega a salir), generalmente mis víctimas son adultos o en todo caso, pubertos como mis primos.

Retomando el tema, está otro factor: los papás no se encargan del cuidado y educación de sus chamacos, todo se lo dejan a la televisión, donde los niños ven una cantidad obscena de estupideces y vulgaridades sin que a los padres les importe mucho que digamos. Ven a imbéciles como Adal Mamones, Fachundo y toda esa fauna que se autonombra "líderes de opinión" cuando en realidad son una runfla de retardados que, a falta de talento, sobreviven a base de humor barato y vulgar, de pretender ser cagaditos y buenaondita. Ahora, a aguantar las consecuencias: niños idiotas como Jesús Alejandro, quien además de estar feo como la chingada (y vaya que la chingada es fea) y tener cara de que su mamá no tomó ácido fólico durante el embarazo, habla como niño de 3 años balbuceando sus primeras palabras...o Cassandra y la cachetes, que suenan como auténticas participantes de reallity show de Televisa, entiéndase, unas perras barriobajeras de la peor calaña. ¿La cereza en el pastel? adultos pendejos que en lugar de corregir y enseñar algo bueno a los chicos, los graban diciendo mamada y media para después subir los videos a YouTube.

Qué pinche forma de exhibir la falta propia de criterio y "madurez" (entre comillas, porque como diría mi compa el Ray, ni que fuéramos frutas pa' madurar) pero sobre todo, la ínfima educación y orientación que dan a los niños de su propia familia. Y luego preguntan por qué este país está lleno de imbéciles, incultos, teleadictos, acarreados políticos (y sus líderes, por supuesto), mediocres.

Por eso he decidido, como parte de mi servicio hacia la sociedad y por amor a mi país, que al primer cabrón que vea enseñándole groserías de ese calibre a un niño y/o fomentándole eso, le voy a florear el hocico de un chingazo.



Now Playing: Resolve - Kaya Project


Saludos Enfermos.

4 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Luz dijo...

Mi estimaDo, me consta que tú además de ser "mal hablado, escatológico y albuero" también eres una finísima persona.

Ahora, difiero contigo en eso de que hay papás que ya no educan a sus chamacos. Más bien, es que ASÍ los educan: desde el "mevalesmadre, sólo te hago caso para que diviertas mi sentido del humor de 2 neuronas x 5 centavos, defiéndete tu sólo cabrón... que yo tengo que ver la TV, despiértame cuando ya estés en edad de aportar varo a la casa".

La otra, además de florear hocicos, yo te pido que cuando te encuentres a Juan Alejandro (que al menos parece tener la fortuna de no tener un apodo inmundo) no lo jodas más, ¡'tás viendo y no ves!...

Un abraZote resbaloso.

El Soviético Tuxtleco dijo...

Esos niños son un gran ejemplo de vida.

Miluna dijo...

Ese tipo de vocabulario sinceramente me da asco escucharlo en morritos pero bien morritos.
No negare que mi léxico no suele ser el más refinado siempre pero al menos procuro, como tu, hacerlo con las personas indicadas.

Respecto a la educación del morrito en cuestion pienso que también se debe tener en cuenta el lugar donde viva...

Si bien, esta mal el hecho de que los dejen ser asi debo admitir que es cierto, los padres en vez de corregirlos suelen educarlos para que sean asi.

Que triste...
Pero bueno, cada quien cosecha lo que supone que es mejor aunque al final descubra que tal vez no lo fue tanto.

{{El Diablo}} dijo...

Luz: Por eso es que la tele es la niñera más famosa del mundo...tanto para chicos como para "adultos". Ah, y gracias por lo de finísima persona, me lo voy a creer. Abrazote no-resbaloso para que amacize chido.

Soviético Tuxtleco: Con esos ejemplos de vida, cada vez me convenzo más de que hay gente que merece ser esterilizada, por el bien de la humanidad.

Miluna: A lo mejor el lugar donde vivan los morros es un factor importante, pero una cosa es eso, y otra es perder la educación más alemental y rayas en lo excesivamente vulgar.


Saludos Enfermos.