martes, mayo 11, 2010

Libros libres



Hace tiempo leí por ahí acerca de una iniciativa llamada Bookcrossing (o Libros Libres, en su versión mexicana), que consiste a grandes rasgos en liberar un libro cualquiera, dejarlo olvidado para que alguien más lo encuentre y tenga oportunidad de leerlo. La idea, además, es que al terminar el libro se quede de nuevo por ahí, como no queriendo la cosa, para que siga dando vueltas, llegue a más personas y a todos se nos presente una variedad de opciones que abra nuestro horizonte literario además de ayudarnos a mejorar la ortografía, incrementar nuestro vocabulario y todas esas maravillas que nos proporciona la lectura hecha un hábito.

A pesar de ser un excelente método tiene su lado impráctico, como el tener que registrarlo en la red para que se le asigne un número clave y que éste se le pegue al libro, que quien lo encuentre lo rastree vía internet y haga comentarios sobre dónde lo encontró, dónde lo olvidó, qué le pareció y demás. Digo que es impráctico porque todos esos pasos son un desmadrito medio engorroso y pueden generar una hueva descomunal, así que simplifiqué un poco el concepto:

El otro día bajé un pack de e-books y como soy pobre y todavía no puedo darme el lujo de comprar un Sony Reader, me di a la tarea de imprimirlos usando las hojas reciclables que se generan en la oficina. Ya leí algunos de ellos, hoy se me ocurrió seguir la idea y dejar las impresiones abandonadas en el metro, en algún parque, en el micro; cualquier lugar es bueno para que alguien pase por ahí y les de una leída, cosa que hace mucha falta en este país donde las ediciones más vendidas son el Libro Vaquero y el Teveynovelas (ya ni la chingamos, ¿verdad?). Así nada más, sin registro, sin rastreo, sólo con la esperanza de que las recoja algún curioso con ganas de leer.

Total que ahí está la iniciativa; si se encuentran las impresiones échenles un vistazo y después compártanlas, prometo liberar lecturas de calidad y no mamadencias estilo Carlos Cuauhtémoc Sánchez. Claro que si alguien tiene una idea mejor sobre cómo compartir los libros por supuesto que aplica, todo sea por esparcir un poco de cultura y sacarnos de encima la etiqueta de país no-lector que tiene México.



Now Playing: Killing in the name of - Rage against the machine


Saludos Enfermos.

7 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Pal dijo...

me hiciste reir
recordando esos viajes
nocturnos por el metro

leyendo
charlando

despierto

o despierta

más bien. Saludos ;)

Pal dijo...

El concepto

esta

poca madre

:D

hace falta que lleguen
nuevas historias...

Alberto dijo...

Hace algunos años yo lo hice siguiendo las instrucciones previas al registro de libros en internet. Simplemente le pegabas una etiqueta en la última hoja explicando porque habías liberado el libro e invitándo a hacerlo nuevamente al terminar.

Debo haber dejado seis o siete libros en plazas comerciales y cafeterías en el plazo de dos meses pero no sé que sería de ellos. Tal vez algún día decida hacerlo otra vez.

¡Saludos!

Luz dijo...

Mi estimaDo, al comienzo del programa de fomento a la lectura "Para leer de boleto" en el STC-Metro, le preguntaron con tono de preocupación a Monsiváis que qué pasaría si la gente se "robaba" los libros (es decir, no los devolvía al anaquel asignado antes de cruzar el torniquete). Y el Monsi respondió: "Si eso sucede, significará que el programa ha sido un rotundo éxito." Gracias por fomentar la lectura... la locura. Este fin de semana "olvidaré" un par de libros.

pd. Muy a su estilo, el maestro Tomás Mojarro tiene un taller de lectura los domingos de 1 a 2:15 pm en la Librería "El Juglar", Manuel M. Ponce # 233, col. Guadalupe Inn (Metro Barranca del Muerto o MBus Olivo), $35.

{{El Diablo}} dijo...

Pal: Qué bueno que te gustó...igual es algo que cualquier de nosotros puede hacer.

Alberto: No estaría mal liberar algunos más, sobre todo por la calidad de lo que lees (me entero andando de metiche por tu blog).

Luz: Totalmente de acuerdo con lo que dijo Monsiváis, ese era el chiste del asunto...pregunta: ¿tendrás los detalles de lo de Mojarro? sería interesante hablar un poquito sobre eso en el blog. O bien...eso queda cerca de mi oficina, espero tener tiempo de ir a echar un vistazo.


Saludos Enfermos.

666 dijo...

Mi estimado... ahi vengo con mi negatividad a rondar tus posts jajaja.

La neta es que no creo funcione un pito esta cuestión por lo siguiente:

1. La gente no va a dejar sus libros chingones para que alguien más los recoja (Yo no dejaría mi colección de Henry Miller para que se la tope cualquier pendejo que lo va abandonar a la 3ra pag. porque le dio hueva)

2. Si alguien deja un libro bajo estas circunstancias, será lo jodidón de su biblioteca personal (desde La Odisea hasta Macario)con el único fin de deshacerse de él.

3. Si la gente apaña las cosas, no es muchas veces para darles uso, sino para saciar su sentido de pertenencia.

4. No mames con lo de Monsivais (ese wey ya dice puras sandeces, jajaja, cuando?) El programa ni fue un rotundo éxito ni se incrementó la cantidad de lectores. La banda los apañó porque es lacra. Si el chiste era medir que tan chacal puede ser el mexicano, el aparato funcionó a la perfección arrojando una cifra del 100%.

5. La neta si quiero que alguien más lea mis libros, se los regalo, así de fácil.

Ahí nos vemos y que dios los perdone...

666

{{El Diablo}} dijo...

Son argumentos válidos mi buen, y muy posiblemente las cosas sí sean como dices. Pero como te comenté en el messenger, si no se da la oportunidad de que este tipo de situaciones cambien, entonces cuándo? En algún momento debe haber un comienzo.


Saludos Enfermos.