sábado, mayo 08, 2010

7 de mayo



La madrugada de ayer fue una de las peores en mucho tiempo, sentí como si ese sueño se me hiciera realidad. Una fuerte punzada en el colmillo superior derecho me despertó a las 4 de la mañana; no era la primera ocasión, anteriormente me había pasado y lo había controlado con una cepillada extra de dientes y un cigarrito para calentar la encía. No me funcionó esta vez, y después de estar como media hora revolcándome en la cama terminé, vergonzosamente, despertando a mi mamá para ver si podía darme algo que me aliviara el dolor. Como ella es enfermera retirada seguro tendría una medicina o algo; abrió la puerta, le expliqué lo que pasaba, buscó una pastilla en sus cajones y me la dio para que me fuera a dormir tranquilo.

¡Ni madres que dormí! la cabrona pastilla no hacía efecto y yo seguía dando vueltas en la cama: me quedaba un rato boca arriba, otro de lado, me volteaba hacia la izquierda, a la derecha, me sentaba, me levantaba de la cama y nada. Mentalmente repetía "tranquilo, vas a estar bien, el dolor es mental" mientras la punzada se extendía por todo mi maxilar derecho y subía hasta mi sien. Así estuve cerca de una hora.

Durante ese lapso, mientras trataba de distraerme del dolor, me puse a pensar en lo patético y chistoso de la situación. Yo, a mis 26 años, trabajador, fumador, bebedor, cogelón, (diría rebelde pero me acuerdo de aquella bola de nacos y me da asco la palabra), egocéntrico, enérgico, orgulloso, todo un cabrón en pocas palabras...despertando a mi mami porque me siento mal y quiero que me de una pastilla y me cuide. Lo de la pastilla estuvo bien, lo de la cuidada...lo pensé, tenía ganas de que se sentara en mi cama, me hiciera piojito o algo y me dijera que todo estaba bien, que no me iba a explotar la boca o la cabeza y que ella estaba ahí, pero suficiente era con haberla despertado a esa hora.

Seguramente una madre cuidando de su hijo enfermo es una situación de lo más común; pero no pude evitar darle vueltas en la cabeza durante esa hora, darme cuenta de lo vulnerable que fui por unos momentos y de que en momentos así puedo ir a tocar la puerta de la recámara de enfrente, pedir un apapacho y recibirlo. Aunque ella a veces sea gruñona y yo otro tanto, aunque las personalidades sean tan parecidas que a veces chocan, para mi siempre va a ser la única y la mejor que puedo tener.

Por eso no me esperé hasta el 10 de mayo, me brinqué el cliché y se lo dije ayer por la mañana.

Photobucket





Now Watching: Keeping the faith


Saludos Enfermos.

5 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

El Soviético Tuxtleco dijo...

Qué mal plan contigo, mi buen compa.

Luz dijo...

Mi estimaDo, el calorcito y la sabiduría ma/paternos son pedacitos de paraíso hasta para l@s más autónom@s e independientes. Sáltate los clichés siempre.

{{El Diablo}} dijo...

Soviético Tuxtleco: Efectivamente, lo pasé de la mierda. Lo bueno es que ya casi resuelvo mi asuntito.

Luz: Completamente de acuerdo, hoy no me brinqué el cliché, le tocó regalo a mi mamá...peeero espero poder hacerlo más seguido.


Saludos Enfermos.

Anónimo dijo...

no importa la edad para mama siempre seremos sus bb asi tengamos mas canas jejeje pero mal plan el dolor de muela es horrible cuate

Paco

{{El Diablo}} dijo...

En ambas cosas tienes razòn mi estimado. Por suerte ya no tengo problemas con mis muelas y en cambio, sì tengo mamà para rato (¡espero!).


Saludos Enfermos.