martes, junio 29, 2010

Los verdaderos culpables



Como me temìa (aunque me negaba a creer), la Selecciòn Mexicana quedò eliminada del Mundial en la instancia de los octavos de final, igualito que en los 4 torneos anteriores. Nuevamente la aficiòn mexicana se siente decepcionada, triste, enojada, frustrada. Y con razòn, si èramos tantos los que creìamos contar con una plantilla digna de competir con los màs grandes representantes del fùtbol en el orbe, pero no, nuevamente tenemos un amargo sabor de boca.

Dèjenme aclarar 2 cosas antes de continuar:

1.- Este post va a ser largo y tendido, asì que si lo van a leer, se lo echan completito (digo, no es a huevo pero estarìa bien para que agarren toda la idea).

2.- Este post no pretende ser la diatriba de un pambolero dolido (otra vez), lo que quiero hacer es un anàlisis lo màs objetivo posible, porque francamente no termino de comprender còmo es que teniendo todo el material humano para estar dentro de los cuartos de final, otra vez estamos fuera.

Mucha gente menciona chingos de factores cuando se le pregunta por què fuimos penosamente eliminados una vez màs. Que si el àrbitro, el juez de lìnea, las repeticiones, los argentinos, el director tècnico, los jugadores. Y en cierto modo todos tienen su pedazo de razòn, pero vamos por partes:


1.- El cuerpo arbitral cometiò un error garrafal al dar por bueno un gol que no era, cosa que ya todos vimos muchas veces en televisiòn (y en las pantallas del estadio, algo que no debiò suceder y por lo cual la FIFA ya armò un desmadre); se entiende el enojo y la frustraciòn que esto produce, pero siendo objetivos, voy a repetir lo que he dicho chingomil veces antes de esto: un equipo con los huevos bien puestos le gana a su rival, y de paso al àrbitro. Asì que esa mierda de que se desmotivaron porque les clavaron un gol que no era, se apendejaron y despuès Osorio le sirviò un bombòn a Higuaìn frente al arco pretextando eso, no es vàlida como argumento. Lo mismo aplica con lo de que les pusieron la repeticiòn en pantalla, se enteraron de la pendejada que cometiò el juez de lìnea y se calentaron.

2.- Los argentinos hicieron lo que tenìan que hacer: aprovechar el error arbitral y seguir la jugada como si nada; si Messi se dio cuenta o no de que Tèvez estaba en fuera de lugar al pasarle el balòn para que rematara es irrelevante, eso igual pudo suceder en una jugada limpia y el resultado hubiera sido el mismo; de no ser asì, Tèvez no hubiera tenido el talento para sacar el riflazo que fulminò al Conejo Pèrez para conseguir la tercera anotaciòn de la albiceleste. Los argentinos no jugaron con su mejor fùtbol, o tal vez los mexicanos tuvieron por instantes el talento para hacernos creer que se les podìa dominar; lo cierto es que ellos clarificaron las ocasiones de gol que tuvieron, mientras Salcido estrellò su disparo contra el travesaño y Guardado sacò un bonito tiro con efecto que se abriò justo frente a la porterìa. Los argentinos amarraron el juego sofocando la inminente reacciòn mexicana como mejor pudieron: cancheando y exagerando las faltas que recibìan, cosa que no deberìa asustar a nadie, porque...¿cuàntos equipos en el mundo hacen lo mismo? ¿que no es èticamente correcto? no, por supuesto que no lo es. Pero se hace. Si Mèxico hubiera ido ganando y hubiera guardado el balòn, lo hubiera protegido y hubiera entorpecido el juego, todos lo hubièramos aplaudido, seamos honestos.

3.- Javier Aguirre es un pendejo arrogante, de eso no cabe duda, pero tampoco puede culpàrsele totalmente del fracaso sufrido. Recuerden cuando llegò a tomar el control de la Selecciòn y a enderezar el desmadrito que tenìa Eriksson, con el equipo nacional al borde de la eliminaciòn (cosa que hubiera sido maravillosa, de haber sabido que iban a pasar estas chingaderas). Nos clasificò al Mundial y todos lo adoramos, esa es la verdad. Su grandìsimo defecto es que cree que el culo le huele a Chanel nada màs porque sus predecesores estaban màs pendejos y porque èl tuvo un mediano èxito dirigiendo al Atlètico de Madrid en la liga española, cree ser un divo (esto es culpa, en parte, de Justino Compeàn, Nèstor De la Torre y demàs mafiosos que controlan a la Selecciòn Mexicana) que puede hacer, deshacer y cogerse al equipo nacional como mejor le venga en gana. Eso y su fijaciòn por Guillermo Franco dieron al traste con el aprecio que la aficiòn le tenìa, pero insisto, èl no puede ser tomado como ùnico chivo expiatorio.

4.- Los jugadores. Aquì el tema es màs espinoso, usualmente es de apreciaciòn personal, ya que el jugador que a mi me parezca bueno (o pèsimo) podrìa ser distinto del que los demàs tengan en mente y viceversa, pero procurarè ser lo màs realista posible. De los jugadores que fueron convocados para el Mundial y vieron acciòn, los de actuaciòn digna y merecido reconocimiento (a mi juicio) son:

- Oscar Pèrez, de quien se llegò a decir en broma que sufrirìa un infarto a medio partido inaugural debido a su "avanzada" edad, pero callò muchas bocas luciendo como un arquero maduro y sobrio que supo desempeñarse correctamente y que poco o nada de culpa tuvo en los goles recibidos por la oncena verde. Lo malo es que para el siguiente Mundial ya no va a tener pila y habrà que buscarle un sustituto, siendo el adecuado Luis Michel (no, Ochoa no, no sean pinches necios, ese gûey ni siquiera sabe atacar un balòn que viene botando).

- Los defensas Màrquez (salvo por aquello de andarse madreando a su compa Messi en el ùltimo partido nomàs por ardido que andaba); Salcido y sus potentes disparos al arco; el Maza Rodrìguez (a excepciòn del cabezazo a bocajarro que dejò ir frente a los uruguayos en el ùltimo juego de la fase de grupos, pero en su descargo se puede decir que no es un delantero); y Hèctor Moreno, discreto pero cumplidor.

- En el medio campo, Torrado luciò sòlido metiendo fuerte la pierna cuando debìa y dàndole salida al juego; Guardado se cuece aparte, es un mediocampista con talento, visiòn, creatividad y sabe sumarse al ataque, tanto que en el Deportivo La Coruña es titular indiscutible y va en ascenso.

- En la delantera, Pablo Barrera resultò ser una grata sorpresa, es punzante, impredecible y en definitiva, merece màs seguimiento; Gio se vio afectado por la injusta baja de su hermano Jona pero siguiò mostrando destellos del chingòn fùtbol que trae, y el Chicharito Hernàndez tiene toda la madera y el linaje para convertirse en un grande del fùtbol mexicano, esperemos que tenga la oportunidad de desarrollarse plenamente o por lo menos nutrirse allà en Manchester.

Con el resto de los jugadores pasa una de las siguientes cosas: o fueron banca y tuvieron poca o ninguna actividad (caso Aguilar, Torres Nilo y Michel, que me parecen los màs interesantes), o ya estàn rucos y van de salida, por lo que ni caso tiene analizarlos (¿verdad Cuau?) o bien, pertenecen al selecto y distinguido grupo de los que merecen ser sodomizados con una vuvuzela mientras hacen sàndwiches usando el pan de la marca del osito. Soy tan predecible que ya veìan venir la lista y estoy seguro de que todos coincidiremos, pero de cualquier manera ahì va:

- Ricardo Osorio: ¡chingatureputamadre! vaya forma de darle el balòn a Higuaìn para que llegara solito frente al Conejo a rematar, eso se llama no tener madre...se me hace que le voy a cambiar la vuvuzela por una salchicha Frankfurt de ediciòn limitada por pendejo y traidor a la patria. Si no tuviera esa cara tan autòctona, jurarìa que su puta madre es argentina y por eso hizo lo que hizo.

- Carlos Vela es un maricòn con patitas de cristal, ademàs de que cada que viene un compromiso grande se le suben los escasos huevos que tiene a la garganta. No es posible que crea que el hecho de jugar en el Arsenal es suficiente para merecer un lugar representando a Mèxico, las cosas se demuestran en la cancha y este cabròn ni con la verde, ni con la de los Gunners.

- El Bofo Bautista es lo mismo que un costal de papas: no corre, no es preciso con los pases, no hace absolutamente ni madres. Si Aguirre querìa justificar el haberlo llevado al Mundial, meterlo a hacer pendejadas en el partido màs importante no era la manera.

- Guillermo Franco...bueno, hablar de èl es como volver a mencionar lo de Aguirre, asì que me concretarè a decir 2 cosas: la primera es que ya vimos lo que pasa cuando se anda pidiendo chichi a otros paìses aunque sòlo obtengamos sus desechos, porque seguro este hijo de puta no hubiera llegado ni por error a la selecciòn de Argentina; la segunda es que tanto exprimirle el salami con el culo a Aguirre trae consecuencias, y la màs grave de estas es que acabò cansado antes de empezar a jugar. Si Aguirre querìa llevar a Sudàfrica una puta que lo deslechara, le hubiera pedido autorizaciòn a la FMF en lugar de llevar a su muerdealmohadas personal a hacer el ridìculo en la cancha y quitarle el lugar a alguien que lo mereciera màs.


Si analizamos las cosas, podemos notar que algunos de los jugadores màs sobresalientes vienen de las fuerzas bàsicas de los clubes mexicanos con mayor tradiciòn canterana: de Atlas salieron Màrquez y Guardado; de Chivas, Salcido, el Maza y el Chicharito; y de Pumas, Moreno, Torrado y Barrera. ¿Cuàl es la moraleja entonces? ah, pues darle una proyecciòn adecuada a los jugadores mexicanos que merecen desarrollar dignamente su potencial, y dejar de traer extranjeros mediocres (en la mayorìa de los casos) que sòlo estorban y para nada enriquecen a nuestro fùtbol. Los Franco y los Vuoso son ejemplos muy claros de lo que digo, y si no, pregùntenle a la Selecciòn y al Santos respectivamente.

Tambièn serìa bueno dejar de inflar a los jugadores que valen la pena con pendejaditas que nada tienen que ver con el fùtbol. Ya sè que el fùtbol es un negocio muy rentable pero por favor vean el daño que le hacen, señores directivos y dueños de los equipos. Rafa es una estrella consolidada y a lo mejor ya andando en esas està bien que tenga la libertad de vender su carita a medio afeitar en la tele; pero de ahì en fuera nada tienen que hacer las jòvenes promesas frente a las càmaras si no es pateando un balòn. Gio enredàndose en escàndalos pendejos con la putita junkie de Belinda, Chicharito y el resto de la banda bailando como pendejos con 2 rebanadas de pan en la mano. Todo sea por vender cualquier madre y tener contento al dueño de su contrato, mientras la aficiòn se hace chaquetas mentales soñando con ganarle a una potencia que ya nos tiene la medida bien tomada.

Como dije, el fùtbol es un negociazo (y no, no descubrì ningùn hilo negro): los souvenirs, las idas al estadio, los productos de los patrocinadores, el rating de las televisoras, el jersey oficial del equipo de tu preferencia. Mientras estos cabrones (refirièndome màs a los dueños de los equipos y todos los changarros que se alzan a su alrededor que a los jugadores) sigan teniendo la plata fàcil obtenièndola de la pasiòn o fanatismo (como quieran llamarle) de los aficionados, las cosas no van a cambiar. Ayer estaba platicando con un amigo y se me ocurriò preguntarle còmo castigarìa a la FMF por el timo de que fuimos objeto una vez màs, y llegamos a la conclusiòn de que la mejor manera serìa quitàndoles lo que màs les gusta.

Este fue el ùltimo jersey de la Selecciòn que comprè (de hecho es el primero tambièn, me dejè seducir porque en serio les creì y porque soy fan de Adidas), este juego contra Argentina fue el ùltimo que seguì por televisiòn abierta; de ir al estadio a verlos jugar, mejor ni hablar. No hasta que muestren ser un equipo digno de representar a una naciòn hambrienta de triunfos, gloria y respeto. Como aficionados tenemos, ademàs del derecho de exigir, la mayor parte de culpa de lo que sucede con nuestro fùtbol. Nos indignamos porque no pasamos del cuarto partido, pero alentamos la mediocridad de nuestros futbolistas y de los hombres de pantalòn largo. Nos vanagloriamos de haber quedado en un lugar mejor que los franceses, por ejemplo, sin tomar en cuenta que son una potencia venida a menos y que no somos capaces de equipararnos a los actuales monstruos del fùtbol. Lloramos porque perdimos, lloramos porque el àrbitro se pasò de verga, lloramos porque nos desmotivaron (¡pobrecitos!), lloramos porque los argentinos se vieron màs cabrones aunque no jugaron bien, y sin embargo no hacemos nada.

Las cosas no suceden nada màs porque sì ni se generan espontàneamente, asì que a menos que las cosas cambien de una manera dràstica, que el fùtbol deje de ser un negocio para volver a ser un deporte, que sigamos el consejo de Eric Cantona durante el Mundial pasado y Juguemos bonito (no nada màs en la cancha, sino fuera de ella tambièn), podemos ir preparàndonos para una decepciòn màs en Brasil 2014.




Now Playing: Jailhouse rock - ZZ Top



Saludos Enfermos.

6 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

666 dijo...

Yo creo que la mayor rebanada del pastel culposo, se la lleva la fanaticada del Tri por el simple hecho de dejarse llevar por la pasión desmedida en un juego que si bien esta lleno de ondas sentimentales, al final se decide con fríos y tajantes números. Todos tenían una opinión respecto a las estrategias que debía seguir a selección y "argumentos" y opiniones pero ps la neta poco se puede hacer desde el otro lado de la televisión... ellos pierden porque juegan mal, los fans pierden porque no quieren reconocer que ellos, la gran mayoría de las veces, juegan así.

¿Qué te digo?

Lo bueno que es el último mundial que México y el mundo juegan porque en el 2012 un rayo alineador y ajusticiador proveniente desde el centro del universo nos librara de estas vanidades tan curiosas que el ser humano inventapara pasar el rato... ZAZ!

Saludos enfermo.

Luz & Fuerza

666

quchocartones dijo...

De acuerdo con tu analisis, ojalá que la selección se manejara en terminos estraictamente deportivos y no político-comerciales, ojalá y llegue ese día, porque hasta ahora este mismo manejo lo único que ha dejado es lana, pero para unos cuantos, deberían de repartir utilidades ante el fraude que nos hicieron a los aficionados!!
Hata pronto Diablo!

lamaga dijo...

Clap clap clap. Lo más atinado que he leido hasta ahora.

{{El Diablo}} dijo...

666: En lo de que la mayo parte de culpa la tenemos los aficionados estoy totalmente de acuerdo...en lo del 2012...¿a poco crees en esas cosas?

Qucho: Eso del reembolso serìa genial, por lo menos que me devuelvan la plata que me gastè en el jersey.

Lamaga: Orale, pues gracias, eso me halaga bastante. Chido por visitar el blog, espero contar con tus opiniones màs adelante.



Saludos Enfermos.

Kyuuketsuki dijo...

Me sorprende que una persona realmente conocedora de fut como tú le creyera a esta selección. Yo, sin saber casi nada de los tejemanejes que rodean a los pamboleros, predije estos resultados (los puedes consultar en mi facebook... creo. O ya no supe si los publiqué primero en twitter):

México - Sudáfrica: 1-1
México - Francia: 2-1
México - Uruguay: 0-1

De lo que sacaba que les tocaría jugar con Argentina y se las meterían enterita. Predije 2-0. No estuve tan alejado de la realidad en ningún partido.

Por ahí mencionas: "de haber sabido que iban a pasar estas chingaderas". Insisto, se me hace muy raro que te sorprenda. Salvo dos o tres jugadores, son unas pinches divas sobrepagadas y sin huevos. Y mientras les sigan dando todo, nunca van a pasar de los octavos de final. Paradójicamente.

{{El Diablo}} dijo...

Mi estimado, pues no hay sorpresa...realmente les creì, supongo que por asno y porque me dejè llevar por esa sensaciòn que por unos dìas nos hermana a todos. Aunque como dices (y gracias por el cumplido) me precio de saber de fùtbol, dejè que esa sensaciòn de "vamos todos juntos, que ya nos merecemos algo grande" me restara objetividad en cuanto a lo que esperaba de la selecciòn. Tienes toda la razòn, en cuanto se les levante la canasta a estos cabrones otro gallo nos cantarà. Eso, o mejor que empiecen a reclutar jugadores llaneros, son màs de huevos.


Saludos Enfermos.