jueves, junio 24, 2010

Click


Mañana no voy a dormir.

Esta tarde nos dieron la noticia a mi compa el Oscarnitas y a mi de que se viene un proyecto importante en la agencia donde trabajamos que requiere de todo nuestro esfuerzo, sin escatimar en ello...lo cual puede traducirse como que mañana vayamos còmodos a la oficina, con un cambio de ropa en la mochila y listos para amanecer tecleando. Nada extraordinario en realidad, ya nos ha pasado antes y gracias a un buen trabajo de equipo y a unos huevotes bien grandotes hemos salido bien librados.

Llevo ya 3 semanas chingàndole macizo, un poquito porque de un rato para acà la hueva me invade cabronamente estando en la oficina (particularmente despuès de comer, he tomado la sana costumbre de echarme un sueñito de 15 minutos antes de seguir trabajando) y otro poco porque afortunadamente la carga de trabajo va en aumento, lo que nos garantiza nuestro status de necesarios (mas no indispensables) por un rato màs. La cosa es que estando tan saturado de trabajo, siento que estoy volviendo a mi estado robotizado (ya he estado antes asì, hubo una navidad en que salì de la oficina, vine a casa a trabajar, a la hora de la cena convivì un rato con la familia hasta que vaciè el plato...y volvì al estudio a trabajar) y no me hace mucha gracia. Todo el tiempo estoy ocupado, eso es bueno, mi mente trabaja casi 20 horas al dìa, soy productivo, la gente valora mi trabajo, y naturalmente mi ego laboral lo agradece y se infla como globo aerostàtico.

El pedo viene cuando termino esas jornadas brutales de trabajo e intento descansar; trato de relajarme, pensar en cosas distintas a planogramas, gràficas, presentaciones...comienzo pensando en dinero, en las cosas que quiero comprar, en los proyectos que tengo a corto y mediano plazo, y termino pensando en lo que estoy haciendo con el resto de mi vida (y neta, còmo me caga pensar en esas cosas). Me refiero a lo que no es material (eso va saliendo poco a poco, no me puedo quejar), hay cosas que suelo descuidar y cuando me doy cuenta, no es tarde pero sì resulta un tanto incòmodo. A veces no convivo como quisiera con mi familia o con amigos que hace años (sin exagerar) no veo, por lo mismo salgo relativamente poco y cuando lo hago, generalmente es con los de la oficina a tomar unos relajantes tragos que muchas veces terminan en peda monumental. Llego a casa, me conecto a Internet porque el alcohol me espantò el sueño (pero sigo chupando), me duermo casi cuando comienza a clarear, al otro dìa me levanto puteadìsimo y sin ganas de hacer absolutamente ni madres, y en eso se me va el fin de semana la mayorìa de las veces.

No me preocupa demasiado la situaciòn, entiendo que son cosas que se pueden corregir poco a poco y con constancia, sòlo me dio por escribir sobre eso porque venìa pensàndolo en el camino de regreso de la oficina y se me cruzo por la mente una pelìcula que vi hace tiempo. A ver si alguien la recuerda:


Adam Sandler es uno de mis actores favoritos gracias a su carisma y naturalidad, y Click se volviò una de mis pelìculas favoritas de èl, no sòlo porque es divertida o porque sale Kate Beckinsale (musa de mis perversos pensamientos nocturnos en màs de una ocasiòn), sino porque en cierto modo me hace sentir que mi situaciòn no es tan alarmante, anormal o como se le pueda llamar. ¿Cuànta gente vive atada a las cuentas que hay que pagar, a la rutina, al ensimismamiento producido por el trabajo? nos movemos en automàtico, nos programamos para levantarnos a las 6, salir de casa a las 7, llegar a la oficina a las 9, salir a fumar a las 10 para contrarrestar un poco el stress...y al terminar el dìa, de regreso a casa.

Supongo que la ùnica ventaja (comparando mi vida con la del personaje principal) es que no soy casado ni tengo hijos, si no, a lo mejor ya me hubieran desterrado de casa y mandado a la oficina con una cobija y una almohada. La desventaja es que no tengo un control remoto que solucione mi vida, adelante el tràfico de la ciudad, le baje el volumen a un@ que otr@ imbècil que pulula por la oficina ni ninguna de esas monadas. Asì que mientras lo inventan...tendrè que resignarme e irme a dormir de una buena vez, que mi dìa (o mejor dicho, mis 2 dìas ininterrumpidos) va a estar brutal.

Y claro, si no han visto la pelìcula, denle una oportunidad ustedes que tienen algo de tiempo libre. Los odio por eso (pero nomàs tantito).


Now Playing: To get better in a little while (live) - Derek & The Dominos feat. B.B. King


Saludos Enfermos.

0 han opinado. ¡Da click y hazlo también!: