martes, julio 20, 2010

Y yo, ¿què sè del amor?



Ayer estaba leyendo el post que publicò el doctor FreudChicken, donde invita a sus lectores a reflexionar acerca de lo que saben sobre el amor. Pasè a dejarle un comment, el cual dice algo màs o menos asì:


"Creo que no tengo la menor idea de lo que es el amor, es decir...en algùn punto todos creemos saberlo, pero en realidad es algo que no he llegado a comprender, y dudo que pase en un buen rato.

Que viva el sexo sin amor, compromisos ni apapachos. He dicho."


Pensando en lo que escribì, me parece que fui bastante mezquino en mi respuesta, aunque para no robarle demasiado espacio al buen doc decidì colgarme de su tema y ahondar màs en el asunto aquì; despuès de todo es de los asuntos que apasionan y suelen extenderse, asì que de una vez.


Para comenzar debo decir que lo poco que sè del amor no es màs que lo que he ido aprendiendo experiencia tras experiencia; afortunadamente nunca acostumbrè ver pelìculas romànticas, series, telenovelas y demàs porquerìas rosas que distorsionan la idea original que uno pudiera tener, asì que, aunque no creo contar con la respuesta màs acertada a la pregunta, por lo menos puedo garantizar que no està tan contaminada y es bastante honesta.

El amor, desde mi perspectiva, tiene una palabra que resulta ser la clave de todo el desmadre que conlleva: compartir. Se comparten gustos bàsicos como la mùsica, el cine, la lectura, la comida. La ideologìa, la religiòn o antirreligiòn, las tendencias polìticas o apolìticas; todo compartido, sin afàn de imponerle nada al de enfrente. Si acaso se puede aspirar a un intercambio de ideas en cualquiera de estos aspectos y si bien nos va, que coincidan 2, 3 o hasta 4 para poder decir "ah cabròn, parece que aquì tenemos algo en comùn". En este punto es donde surgen la afinidad y la amistad; un buen comienzo.

Pasando este primer filtro vienen cosas màs complicadas: no es lo mismo estar de acuerdo en aspectos hasta cierto punto superfluos como los que mencionè antes, que sentir que uno se complementa increìblemente bien con esa persona. Para eso se necesita empatar muchas màs situaciones, y no resulta nada fàcil. Como yo veo las cosas, lo verdaderamente cabròn viene cuando hay que checar todos los demàs detalles: que si es leal y respetuosa hacia la relaciòn de pareja (no me gusta la palabra fiel, me parece muy impersonal), si es alguien con quien pudiera compartir desde una ida al bar màs caro de la ciudad hasta simplemente salir a caminar al centro sin importar nada màs que el gusto de estar juntos, si es una persona con quien la quìmica sea tan encabronadamente buena que cuando los cuerpos estèn cerca se atraigan como si despuès de estar juntos se fuera a terminar el mundo; si tiene una conversaciòn rica, envolvente, capaz de contarme un mal chiste y despuès capturar mi atenciòn durante horas (porque no voy a estar empiernado todo el tiempo, aunque podrìa). Todo esto cuenta dentro de lo que se puede compartir, lo que se puede medir para saber si hay suficiente afinidad con N persona como para llegar eventualmente al enamoramiento; o al menos en mi caso, asì funciona (...ya recordè por què sigo siendo un soltero fan del sexo sin amor).

Menciona el doc que el concepto que las personas solemos tener sobre el amor generalmente va aderezado con un toque narcisista y egòlatra, y estoy de acuerdo al respecto. Sin embargo, tambièn creo que eso es algo inherente al comportamiento humano; todos, sin excepciòn, somos egocèntricos (la ùnica variable es el tamaño e intensidad del ego), necesitamos autocomplacernos y una forma de hacerlo es a travès de la elecciòn de una pareja en base a lo que nos gustarìa obtener de ella y de la relaciòn. Claro que no podemos pretender encontrar a alguien que sea nuestra imagen y semejanza en cuanto a pensamiento se refiere, pero en definitiva siempre habrà un proceso de selecciòn para elegir con quièn empatizar y compartir.



Now Playing: All you need is love - The Beatles


Saludos Enfermos.

4 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Luz dijo...

Por lo que leo, estamos hablando del amor en pareja (o trieja, o tetraeja, etc.)

Ahora que lo pienso, en lo que yo sé de amor hay muchas palabras con "c": "compartir", "ceder", "complementarse", "cercanía", "creatividad", y términos trillados (lástima) como "confianza" o "comunicación". Y si para un Otro alguno de esos términos suena a "hueco" o a "pérdida" le deseo buen camino.

Otra cuestión que no es trivial. Cada quien venimos en paquete: con baterías y demonios internos incluidos (y he sabido de algun@s incluso con espos@). Nada de modelos desarmables con piezas intercambiables a nuestra satisfacción. Así que el amor es (al) Entero.

En cuanto a la temporalidad. Yo alguna vez he amado directo y sin escalas sin pasar propiamente por la etapa de amistad. También he decidido irme aún con el amor ardiendo. Y me ha quedado claro que sin excepción debo leer la letra pequeña donde se especifica el veto al "para siempre."

Híjole mi estimaDo, ¿por que haces preguntas taaan complejas cuando una está taaan aletargada?

{{El Diablo}} dijo...

Definitivamente tienes los dedos embarrados de razòn, mi estimada. Tocas un punto muy importante, lo de que todos somos un paquete con cosas chidas y otras no tanto, e insisto, tal vez en mi intento por encontrar un paquete "adecuado" no he querido apreciar otros que pudieran ser viables. En fin, supongo que ya llegarà en algùn momento y mientras a pasarla bien.

Has notado que tengo esa tendencia a tocar temas no tan relajados en el momento menos indicado...por ahì me dicen el oportuno.

Abrazote! para no perder el hàbito (que no costumbre).



Saludos Enfermos.

Kentucky Freud Chicken dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada al respecto y veo que tienes una idea bastante romántica del amor, con aquello del "compartir".

Se comparte lo bueno, pero también lo malo, como Luz ya dijo. El chiste es que el egocentrismo y narcisismo inherente pueda derribarse ante la necesidad de ver al otro y establecer un vínculo real.

¡Saludos!

{{El Diablo}} dijo...

Tiene sentido mi estimado doc, aunque cuesta mucho trabajo y entrenamiento mental (por decirle de algùn modo, tù debes conocer la terminologìa mejor que yo); aunque imposible imposible, no es.


Saludos Enfermos.