viernes, agosto 27, 2010

Bar San Angel Steak & Lounge



Hoy tocò comer en la oficina (como hacemos normalmente de lunes a jueves) gracias a la pinche quincena larga que nos dejò sin vicios durante este fin de semana; sin embargo estuvo bien porque asì aprovecho para recomendarles un lugar al que fuimos hace 3 viernes y sobre el que vale la pena escribir.

En el Bar San Angel la comida es simplemente deliciosa, no hay màs. Cada quièn pidiò un menù de 4 tiempos, y mi primer plato consistiò en una exquisita crema poblana; la raciòn fue generosa y el sabor, ya se imaginaràn (a partir de aquì evitarè decir delicioso en cada platillo porque serìa redundante, ya que todo estuvo sabroso de a madres).

El segundo tiempo fue un spaghetti a la bolognesa muy suave, con buena consistencia y sabor, acompañado de las 2 primeras cervezas de la tarde: cubanas a base de XX Ambar preparadas justo como debe ser. Despuès siguieron unas enchiladas potosinas, que consisten en tortillas rellenas de chorizo con papas (por si nunca las han probado) como si fueran quesadillas, las tortillas sofritas en salsa de chile guajillo, y acompañadas de lechuga y jitomate. Tenìan un rico sabor picante, algo fuerte pero muy soportable y propicio para vaciar la tercera cerveza, una Bohemia perfecta para calmar un poco el ardor en la lengua.

Como cuarto tiempo, carne asada acompañada de frijoles refritos, nopales asados, cebollas de cambray (no como cebolla ni por error, pero què buen olor le daban al platillo) y jalapeños toreados. Con esto y la cuarta cerveza quedè màs que satisfecho y listo para un rico cigarrito, el cual pensaba fumar en la calle despuès de pagar la cuenta, pero luego descubrimos un àrea al fondo del lugar acondicionada con sillones y reservada para fumadores. Eso fue el colmo de la satisfacciòn: recièn comiditos, desparramados placenteramente en los sillones, echando humo y por supuesto, tomando un tequilita para el desempance.

Menciòn aparte merece la atenciòn al cliente: las hostess al pendiente todo el tiempo de nuestras necesidades, siempre dispuestas a llevar otra cerveza o tomar la siguiente orden en el momento correcto y con una sonrisa todo el tiempo. Muy guapas, todas con un sobrio atuendo que resaltaba sus siluetas sin caer en el mal gusto; asì que la cereza en el pastel, en definitiva, son ellas.

Este lugar es de visita obligada, los precios son muy razonables (el menù de 4 tiempos cuesta 100 del àguila o es gratis al consumir 4 tragos, cosa que para borrachos de abolengo como nosotros es màs sencilla que tomar agua de limòn) y ademàs tienen promociones interesantes que pueden checar en su website oficial. Se encuentra en Avenida Insurgentes Sur 2146, colonia Chimalistac.

El pròximo viernes ya hay plata de nuevo, asì que por aquì estarè reportàndoles algùn otro lugar dònde comer (o no); estèn pendientes, mis estimados lectores.




Now Watching: Troy


Saludos Enfermos.

2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

cintya dijo...

mmm suena bastante bien, cuando vaya al df a ver si voy... se me antojo tu mení, ¿pero como que no comes cebolla? a mi me encanta! saludos no enfermos...

{{El Diablo}} dijo...

Deberías eh, la verdad se come muy bien ahí. Y no, neta no como cebolla...no es tanto por el sabor, sino por la consistencia, no no, de plano no late. Si acaso la como en aritos, es la única forma de hacerme comerla jejeje


Saludos Enfermos.