lunes, agosto 23, 2010

De homosexuales y sotanas


La iglesia catòlica da nuevas muestras de intolerancia e ignorancia, mediante las declaraciones y acciones, respectivamente, de Juan Sandoval Iñiguez, arzobispo de Guadalajara, y Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de Mèxico. El primero no baja de maricones a los homosexuales, lo cual es una conducta discriminatoria y socialmente incorrecta; el segundo es un ferviente encubridor de curas pederastas, ademàs de un hijo de puta que no se cansa de meterse donde no le importa, entièndase asuntos polìticos, cosa que desde la Guerra de Reforma es totalmente anticonstitucional. Aùn asì, para imbèciles como ellos es màs sencillo ver la paja en el ojo del vecino que la viga en el propio.

Vamos a ver...este par de cabrones son el centro de atenciòn de todos los que estamos en contra de la discriminaciòn de ìndole sexual, pero aquello que tan fervientemente condenan se encuentra en todos los niveles jeràrquicos de la iglesia catòlica. Desde el siñorcura de pueblo que promete una entrada express al cielo a las familias que le entreguen a sus niños para purificarlos (me imagino que se referirà al efecto astringente del semen sobre el cutis) abusando de su fe/ignorancia, hasta el mencionado marrano Rivera Carrera, quien ha sido acusado de cubrirle el trasero (¿con semen?) a sacerdotes que han abusado sexualmente de seres inocentes que aùn no debìan despertar a la sexualidad, y menos de un modo tan infame y grotesco. Por supuesto, entre el bastardo mayor de este paìs y el màs "humilde" de los sodomizadores hay toda una cadena de hipòcritas que impunemente satisfacen sus perversiones tanto con menores de edad, como con otros depravados de su misma ralea.

Cada orden religiosa (o puticlub eclesiàstico, como yo les llamo) tiene su colita que le pisen, acaricien y penetren hasta el cansancio. De buena fuente sè, por citar un solo ejemplo, que los salesianos cuentan dentro de sus mismos institutos con una cierta poblaciòn de alumnos y maestros que gustan del amor fìsico entre hombres y sin embargo tienen que reprimir o por lo menos disimular su fascinaciòn por la verga ajena y ceñirse bien las falditas para aparentar que no pasa nada cuando se quedan solos con el profesor o alumno dueño de sus sueños màs hùmedos. Pobres criaturitas del señor, què frustrante debe resultar esconder la erecciòn que les produce tener cerca a otro pseudo-reprimido devorador de penes igual a ellos y no poder meterlo en su cama, todo por el maldito quèdiràn y la presiòn que viene de sus superiores, quienes paradòjicamente, comparten la misma excitaciòn al imaginar a otro miembro (¡ja!) de su congregaciòn en situaciones poco acordes con su pretendido celibato y pureza espiritual.


Queda clara entonces la razòn del odio e intolerancia que los eclesiàsticos manifiestan hacia quienes discriminan llamàndoles maricones. Hipòcritas y malparidos cerdos que apenas logran disimular sus verdaderas pasiones y deseos bajo una inverosìmil fachada de castidad en vez de liberarse: deberìan aprender de quienes no tienen miedo a la crìtica de necios como ellos. Mientras la comunidad gay tiene los huevos para decir "¿sabes què? a mi me gusta una persona de mi mismo sexo", los apostòlicos y romanos tienen que acariciarse el diminuto pene uno al otro en las sombras, donde la sociedad a la que condenan y reprimen no los puede ver y en consecuencia juzgar. De nosotros dependerà levantar la tapa de la cloaca para que los bichos rastreros salgan, aturdidos y listos para ser eliminados.



Now Playing: Hayer kombe - Zhone


Saludos Enfermos.

4 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Julio C324r dijo...

Pues ahí tienes. Yo de verdad que hasta siento flojera de enumerar las fuertes contradicciones de la Santa Madre Iglesia, pero que quieres, si está abanderada por personajes tan siniestros como estos.

Ayer leí en Milenio, y no recuerdo ahora el nombre, pero un ensotanado reconoce que la iglesia está llena de putos. No de "gays", yo digo: PUTOS.

Julio C324r dijo...

Es más, ahi lo tienes. http://impreso.milenio.com/node/8820644

Luz dijo...

Mi estimaDo, me gusta tu estilo combativo (que te mereció el título de "eres un dios", ya vi :). Estoy segura que provocaste la erección de algún homófobo, con ciertas líneas de tu texto y esa imagen que colocaste.

Ahora, me parece muy importante no perder la dimensión política que tiene el asunto. Sandoval Iñiguez, así como lo oyes (oímos), no es ningún ignorante (lo mismo el resto de la alta jerarquía católica). Sabe perfectamente sobre San Sergio y San Baco, por ejemplo, una pareja homosexual unida bajo un ritual cristiano que se acostumbraba allá por el siglo IV (fueron erigidos en santos tras haber sido martirizados, no por ser homosexuales, sino por ser cristianos).*

Comparto el punto de vista del maestro Roberto Blancarte al decir que se trata de una lucha de poder muy cabrona: la iglesia católica vs. las instituciones del Estado, buenas o malas (a juzgar en otro momento), pero laicas, en un contexto donde el poder Ejecutivo (no obstante su enanismo en más de un sentido) está encabezado por la Derecha. Seguramente el cardenal esperaba un amplio respaldo (sin albur), no sólo de las fracciones de la Derecha, sino sobre todo de sectores de la población civil. Hasta el momento, parece que su propia prueba no está favoreciendo a Sandoval, pero el fallo definitivo se dará con lo que pase a nivel jurídico (ni modo, penalmente no será) con sus declaraciones sobre la actuación de la SCJN.

Me gusta el comercial ese que dice "la homosexualidad no es un peligro, la homofobia sí". El reconocimiento jurídico de las uniones homosexuales (como antes lo fue el reconocimiento al derecho a decidir sobre un embarazo) es un fuerte golpe a la "industria de la culpa", de la que la iglesia católica obtiene una muy buena parte de su capital (desconozco en qué medida otras iglesias también).

Gracias por detenerte en este tema. Un abraZo con-verso.

*pd. Durante años, John Boswell hizo una amplísima investigación sobre las uniones homosexuales en los primeros siglos del cristianismo. La Jornada publicó hace unos meses un par de artículos sobre esto, te los recomiendo: http://www.jornada.unam.mx/2010/02/27/index.php?section=sociedad&article=032n1soc (esta es la 2da. parte)

{{El Diablo}} dijo...

Julio: Ya leì la nota que compartiste, muchas gracias! aunque jocosa, deja ver el descontento que producen actitudes como la de este par de marranos. Y si, comparto tu idea de llamar PUTOS a estos tipos en lugar de homosexuales (para ver la diferencia entre unos y otros, visiten este link: http://warmgunner666.blogspot.com/2010/03/de-putos-y-homosexuales.html )

Luz: Gracias por el apoyo, la verdad es que estas cosas dan mucho coraje, asì que precisamente deben ser combatidas hasta que se terminen. Respecto a la lucha de poder estado vs iglesia, es satisfactorio ver que el gobierno no les està siguiendo el juego como ellos quisieran, y màs importante aùn, que la gente comienza a rechazar (poco a poco, pero ahì la llevamos) este tipo de ideas retrògradas; da igual que la justicia que se le aplique a Sandoval Iñiguez sea jurìdica o penal (siempre y cuando sea sòlo por las declaraciones que hizo, si es por otra cosa sì merece ser empalado en un tubo oxidado), el punto clave de todo este asunto, como bien mencionas, es que a estos cerdos se les està acabando la incuestionable autoridad moral que ostentaban hasta hace algunos años. Acerca del link que dejaste aquì, mira què interesante muestra de hipocresìa! (una màs). Valdrìa la pena que quienes visiten este post se den un tiempecito para leerlo y complementar toda la informaciòn que anda suelta al respecto. Va abrazote de regreso.


Saludos Enfermos.