sábado, noviembre 27, 2010

Luces y (falsas) esperanzas


¿Recuerdan que el fin de semana pasado comentè que asistirìa al espectàculo de luces en el Zòcalo porque mi chica querìa ir? Bueno, pues sì nos lanzamos.

El juego de luces se proyectaba en los edificios aledaños a la plaza mayor haciendo que el palacio de gobierno o la catedral mostraran la tonalidad adecuada a las palabras que salìan de los altavoces. Hubo una remembranza de la historia de nuestro paìs (resumen del resumen, pero medianamente aceptable) que abarcò desde los tiempos prehispànicos hasta la conquista por parte de los españoles; las luces engalanaban las fachadas conforme el desarrollo de la historia lo requerìa, el verde hacìa presencia cuando se hablaba de la belleza de nuestras selvas, las piràmides dejaban ver sus siluetas al tiempo que se recordaba la majestuosidad de las culturas que habitaron nuestro paìs hace siglos y los tambores retumbaban con un sonido ancestral que se impregnaba hasta el fondo del ser, como despertando algo que ha estado dormido durante mucho, mucho tiempo. Los danzantes, las luces, el fuego que de repente se hacìa presente golpeando los rostros con el calor, todo estaba muy bien sincronizado y nos envolvìa...

(Inserte el sonido de una aguja rayando un vinilo justo aquì)

Despuès, la parte que ya todos conocemos y por la cual seguimos sufriendo consecuencias: la esclavitud, la destrucciòn de la cultura original y la imposiciòn de la vencedora. Los siglos de abuso por parte de los conquistadores, la independencia (con su respectiva recreaciòn del Grito de Dolores, una vez màs, omitiendo la parte donde Miguel Hidalgo vocifera la frase Muera el mal gobierno), la reforma, el porfiriato, la revoluciòn proyectada como una gran lamida a los huevos de Francisco I. Madero y con una escasa referencia a los dos grandes y ùnicos hèroes; pareciera que la sola menciòn de los apellidos Zapata o Villa era un tabù, porque sòlo se hizo referencia a ellos muy por encima y como no queriendo la cosa.

Despuès vino la debacle: el periodo post-revolucionario y el actual llenos de alabanzas hacia el supuesto (y falso) progreso y lo bien que puede caminar el paìs si dejamos de responsabilizar por todo a nuestros pobres gobernantes y nos ponemos manos a la obra, que el pueblo mexicano tiene que responsabilizarse de los actos y sus consecuencias que afectan al paìs. Estoy de acuerdo totalmente con la idea, pero vamos, uno no puede dejar de pensar en el cinismo que irradian esas palabras cuando vienen de aquellos cabrones que contribuyen con singular alegrìa a que Mèxico siga hundido en la mierda en la que està. El acabòse fue aquel intento de mexican rap a cargo de nosèquièneschingadossean, cuya letra arengaba al pueblo a echarle ganas, a ser luchòn y unido (¡còmo estuvieron chingando con la uniòn que mostraron los habitantes de Mèxico despuès del terremoto de 1985!), a darse cuenta de que sì se puede, de que estamos llenos de valores pero por quejumbrosos no nos damos cuenta. Como parte del relleno tambièn hubo mùsica y luces alusivas a la dècada de los 60's, fragmentos de pelìculas mexicanas viejìsimas en blanco y negro, un robot-mix de Yo no fui -de oìrlo, Pedro Infante se hubiera cagado para arriba-, iluminaciòn referente al recientemente pasado Dìa de Muertos (patadas de ahogado para mantener el interès y ànimo del pùblico, tal vez).

Por supuesto, la cereza en el pastel no se hizo esperar por mucho tiempo: un redundante discurso en la voz de (asegura S, la verdad yo estaba tan encabronado que no puse atenciòn) ni màs ni menos que la maestra Elba Esther Gordillo, remoliendo una vez màs con que todos debemos trabajar duro, educarnos (¡chingue astè a su madre!), cooperar unos con otros y salir adelante -con la frente en alto, como siempre- a pesar de la guerra contra el narco y sus respectivos muertos, el ìnfimo nivel educativo en nuestras aulas, la falta de empleos bien remunerados. ¡Porque somos mexicanos chingadamadre! nomàs por eso.

Tècnicamente fue un buen espectàculo, bueno a secas. Buen montaje, buen concepto. Històrica e ideològicamente resultò una autèntica mierda: nuestro futuro, basado en un quimèrico progreso, pretende ser pintado en azul y blanco...como desde hace 10 años.





Now Playing: La cruel verdad - Deimos


Saludos Enfermos.

2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Malayerba D'argelos dijo...

jajaja

tu que intenseas y te provocas bilis de a gratis jjajajaja

yo la vrdd, junto con mi amiguis B pensamos que nos falto el porrito para sentirnos en ambiente, ojala TODA la ciudad estuviera en concepto popart (nada como el insulto del color) y que los noticieros fueran tan hilarantes como los gritoncitos esos, al menos no serian tan deprimentes...

pedrito infante tiene lo que merece (no se a quien rayos le gusta tanto ese tipooo... osea! mil veces el indio fernandez o jorge negrete, pero pedriiiiitoooo y su grito jotengue de: toritoooo el cual fue calcado perfectamente por otro 'malote': dark jotasoy vaider)

y ya ni hablemos de heroes revolucionarios, para mi los unicos con cojones en esa gresca fueron los hermanos flores magon... zapata era capataz mordaz que reclamaba derecho de prima nocte y villa (aunque me cae mejor) era un cuatrero de medio pelo y facilote como el solo (el tigre de santa julia es un perfecto ejemplo de eso)

lo unico que queda es cambiar de actitud con la informacion que tienes a tu alcance

pero que tal nuestros james bonds???

{{El Diablo}} dijo...

Pues qué te digo, si ya sabes cómo soy de intensote...oye, Pedro Infante no es tan malo, el Negrete sí es cabronzote pero Infante no se queda tan atrás.

Hablando de héroes revolucionarios, sí, los Flores Magón tienen su mérito, pero sabes que yo soy fan de los chingadazos y la acción, por eso me quedo con Zapata y Villa. Te iba a explicar el por qué por aquí, pero mejor date un rol por mi post acerca de la Revolución, lo subí el mero día 20.


Saludos Enfermos.