miércoles, febrero 09, 2011

Con G de Grandeza


¡Què chingòn estuvo el Superbowl XLV!

De arranque lucìa apretadìsimo, se perfilaba como un juego equilibrado y duro tanto para las ofensivas como para las defensivas: del lado metalero una dura defensiva encabezaba las ilusiones de los seguidores con jugadores como Troy Polamalu, James Farrior y James Harrison, ademàs de contar con el soporte ofensivo del QB Ben Roethlisberger, el corredor Rashard Mendenhall y receptores como Antwaan Randle El o Mike Wallace; por parte de los Cheeseheads la sòlida defensiva encabezada por los linebackers A.J. Hawk y Clay Matthews lucìa como un gran complemento a la ofensiva dirigida por Aaron Rodgers, James Starks, John Kuhn y un grupo de receptores que nada le envidia a lo mejor de la liga. Un tiro muy parejo, por donde se le viera:



El partido, aunque se cerrò en el tercer cuarto, estuvo a la altura de las expectativas. A mi me encantò por varias razones, empezando porque a pesar de que la temporada estuvo bien pinche loca, irregular y sorpresiva (pregùntenme nada màs còmo me fue en la quiniela de Caliente) al final llegaron los equipos que màs lo merecieron. Equipos que no tienen tanto glamour como otros (aunque sì son altamente mediàticos y populares), que tienen sede en ciudades que no destacan precisamente como atractivas turìsticamente hablando, y -fijàndonos en nimiedades que terminan por llamar la atenciòn- que ni siquiera tienen porristas.

Son equipos que ademàs tienen un alto grado de identificaciòn con el pueblo: por una parte Pittsburgh, que en los 70's protagonizò una rivalidad cabroncìsima con los Dallas Cowboys (el equipo mamòn y popis de la època) y ademàs representaba a la clase obrera a travès de la semàntica de su nombre con la industria del acero; del otro lado los Packers, que tienen su sede en un pueblo de Wisconsin que -literalmente- es una congeladora y donde, hasta donde sè, muchos de los habitantes son dueños de acciones del equipo ademàs de estar totalmente locos por sus jugadores, al grado de que a los recièn nacidos se les pone en fila de espera por un boleto para cualquier partido en el Lambeau Field con la esperanza de que puedan ir a los 30 años que haya lugar. Eso es una aficiòn de verdad y no chingaderas.

La historia le dio un sazòn todavìa màs especial al cotejo: Pittsburgh buscaba su sèptimo trofeo Vince Lombardi y què mejor que lograrlo en casa de sus archirrivales (casa nueva, a la que los Cowboys no pudieron darle el estrenòn de lujo ganando el juego grande como querìan); làstima que se la tuvieron que pelar ante otro equipo que tambièn tenìa razones històricas de sobra, como el hecho de que el trofeo se llame como se llama en honor a su primer coach o el haber ganado el primer Superbowl de la historia. Salir con la victoria en esta ocasiòn fue algo casi orgàsmico para los Cheeseheads y su aficiòn.

Continuando con las clases de historia enefelera, Aaron Rodgers me recordò muchìsimo a Steve Young cuando ganò el Superbowl XXIX allà en el lejano 1995 y se sacò de encima la sombra del legendario Joe Montana. Asì Rodgers, quien despuès de pasar 3 temporadas en la banca esperando la oportunidad de reemplazar a Brett Favre (que se dio sòlo hasta que el aferrado veterano se mudò a New York para jugar con los Jets) obtuvo una merecida revancha al ser nombrado MVP el domingo pasado. Nadie mejor que èl para recibir la distinciòn; tuvo el liderazgo y las pelotas necesarias para encaminar a un nervioso grupo de receptores que soltaban balones relativamente fàciles de atrapar hacia la victoria y de paso, hacerlos lucir (que le pregunten a Jordy Nelson si no fue asì).

Sin duda es uno de los Superbowls màs parejos que he visto en los ùltimos años (junto con el Giants vs Patriots en 2008 o el Steelers vs Cardinals en 2009). Lo disfrutè en grande y como es de esperarse, estoy ansioso porque pasen los 7 meses que faltan para que una nueva temporada NFL comience y lleve a los 2 mejores equipos al Lucas Oil Stadium en Indianapolis.



P.D. 1: Lo de la clase de NFL History era en serio, pìquenle a todos los links para que se vuelvan freakfans como yo, asì no me sentirè tan mal por esperar la siguiente temporada con cara de loco poseso.

P.D. 2: A quien me diga por què este post se titula "Con G de Grandeza" le toca regalo sorpresa. A ver si alguien se anima a hacer la tarea.




Now Playing: Cicatriz esp - The Mars Volta


Saludos Enfermos.

4 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Luz dijo...

Pu's viendo el video ha de ser por la letrita "G" que traen en el casco los señores de Green Bay que ganaron. Mmmh, pero eso sería muy fácil. ¿A poco es "G" de "Greatest"? Tsss... what a show-off people! (...nótese mi buen inglés). Snif, por eso son 1er. mundo; no que aquí, aunque en otro rubro futbolero, tenemos motes como "los Choriceros" :/

Bueno, aquí na'más de metiche, usté disculpe (ya sabe que no sé nada de ningún fut) :x.

cintya dijo...

Pos yo tambien digo que es por Green Bay de Grandes, great, etc etc... jajaja tache creo... no le entiendo al americano pero los jugadores estan bien buenos.

Darth Vince dijo...

Pues sí estuvo genial el partido, pero como no soy un "conocedor" del fut americano (como tú)... pues disfruté más el espectáculo de medio tiempo :P

pero checaré los links pa ver si también me hago fan

{{El Diablo}} dijo...

Luz, Cint`ya, estuvieron a nada de atinarle. La G en el cssco de los Packers significa, siendo precisos, Greatness. Caaaaasi se llevan el premio, jejeje.

Darth Vince: Bueeeeh...en gustos se rompen gèneros, a mi la neta no me latiò el medio tiempo, he visto en otras ediciones cosas realmente cabronas (como The Who en el SB anterior). Echele un vistazo a los links, seguro se enamora de este bello deporte.



Saludos Enfermos.