miércoles, junio 15, 2011

Ama a los niños, castiga a quien los maltrate


El sàbado me tocò ver una escena sumamente desagradable: caminaba por la calle cuando escuchè a una señora regañando a un niño, pero no era cualquier regaño; iba dicièndole linduras como las siguientes:

"Ahorita te voy a dar unas pinches nalgadotas para que te calmes"

"Te voy a romper tu madre, vas a ver"

Ademàs le iba dando unas zarandeadas pocamadre, lo jalaba del brazo y lo sacudìa para obligarle a caminar, a lo que lògicamente el niño reaccionaba con màs quejidos y sollozos. Me chutè el espectàculo mientras recorrìa un par de calles, despuès me adelantè porque tenìa prisa y porque ya me habìa hartado de eso.

No sè què haya hecho el niño para que lo estuvieran regañando asì y realmente creo que el motivo no es relevante. ¿Què puede hacer un chiquillo de màximo 5 años que sea tan grave para que se le maltrate de ese modo? la señora tiene aproximadamente unos 60, lo que significa que pertenece a esa generaciòn que todavìa educaba a chingadazos a sus chamacos pensando que esa era la mejor manera cuando en realidad causa màs perjuicio que beneficio. Tampoco es que estè a favor de tratar a los mocosos con pincitas cuando se estèn pasando de rosca, a veces una llamada de atenciòn fuerte o una nalgada pueden ser determinantes para que el cabroncito aprenda a comportarse (me han contado que cuando cumplì un año todavìa me orinaba en los calzones y mi jefa me dio un madrazo con un matamoscas en las nalgas; desde entonces mis calzones se mantienen secos), pero entre eso y ejercer violencia fìsica y psicològica sobre el chiquillo, hay mucha diferencia.

Es intolerable que este tipo de patrones se sigan repitiendo en una sociedad supuestamente civilizada y moderna. Tanto cacareamos acerca de los derechos de los niños, satanizamos el bullying, decimos estar en contra del abuso de cualquier tipo hacia los menores, y resulta que la fuente màs dañina de eso suele ser la misma familia. Al rato van a hacer una pinche marcha en contra del maltrato infantil y va a ir pura ñora gorda con brazos de tamalera, hipòcrita y violenta como la que nos ocupa en este caso. ¿Qué no se dan cuenta de que gracias a eso ahora tenemos 2 terribles plagas? piénsenlo bien, el maltrato infantil puede desembocar en alguna de estas 2 situaciones, las cuales ejemplificaré con fotografías para ver si les suda el yoyopo y así dejan de lastimar a sus chavitos:

1.- El niño crece con una autoestima dañada, lo cual le genera el sentimiento de que la vida es una mierda, se le queda un complejo de inferioridad y termina con un permanente gesto como de que un negrote lo violó salvajemente en numerosas ocasiones (y le gustó):


"Se me terminò el maquillaje rosita, ¿por què la vida es tan cruel?"



2.- El niño aprende que la violencia indiscriminada es el camino correcto para relacionarse con los demás, sobre todo cuando se trata de mujeres. De todos los golpes recibidos por su castrante progenitora saca la conclusión de que las féminas son una bola de perras que merecen ser tratadas como basura (igualito que su puta madre):


"Quiero 2 machos que me perreen salvajemente, ¡dale dale papaìto!"


Si la señora con aspecto de manatì parado hubiera sido hombre en lugar de mujer (o yo una mujer muy violenta y de grandes, jugosas e intimidantes tetas) me hubiera dado gusto aporreando sus gelatinosas carnes hasta que le pidiera perdón al niño por tratarlo de esa manera tan infame. Sin embargo todavía hay algo de decencia en mi y no me considero capaz de darle una madriza a ninguna mujer aunque la merezca; eso sí, ya que no pude desahogar mi rabia de esa manera, los invito a todos a crear conciencia y:

A) No lastimar fìsica ni emocionalmente a un niño; puede que a veces sean castrosos e insoportables, pero pensemos en que muchas veces eso no es su culpa, sino de los adultos encargados de brindarles educaciòn. Un niño generalmente no va a obrar de mala fe, simplemente harà lo que se le ha permitido en su casa y actuarà en concordancia con el comportamiento aprendido ahì mismo.

B) No permitir que alguien màs los lastime; es uno de los actos màs bajos que alguien puede cometer, asì que  si tienen la posibilidad de impedirlo hàganlo ya sea denunciando a esa persona con el DIF si cuentan con sus datos, hacièndole ver que se està pasando de pendejo a punta de mentadas de madre o incluso arrimàndole unos merecidos putazos si lo creen pertinente.

C) Si la violencia fìsica o verbal no es lo suyo pero tampoco tienen chance de denunciar a esa persona con el DIF porque no saben ni quièn es y sòlo la encontraron en su camino (como me pasò a mi), por lo menos apoyen difundiendo el siguiente cartelito en las redes sociales, en sus blogs, imprìmanlo y pèguenlo por ahì, què se yo. Cualquiera puede ser una buena manera de hacer circular el mensaje:



Por ùltimo, no perdamos de vista que un niño es un ser inocente que requiere de aceptaciòn, comprensiòn, paciencia y amor. Un dìa algunos de nosotros tendremos hijos y no nos va a hacer gracia que cualquier cabròn se ande pasando de listo, y quiero creer que no seremos tan inhumanos como para maltratarlos. Ya lo dijeron alguna vez 4 sabios (sì, còmo chingo con mis referencias Beatle, pero ya saben que soy fan asì que se aguantan):






Now Playing: Countdown - U.K. Subs


Saludos Enfermos.

5 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

lamaga dijo...

Igual todo depende de la vara educativa con la que te miden amigo. Por ejemplo, para mi lo de la paliza (nalgadas) que te dio tu madre porque te hacías pis en la cama me pareció una salvajada. ¡Mi hermana se hizo hasta los 12!
Obviamente jamás le pegaron (y no me digas que siguió haciéndose precisamente por eso).

cintya dijo...

Pues si, a veces los morros si se merecen una nalgada o un manazito... porque de veras que hay unos que por más que les hablas bonito, no entienden. No sabes como ODIO el maltrato infantil, lo aborrezco y escupo y me cago sobre la cara de la gente pendeja e inepta que es capaz de maltratar a un niño. Y al rato pongo en mi blog una entrada de algo que me pasó de morra y que me dejó con ese sentimiento por siempre...

{{El Diablo}} dijo...

Maga: fue un solo matamoscazo, no debiò ser tan fuerte porque creo que lo que me condicionò a no volver a orinarme fue la sorpresa y el dolor emocional de que mi madre me hubiera pegado en lugar de ser tierna como siempre; creo que ese fue un motivo màs poderoso. Caray, lo de tu hermana suena a rècord pero un primo mìo la supera: dejò de hacerse en los pantalones hasta los 16 años.

Cintya: Venga, estarè esperando esa entrada. Coincido contigo en que no se puede ser suave, igual si les das un manazo o una nalgada no necesariamente debe ser un golpe fuerte, pero sì dejarle la enseñanza de por què lo recibiò y què debe hacer para no recibirlo de nuevo (como me pasò a mi).


Saludos Enfermos.

el ecologista dijo...

Pensador:Gracias por post, es constructiva la reflexion...PERO, es muy hmano que todos somos diametralmente diferentes, tu heredas el temperamento, te conforman el caracter, y te educastran los maestros
, la educacion se mama es decir "el arte de tener control de ti mismo",eso no se enseña en la escuela que es represora porque forma parte del "humanismo", es decir junto con la religion son dos necedades de quitar lo "animal", que todo humano lleva y debe llevar dentro.Yo tengo 5 hermanos y se nos educo con mano dura ,nunca cerrada,se nos apoyó en todo para instruirnos hasta lograr ser 4 universitarios solventes, pero los ultimos ,los no esperados seguramente ,se les dio trato de nietos con mano blandengue y con toda clase de libertinaje y a los 13 años tenian querida ,fumaban mariguana y se volvieron el tormento de toda la familia ,al grado de tener que ir a sacarlos del "bote"y eso es indeseable y real.Cuando me casé tube cuidado de hacer equipo con mi esposa y sabiendo que sin excepción los hijos son dela madre, le dije los niños tienen que ser duros con la mano cerrada para defenderse y atacar en el ajedrez de la vida y las niñas no deben discriminarsey darles un trato mas suave porque están hechas de otro amasijo pero tendran que saber luchar en un mundo de competitividad muy alta en el mercado de las personalidades y laboral. Nos dió resultado y mis hijos nunca los golpeamos bajo ninguna circunstancia y siempre han sido felices ,son profesionistas universitarios con maestrias y no nos consideran padres sino amigos .Pero todo eso es coso de sacrificio de adivinanza de necesidades y de "medicina mental "preventiva. Saludos y disculpa si me extendí ,no soy ni maestro ,ni psiquiatra, soy un padre que deseaba en la vida tener hijos que fueran mucho mejores que yo y mi esposa desde el principio me entendio.Me gusta la simplicidad de tu blog y su buena vibra.Gracias.

{{El Diablo}} dijo...

Ecologista: gracias por darte el tiempo de leer y venir a opinar, bienvenido. Coincido contigo en que las bases de la educación vienen de casa, tan es así que este post se manifiesta totalmente en contra de la violencia intrafamiliar. Lamentablemente, como mencionas, tener mano blanda con los hijos puede decantar en casos como los que mencionas (de tus hermanos más jóvenes), pero irse al otro extremo tampoco es lo ideal; en todo caso, consideraría (yo que no tengo hijos y hablo hipotéticamente) que hay que saber cuándo disciplinar pero sin violencia física, quizás ni verbal, sino simplemente premiando las buenas acciones e ignorando cuando se dan las malas. Sonará fea la comparación, pero esa técnica funciona al educar perros.



Saludos Enfermos.