viernes, junio 03, 2011

Guerrero: Pie de la Cuesta/Coyuca/Acapulco


¡Fotos, fotos, fotos! hace ya un buen rato que no subìa fotos por acà (de hecho, que no subìa NADA por acà, jeje). En esta ocasiòn tocan las de un viaje que hicimos a Pie de la Cuesta (a una hora de Acapulco aproximadamente) para festejar el cumpleaños de mi mujer, a principios del mes pasado. Ni ella ni yo somos muy de playa, pero la opciòn pareciò atractiva desde el principio y allà fuimos entusiastas y deseosos de un muy merecido descanso, con todo y que la amenaza del calor hùmedo se cumpliò apenas bajamos del autobùs. El impacto fue tal que en cuanto pudimos nos movimos al hotel donde tenìamos reservaciòn, comimos algo y directo a disfrutar de la brisa salada caminando un rato a la orilla del mar, cual clichè de pelìcula gringa.



Màs fotos dando clic aquì

La playa de Pie de la Cuesta no es para nadadores; no hay boyas ni guardacostas ni nada que se parezca a una medida de seguridad salvo por los letreros que indican que no es buena idea meterse al agua, ya que es mar abierto y bravo. El problema aquì fue que tenìa casi 14 años sin visitar una playa (¡la mitad de mi vida! la ùltima vez fue un viaje a Puerto Vallarta con mi familia) y no pude resistir la tentaciòn, aunque no voy a ponerme en plan presuntuoso y decir que me lancè al mar onda David Hasselhoff tratando de sacar a Pamela Anderson del agua tomàndola de sus enormes flotadores; màs bien me acerquè hasta donde creì prudente que el agua me cubriera y mientras le decìa a Sandra lo a gusto que estaba, medio sumergido en el mar y dàndome cuenta de su grandeza...¡mocos! vino la ola a recordarme dònde estaba parado. Suficiente para mi, ya me habìa quedado claro desde que me acerquè que a pesar de mi enorme ego me tengo que cuadrar frente algo asì de imponente.



El resto de la galerìa, acà

Como de todos modos no iba a quedarme con las ganas de estar en el agua, la soluciòn fue un paseo en lancha por las lagunas de Pie de la Cuesta y Coyuca. Abordamos la Huracàn I, una lancha destartalada bastante feìta pero que sirviò para darnos un buen tour y conocer sus manglares, la Isla Presidio (que antes albergaba criminales y ahora es refugio para garzas, zanates y hasta un pelìcano canadiense que llegò durante un viaje migratorio, se fracturò un ala y terminò quedàndose como residente de la laguna). La lancha se detuvo en alguna parte de la orilla para que pudièramos comer algo, donde por cierto casi pierdo los camarones a la diabla que pedi porque me metì a nadar mientras estaba lista mi orden y cuando el mesero me avisò que ya, un zanate se habìa llevado no sè cuàntos camarones e incluso dejò uno tirado en la arena. De cualquier manera no permitì que el pajarraco arruinara mi buen humor, bastò con otro ratito dentro de la fresca laguna para olvidar el incidente antes de tomar camino de regreso, el cual no tuvo mucho màs que mostrarnos ademàs de la casa de Luis Miguel, la de Cantinflas y una base aèrea donde supuestamente se filmaron algunas escenas de Rambo; fue un paseo altamente disfrutable que nos devolviò a tierra adormilados por el calor y el ruido del motor de la lancha.

Don Aferrado me dicen, asì que ahì voy de nuevo al mar un par de horas antes de regresar a la gris realidad del Distrito Federal. Esta vez fuimos a Playa Condesa, justo enfrente de la Costera Miguel Alemàn y la Terminal de Autobuses, ya en Acapulco. La idea era refrescarnos un rato en el mar, darnos un regaderazo ràpido para quitarnos la arena y la sal e irnos directos al autobùs. En esta parte de la playa el mar es màs tranquilo, hay boyas y se puede nadar en èl, asì que no me tuvieron que decir 2 veces: fuera ropa (menos la bermuda, obviamente) y a nadar; ademàs mi mujer ya estaba en el agua, flotaba tan a gusto que se me antojò ir a alcanzarla...cuando recordè que no es lo mismo que meterse a una alberca, en cuanto sentì que perdìa piso me acerquè a la boya y me sostuve de ahì mientras ella me invitaba a alcanzarla màs adentro. Empezaba a agarrar valor cuando llegò la ola que me convenciò de que mi lugar està o en agua dulce o en tierra firme. Me dio una revolcada tal que casi me arranca la bermuda con todo y calzones, traguè agua y arena y terminè montado sobre mi mujer con su cabeza entre mis piernas (y no, no fue tan sexy como se lee). Entonces recordè por què durante todos estos años siempre he preferido viajar a ciudades coloniales antes que a cualquier destino costero.

Con todo, esos cuatro dìas resultaron justo como esperaba; me relajè bastante, me olvidè del trabajo, de la laptop (perdòname Chamuquina), de la BlackBerry y de todo factor de stress. Del hotel Parador del Sol no puedo quejarme demasiado, el contacto directo que ofrecìa con el mar compensaba detalles como que la barra libre sòlo durara hasta las 10 de la noche, que no hubiera mariscos en el buffette, que no funcionara la televisiòn en las cabañas porque no habìa antena ni para agarrar los canales locales y demàs linduras por el estilo. Fue una gratificante estancia que ademàs me dejò la experiencia de conocer al don que atendìa el bar y del cual ya no recuerdo el nombre porque ya pasò mucho tiempo, pero es un hombre muy agradable que, a diferencia del resto del personal que siempre tenìa cara de mal humor (despuès supe que es porque reciben un sueldo de miseria y tienen que desplazarse lejos de ahì a altas horas de la noche), siempre tuvo algo chistoso que decir, fue ameno, servicial y en todo momento nos atendiò de la mejor manera.

Ver que hay gente como èl que trabaja duro y de buena manera para ganarse la plata honradamente me recuerda el ya desgastado clichè de que las personas que viven en la costa son gente alegre y despreocupada; la misma impresiòn me dio una chica que viajaba con nosotros en una combi camino al hotel,  iba acompañada de un chico, probablemente su novio, y los 2 entradìsimos baile y baile mùsica disco mientras iban sentados con los audìfonos puestos -eso no lo ves en el Distrito Federal ni por descuido, pensè-. ¿A què voy con esto? a que no me gusta ver la miseria en que se encuentra sumido Acapulco. No me gusta que las calles de uno de los destinos turìsticos màs importantes del paìs estèn asì de descuidadas, sucias y pobres, que la gente tenga que vivir de esa manera tan precaria mientras todo el varo que le entra a la ciudad en materia de turismo se ve reflejado solamente en una avenida repleta de hoteles. Vamos, ni siquiera el Zòcalo luce, es una pequeña placita a un costado del litoral a la que las autoridades no le ponen atenciòn ni para limpiarle todos los excrementos de ave que la cubren. Encima èchenle los problemas que genera el narcotràfico: los retenes militares, las ejecuciones (que dicho sea de paso se cuenta que son las màs sangrientas de todo el paìs), el miedo de salir a pasear de noche; què tristeza que la belleza del lugar tenga que verse reducida ùnicamente a lo natural y no a todo lo que podrìa ofrecer una ciudad con esa importancia.

Dudo que vuelva por allà; sin embargo no voy a ponerme melodramàtico por eso. Prefiero quedarme con los bonitos recuerdos, el calor hùmedo, el sudor cubrièndome todo el dìa, la arena en mis calzones, la buena comida en El Zorrito (si van por allà no pueden perderse el pozole estilo Guerrero, es la especialidad de la casa) y un par de regalitos que traje para los lectores que todavìa se asoman por acà aunque de repente no vean actividad en el blog. No, no les traje dulce de tamarindo ni cocadas, pero sì unos Saludos Marinos como primer regalo:






Y el segundo regalo tiene que ver con que acabo de recordar algo que nada tiene que ver con este post. El primer lector que me diga què se festeja el dìa de hoy se lleva un regalo sorpresa; hagan memoria y respondan antes del primer minuto del dìa lunes.




Now Watching: 88 minutes


Saludos Enfermos.

3 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

cintya dijo...

aaah que chidas fotos, a mi si me gusta un buen la playa. Pues yo quiero el regalo asi que yo digo que lo que celebras es el aniversario del blog... correcto? dime que si!!!

666 dijo...

FELICIDADES POR 4 AÑOS DE ANDAR BRINCANDO LA RIATA!!!!

LUZ & FUERZA

666

{{El Diablo}} dijo...

Cintya: ¡Tenemos ganadora! escogida minuciosamente entre los 1000 usuarios que pasaron a comentar y acertaron (jajaja, chale).

666: Gracias compa (ya que aclaraste que no fue albur); por acà seguiremos haciendo ruido por un buen ratote.



Saludos Enfermos.