lunes, junio 27, 2011

We are the champions - Mèxico 4, USA 2




Una nueva victoria para la Selecciòn que llena de orgullo y satisface la sed de triunfo que los mexicanos tenemos constantemente, ya que pocas veces se nos da el èxito como naciòn, hablando del àmbito deportivo o de cualquier otro. Sin embargo, ¿què tanta rienda suelta podemos darle al orgullo?

Sì, se ganò la Gold Cup y el derecho a pelear en la Confederaciones contra los mejores de cada federaciòn; sin embargo, no fue ni por mucho un torneo en el que la Selecciòn luciera e impusiera respeto como la potencia de la zona que en teorìa es. Dejando de lado los partidos contra equipos centroamericanos que no representan demasiada dificultad, lo que pasò ayer contra Estados Unidos deja un sabor agridulce a pesar de la victoria; hay muchos detalles que preocuparìan a cualquier aficionado que analice con algo de objetividad el juego y que de hecho, deberìan preocupar tambièn a los directivos y demàs gente que maneja a la verde.

Para empezar se necesita solidificar a la defensiva en calidad de urgente. Carlos Salcido hizo un buen trabajo aunque no estaba listo para jugar debido a la lesiòn que traìa, èl mismo lo declarò en el transcurso de la semana y la necedad del Chepo De la Torre lo puso como titular con la consecuencia lògica: su cambio a la mitad del primer tiempo. Rafael Màrquez ya no es el mismo que jugaba en Barcelona; amèn de que tambièn tuvo que salir por lesiòn se ha vuelto lento, bien pudo hacer algo màs en el segundo gol gringo pero terminò siendo rebasado por Donovan y vièndolo anotar desde unos metros atràs.  La defensiva en general tuvo oportunidad de evitar los 2 goles que se comiò y para variar su desempeño fue ineficiente, lento y muy fràgil en las jugadas a balòn parado. No sè si se asustan cuando ven a gente màs alta que ellos, si no se deciden sobre quièn marca a quièn o què pase, pero es un problema recurrente que ya ha dado demasiados problemas en torneos anteriores.

Estados Unidos tuvo 4 y concretò la mitad, mientras la ofensiva azteca no se cansò de desperdiciar oportunidades frente al arco rival y por suerte concretò las suficientes para llevarse el triunfo. Desde los primeros minutos olìa a fiesta mexicana, sin embargo tuvo que pasar màs de media hora y 2 anotaciones norteamericanas para que los delanteros se pusieran a trabajar. Gio hizo un golazo despuès de arrastrar unos metros a Tim Howard y 3 defensas para coronar con un remate al àngulo; golazo, sin duda, pero antes de eso tuvo una clarìsima frente al arco rival y terminò echàndola por un lado, igualito que en el juego contra Honduras unos minutos antes del alargue. El Chicharito no tuvo la tarde que se esperaba al fallar un par de buenas oportunidades y estar constantemente en fuera de lugar, aunque hay que alabar su inteligencia y visiòn del juego al dejar entrar libremente el remate de Guardado en la porterìa gringa pese a que su instinto de goleador casi lo llevò a rematar viniendo de una posiciòn adelantada (sì, otra vez); el primer y tercer gol tuvieron que venir del medio campo en los pies de Pablo Barrera, cuyo primer remate fue un espinillazo que de milagro no terminò en pifia aunque despuès se redimiò con un disparo de derecha al principio del segundo tiempo donde, dicho sea de paso, Mèxico retomò su tendencia a perder balones ofensivos y caer en el fùtbol encerrado apenas al tomar ventaja.

Nuevamente las decisiones desde el banquillo afectaron al funcionamiento del equipo: los 2 cambios defensivos que se pudieron evitar poniendo de arranque a gente que estuviera al 100%, el burdo intento de catenaccio que casi se echa a perder con un disparo gringo al travesaño y otro que pasò muy cerca del poste derecho de Talavera, quien por momentos se ve inseguro y dubitativo; no meter a De Nigris cuando estadìsticamente es un polvorìn a la ofensiva, sacar al autor de 2 goles para meter a un elemento de refuerzo en el medio campo en lugar de ir a buscar màs al frente. En definitiva, jugar a echarse atràs a la menor provocaciòn es un error tàctico que suele pagarse muy caro.

Todo el rosario de errores cometidos durante la final de ayer no costò la derrota gracias a la baja calidad del rival y del torneo en general, pero no quiero ni pensar en lo que sucederà (nuevamente) si se juega de esa manera contra equipos de primera lìnea como ya ha pasado en Mundiales o Copas Amèrica: equipos que espantan y achican al mexicano a pesar de tener calidad para competirle dignamente casi a cualquiera. Es imperativo que los cambios tengan lugar a partir de ya, o podemos ir preparàndonos para pasar nuevas vergüenzas en torneos de alta relevancia.

A manera de consuelo, aunque no debiera ser asì, podemos albergar esperanzas en otros frentes: los chicos de la Sub-17 que estàn compitiendo en el Mundial de la especialidad y del que somos anfitriones tuvieron paso perfecto en la etapa de grupos mostrando la garra y ambiciòn propias de su edad. La Sub-22 està lista para competir en Argentina y da la impresiòn de estar hambrienta de gloria al estar compuesta en su mayorìa de jòvenes con màs corazòn que malicia. La Selecciòn Femenil comienza actividades dentro de unas horas en Alemania y seguramente podremos esperar que hagan un digno papel como acostumbran.

Quizàs sea el momento de sacarnos de encima la perdedora costumbre de pensar "ah, pero hicieron algo bueno", "ah, pero individualmente consiguen logros importantes", "ah, pero al menos le ganamos al odiado rival de la zona". El que paga manda, y nosotros como aficionados que consumimos souvenirs y le engordamos el bolsillo a las televisoras cada que hay juego, estamos en todo el derecho de exigir una Selecciòn triunfadora que no nos haga felices con minucias.



Now Watching: Godzilla


Saludos Enfermos.

3 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Anónimo dijo...

cuando hay de futbol me anoto a opinar:
En primer lugar yo creo que el tri es la selección más sobrevalorada del mundo. Culpa en buena parte de la prensa, y otro tanto del carácter optimista con que el aficionado emxicano ve los deportes (ojo, esta es una cualidad, y es además poco frecuente en los latinos).
Una selección que también era así de sobree-estimada era España, pero ahora sí ellos ya ganaron algo.
La realidad por otra parte venció a tu post y el equipo de la Copa América que era toda una interrogante se desarmó ahora por el problema de los jugadores que, como decimos en Uruguay, son muy "putañeros". Los mata la fiesta, y ahora 8 hicieron la gran Salcido.
Me gustaría que hicieras un seguimiento de la Copa América, ahí apostamos algo para el Uruguay-México. Saludos !!!
Walter

{{El Diablo}} dijo...

Mi estimado, ya tenìa rato sin saber de ti por acà. Totalmente de acuerdo en la sobrevaloraciòn del Tri, cosa que no serìa tan mala si tan solo dejaran de decepcionarnos con esa frecuencia. Precisamente hace rato platicaba con un amigo español al respecto y me decìa lo mismo que tù, que ellos no tenìan nada importante a nivel selecciòn desde hacìa màs de 20 años, aunque ya ganaron algo (y ve nada màs lo que fueron a conseguir, una Euro y un Mundial). ¿Y nosotros los mexicanos, cuàndo? algo que les admiro a los uruguayos es que pese a ser un paìs màs chico, se las ingenian para sacar 11 tipos que jueguen bien y llegar màs lejos en base a su ambiciòn y garra; ojalà de este lado del continente se nos pegara algo de eso.

Pinches chamacos de la Sub-22...efectivamente, mataron cualquier incògnita respecto a su funcionamiento en la Copa Amèrica: ahora sì dudo muchìsimo que vayan a lograr algo trascendente, ojalà me equivoque y la indisciplina mexicana sea una especie de talismàn de la buena suerte.

Tù diràs què le apostamos para ese esperado choque, aunque eso sea apostarle a mi favorito para llevarse el torneo.



Saludos Enfermos.

{{El Diablo}} dijo...

Quise decir, apostar EN CONTRA de mi favorito para llevarse el torneo. Usted perdone, ya no son horas de mantener el cerebro funcionando.


Saludos Enfermos.