domingo, agosto 28, 2011

Viva México, muera el mal gobierno


Estamos a poco menos de un mes de que empiece nuevamente la parafernalia nacionalista alrededor del festejo de la independencia de México. No falta mucho para que Felipe Calderón se pare en el balcón presidencial con una banda tricolor cruzándole el pecho a gritar vivas a los muertos que dejó la guerra independentista o al país, aunque sin mencionar la parte donde se dice MUERA EL MAL GOBIERNO. También falta muy poco para que todos retomamos la costumbre de cada año y vayamos al zócalo de nuestra respectiva ciudad a seguirle la corriente a ese cabrón, o al gobernador, o al delegado/presidente municipal según sea el caso; a que nos arrojen las felices migajas de un falso sentimiento patriótico que nos haga sentir una mexicanidad inquebrantable que no se doblega ante la desgracia, que sabe salir adelante y luchar contra lo adverso, que...

A la chingada, no mamen. De verdad, qué pendejo, porque a estas alturas ya no se puede aludir a la inocencia, el que se trague toda esa mierda este año. No podemos permitirnos eso, no después de ver el tsunami de sangre que se nos ha venido encima desde que al enano se le ocurrió agarrarse a madrazos con el narcotráfico (lo de "agarrarse a madrazos" es metafórico porque todo el país está saliendo puteado menos él) y la muerte violenta se apoderó de México. Solo por citar unos pocos ejemplos, les recuerdo la desgarradora escena de la señora reclamándole a Calderón en su cara por las muertes de sus hijos, acribillados por el comando armado que irrumpió en la casa donde un grupo de adolescentes tenían una fiesta, en Ciudad Juárez; los estudiantes universitarios cuyos cadáveres aparecieron a las afueras del Tec allá en Monterrey y que fueron arbitrariamente acusados de ser sicarios para intentar justificar sus muertes; los colgados, decapitados, desollados o embolsados que aparecen a diario en muchos estados del país y que por cierto, ya también se les ve en el Distrito Federal (bueno, nada más se ven decapitados por acá, no hay por qué exagerar la nota). Los plomazos afuera del Nuevo Estadio Corona en Torreón, donde, en palabras de un amigo de mi novia, quedó demostrado que el pan que nos arroja el gobierno ya no alcanza y en el circo matan; o los muertos en el Casino Royale de Monterrey, donde hubo balazos, granadas y hasta gasolina prendieron los asesinos; eso sí, Calderón declaró 3 días de luto que seguramente aminorarán la pena de todas las familias que perdieron a sus seres queridos la noche del jueves. Permítanme insistir: a la chingada, no mamen.




Uno como ciudadano de a pie no puede hacer gran cosa, las opciones se reducen drásticamente: podemos hacernos de la vista gorda y seguir con nuestras vidas lo más normalmente posible, como los regios al seguir asistiendo a los casinos pese a lo sucedido la noche anterior; o bien, podemos dejar salir ya el hartazgo que sentimos y tomar cartas en el asunto. Habrá quien me diga "no mames, ¿pretendes que todos salgamos a enfrentar al narcotráfico con armas menos poderosas que las que ellos tienen y exponer nuestras vidas por una causa que seguramente no lograremos cambiar a través de la violencia?" bueno, la respuesta es NO. Hay un chingo de cosas que podemos hacer para revertir la situación y no me refiero a la problemática del narco únicamente, sino a todas aquellas situaciones que tienen al país como está; la cosa es que nos saquemos de encima la apatía y el conformismo tan tristemente característicos del mexicano y nos hagamos cargo de la responsabilidad (no culpa) que nos corresponde como ciudadanos.

Dejemos la televisión mediocre y salgamos a caminar, a hacer ejercicio, a algún museo, leamos, convivamos. Dejemos de comprar piratería pretextando que ir al cine o comprar películas y discos originales sale en un ojo de la cara, para eso tenemos un chingo de descargas gratuitas en Internet que no le dan a ganar al comercio ilegal (el cual a su vez le reporta dividendos a mafiosos y autoridades corruptas por igual) y que no le pegan a la economía personal. Dejemos de tirar basura donde no debemos, así por lo menos tendremos con qué exigirle al gobierno que haga lo que debe para prevenir inundaciones y todo lo que conllevan. Dejemos de hacernos pendejos en horas laborales y mejor pongámonos a trabajar, que para eso nos pagan. ¿Con qué cara le reclamamos entonces a toda la bola de burócratas culeros, huevones y ratas (perdón por tanto pleonasmo junto)? nos encabrona que los funcionarios se hagan ricos con plata del erario, pero admitámoslo, ¿cuántos de nosotros hemos robado papelería o artículos de la oficina (a lo menos) para nuestro uso personal o para surtirle la lista de útiles a los chamacos? es lo mismo, solo que a menor escala.

Dejemos el victimismo a un lado y pongámonos en acción. ¿Qué tiene que ver todo lo que escribí con frenar la violencia y el narcotráfico? nada y todo al mismo tiempo. Nada porque no son acciones directas en contra de; todo porque son cambios que si bien no todo mundo podrá aplicar al 100%, por lo menos dará un significativo progreso a nivel general: el día que todos pongamos algo de nuestra parte para dejar sin argumentos pendejos al gobierno (como aquel en que dice que nosotros tenemos la culpa de todo lo que nos pasa como nación y que tan de moda está de un rato para acá, el cual mi amigo Kyuuketsuki analiza, en mi opinión, de modo acertado en su post más reciente), ese día podremos considerarnos una verdadera unidad fuerte, sólida, capaz de hacer frente al -qué digo malo- pésimo gobierno que en lugar de su chamba, hace negocios por debajo de la mesa con los mismos a los que simula perseguir y ya encarrerados, se lleva entre las patas a la ciudadanía pasiva y dejada pero inocente a fin de cuentas.

Pensémoslo detenidamente, y evaluemos qué tan mexicanos (y orgullosos de serlo) podemos sentirnos dentro de 3 semanas.



Now Watching: The Mask


Saludos Enfermos.

5 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Maldito Desgraciado dijo...

El pedo es que hasta que la clase política no sea afectada directamente, les vamos a seguir valiendo madres los de a pie.

Maldito Desgraciado dijo...

Si te vas más atrás, desde el 2008 con el granadazo en Morelia Mich se empezó con esto de me indigno hoy, mañana no.

Betornillo dijo...

Que pasooooooooooooooo!!!! q bonita manera de cantinflear... no se cuantas lineas escribiste para decir: NADA... una pregunta personal: Tu que piensas hacer para combatir la violencia??

Kyuuketsuki dijo...

La verdad, nunca he tenido miedo en este país, a pesar de todo.

En este año sí lo he tenido, y no veo salidas inmediatas. Todo va mal; llegamos a un punto de no retorno.¿Qué tan difícil será componer este país con un gobierno que es incapaz de hacer nada? ¿Y con una ciudadanía tan pasiva?

{{El Diablo}} dijo...

Maldito desgraciado: Efectivamente, el desmadre se empezó a hacer notorio en 2008, aunque los puntos más críticos se han ido dando entre el año pasado y este; respecto a lo de chingar a la clase política...pienso que si le bajamos drásticamente a la corrupción desde los niveles más básicos, es posible que no se derrumben, pero sí les vamos a meter un calambre.

Betornillo: Básicamente, mis propuestas están en el párrafo que te copio a continuación:
"...Dejemos la televisión mediocre y salgamos a caminar, a hacer ejercicio, a algún museo, leamos, convivamos. Dejemos de comprar piratería pretextando que ir al cine o comprar películas y discos originales sale en un ojo de la cara, para eso tenemos un chingo de descargas gratuitas en Internet que no le dan a ganar al comercio ilegal (el cual a su vez le reporta dividendos a mafiosos y autoridades corruptas por igual) y que no le pegan a la economía personal. Dejemos de tirar basura donde no debemos, así por lo menos tendremos con qué exigirle al gobierno que haga lo que debe para prevenir inundaciones y todo lo que conllevan. Dejemos de hacernos pendejos en horas laborales y mejor pongámonos a trabajar, que para eso nos pagan. ¿Con qué cara le reclamamos entonces a toda la bola de burócratas culeros, huevones y ratas (perdón por tanto pleonasmo junto)? nos encabrona que los funcionarios se hagan ricos con plata del erario, pero admitámoslo, ¿cuántos de nosotros hemos robado papelería o artículos de la oficina (a lo menos) para nuestro uso personal o para surtirle la lista de útiles a los chamacos? es lo mismo, solo que a menor escala..."
Ahora te devuelvo la pregunta: ¿y tú, qué piensas hacer?

Kyuuks: Con los elementos que mencionas no se puede hacer nada, y la prueba es el presente; pero si comenzamos con cambios ligeros es posible que a mediano plazo se gesten unos más significativos, ahí es donde nos podremos chingar a esa bola de cabrones.



Saludos Enfermos.