sábado, octubre 29, 2011

El primero de muchos


Hace un año, mi situación era más o menos así: estaba deprimido, muy enojado por un chingo de cosas (para no perder la costumbre), los focos rojos cada vez se encendían más rápida y frecuentemente, como si fueran las luces de un tren fuera de control y a punto de descarrilarse.

Sin embargo, del 29 de octubre del 2010 para acá (quizás unas semanas antes, pero el parteaguas se dio en este día) ha habido una importante serie de cambios. En el último año he aprendido a convivir y valorar más a mi familia, a mejorar la comunicación -sobre todo con mi madre, quien tiene un carácter espantosamente similar al mío y eso generaba más roces de lo normal- gracias al ejemplo que encontré, admito no sin sentir un poco de vergüenza, en una casa que no era la mía, donde vi y he recibido desde entonces hospitalidad, cariño y buenos momentos.

He conocido una vertiente muy importante de la palabra Compromiso: compromiso conmigo y con los demás, que no todo lo que sucede en mi entorno gira a mi alrededor. Este compromiso conlleva mucho esfuerzo, trabajo, perseverancia; también dominio del ego (que no he logrado al 100% y creo que nunca lo haré), conflictos internos, raspones, lágrimas. Levantarse de cada caída se torna de una experiencia dolorosa a  una esperanzadora cuando existe alguien cerca que proporcione un hombro en el cual apoyarse. No es que no lo tuviera antes, he sido un cabrón muy afortunado porque a los 28 años tengo a mis padres vivos y juntos, a mi familia; pero hallar a esa persona externa al núcleo hogareño capaz de lograr una conexión conmigo tan intensa como para invitarla a hurgar en mi interior es algo que complementa y da un motivo para no concebir el futuro como una masa deforme e incierta. He aprendido a verlo día a día, una semana tras otra formando meses que, de docena en docena, hacen que me emocione imaginando la cantidad de veintinueves de octubre que se pueden acumular.

Gracias, Sandra, mi mejor maestra. ¿Por qué maestra? ah, pues...






Now Watching: Children of men


Saludos Enfermos.

6 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

El Xhabyra dijo...

awww


xhaludos ternurita!

vic dijo...

que sean muchos mas asi..........
namaste

cintya dijo...

El lado tierno de don Diablo... me invitas al bodorrio :P

cintya dijo...

Y que bueno que hayas aprendido tantas cosas, se agradecido y recompensale todo lo bueno que te da.

_| u Z dijo...

Mi muy estimaDo, has estado haciendo un intenso-trabajo-interno. No me sorprende en ti, pero sí me impresiona poder "leerscucharlo" aquí de tu viva voz.

Desde el llamado enfoque centrado en la persona utilizado en terapia humanista, acabas de describir nítidamente lo que es la "tendencia actualizante". Pero no quiero abrumarte con términos que amonestan a los sesos en este post tuyo que es puritita emoción. Tomo prestada entonces la lección de las plantas y su fototropismo positivo :)

Y yo digo que no trates de dominar al ego. Está bien que esté, también sirve. Sólo aprende a no educarlo "berrinchudo" y ya.

Un abraZote pa' ti y cariño para tu "S"(upernova).

{{El Diablo}} dijo...

Xhabyra: Saludos mi estimado.

Vic: Lo mismo deseo compa.

Cintya: Todavía falta para eso, pero claro que estarás invitada. Y sí, vaya que estoy agradecido por tenerla en mi vida, me gusta demostrarle eso poco a poco.

Luz: Y apenas va comenzando ese trabajo, hay tantas cosas por cambiar y es genial ir viendo resultados; no conozco la temrinología pero no te preocupes, no me torturas con eso, al contrario, me gustaría conocer más al respecto. Sobre el ego...sí, creo que será más práctico volverlo menos intempestivo, en eso no voy tan mal. Va abrazote de regreso, y seguro que si mi mujer te conociera también te enviaría uno.



Saludos Enfermos.