domingo, diciembre 11, 2011

El tigre en celo



El tigre en celo
es como un pozo de semen,
como un brazo de rìo:
màs de cincuenta veces en un dìa
copula y se descarga largamente en la hembra,
como un cielo encendido en èxtasis perpetuo,
una tormenta de erecciones,
y la hembra que aùlla o vocaliza
con su voz de contralto,
còmica y dolorosa,
pornogràfica y màrtir,
espera al tigre que la ronda sin tregua
como una tea, como un astro poseìdo e hirsuto.

Las fieras se acarician, Rubèn,
bajo las vastas selvas primitivas.
Es el gran circo del sexo
en inconsciente y arrobada
soledad acròbata.

Al alba, cuando las bestias lujuriosas duermen,
parece oler a sexo, tambièn a carne macerada,
en dos kilòmetros a la redonda
y un resplandor ligero emana de ese Olimpo
en que la prole
del que podrìa preñar en horas a doscientas tigresas
es grandioso rescoldo y ya se apaga
como un fuego de siglos,
cesa como un viento,
cede como un canto.





Caza mayor, Eduardo Lizalde, 1979



El libro que tengo es una compilaciòn de la obra mencionada arriba, y El tigre en la casa (1970); no lo encontrè tal cual en la red, asì que en su lugar dejo este link, donde podràn encontrar poemas revueltos de estas dos obras (y algunas màs). Disfrùtenlo en esta frìa tarde de domingo.



Now Watching: Oakland Raiders at Green Bay Packers


Saludos Enfermos.

5 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

lulu dijo...

No sé si se encuentren en la misma situación que yo, pero les recomiendo este link para búsqueda de trabajo, muy recomendable http://bit.ly/uPKAUq Saludos!!

_| u Z dijo...

Mi estimaDo, ¡qué poema tan animalmente erótico! Yo a Eduardo Lizalde nunca lo había leído, cegada por mis oídos (sic), pues las pocas veces que lo escuché en la radio como difusor de la cultura me pareció árido y hasta pedante (comparado con otros escritores-locutores, como Alejandro Aura o Germán Dehesa que eran muy cultos y amenos).

En las "zoonarraciones" sé que hay que tener mucho cuidado, pues es común que quienes las hacen impregnen lo que dicen de sus juicios e interpretaciones humanas, y que esto no tenga que ver en lo absoluto con la realidad (pienso en programas temáticos de TV hasta en una creación poética como ésta). El mito del león macho y su dominación es un ejemplo. Por eso, todavía me resistí un poco y le mostré el poema a un maestro-gurú biólogo que tengo; y me dijo que el poema era muy atinado.

Así que ya me dieron ganas de conocer más de su obra :) Motivada por tu post encontré una entrevista que le hizo Cristina Pacheco a Lizalde en este año, y comentaron sobre su obsesión por el tigre, y también sobre la aparición de un zoológico entero en su prosa y en su poesía. Así que en los días que no haya fiesta, manos a la obra; digo, ojos a las obras.

¡Saludos!

{{El Diablo}} dijo...

Lulù: gracias por el link.

Luz: confieso que nunca supe de Lizalde en radio, lo ùnico que conozco de èl es el librito que menciono en el post, aunque en cuanto tenga oportunidad tambièn checarè a detalle el link que colguè. ¿Tendràs a la mano el link de la entrevista que mencionas? sospecho que me gustarìa escucharla.


Saludos Enfermos.

_| u Z dijo...

Claro que sí, mi estimaDo. Este es el link: http://youtu.be/CoAaZQrZo4k. Dura unos 50 minutos.

{{El Diablo}} dijo...

¡Muchas gracias por el link mi estimada! ya està agregado a favoritos y listo para que le eche un vistazo en esta semana.


Saludos Enfermos.