sábado, diciembre 31, 2011

Previo al 2012...


Como considero que cada 31 de diciembre mis palabras siempre llevan la misma tónica, este año me dedicaré simplemente a agradecer.

Agradezco a mi mamá y a mi papá por aguantarme un año más viviendo con ellos; sé que no les pesa y que me aman, pero de todos modos como que ya va siendo hora de que el cachorro busque su propia guarida. También les doy gracias por un chingo de cosas más, por ejemplo su comprensión, apoyo, jalones de oreja, por darme esos hombros que se van haciendo viejitos pero fueron bien pinches aguantadores para sostenerme cuando me resbalé o me caí, y me impulsaron para darle hacia arriba. ¡Y lo siguen haciendo!

Agradezco a mis hermanas y mis prim@s, que han sabido torear muy bien a un cabrón gruñón como yo, convertirse en mis amigos y hacerme sentir querido por cada uno en su peculiar modo; bola de cabrones irreverentes que no respetan mis canas, pero que definitivamente le dan un sabor muy especial a cada reunión familiar y sobre todo, a mi vida.

Agradezco a mis tíos por haber estado al pendiente del más mínimo lloriqueo de su primer sobrino, el primer bebé posterior a su generación, cuando mi mamá se tenía que ir a trabajar; por la estricta vigilancia cuando hacía mis tareas para que salieran bien, por enseñarme a decir groserías, por los paseos en la Alameda después de ir al cine para que pudiera comprar mis estampitas de Los Caballeros del Zodiaco, por las clases de karate en casa (¡es en serio! el esposo de una de mis tías sabe karate y me enseñaba a domicilio antes de que yo tomara clases oficialmente), por las idas al deportivo a jugar basketball, por la empatía ideática; cada uno sabrá seguramente qué parte en el pastel de los agradecimientos le toca. Y por supuesto, por haber procreado a los susodichos cabroncitos mencionados en el párrafo anterior.

Agradezco a Sandra por todo el aprendizaje que he tenido a su lado desde hace 427 días, 21 horas y 4 minutos. He aprendido a comer vegetales (cosa que ni mi mamá había conseguido), también a comerme mi orgullo aderezado con mi ego, a comprometerme, a entregar sin esperar a cambio, a pensar de una manera diferente, a sensibilizarme, a dejar de comportarme como un autómata para explorar dentro de mi (¡sin albur!), hallar la parte sensible que estaba perdida por ahí (insisto: ¡sin albur!) y aprender a lidiar con ella y dejarla salir. Todavía no acabo mis lecciones, es más, creo que voy como al 10%...pero, ¿quién tiene prisa cuando quedan tantos años por delante?

Agradezco a mis amig@s, y aquí está bieeeeeeen cabrón hacer una lista detallada o personalizada, además de que si de repente se me olvida alguien luego empiezan de nenas. Mejor diré que es un placer tener gente con quiénes compartir una caguama o un pomo, una caminata, una película, una reflexión, la chinga del trabajo, música; así hayan sido tardes completas o pequeños lapsos, son cosas que uno siempre valora y que no tienen por qué dejar de suceder, entonces seguro nos vemos el próximo año para seguir rockeando macizo.

Creo que ya...y como no tengo un speech muy diferente al del año pasado, me gustaría más despedir el 2011 regalando una canción a todos aquellos que tienen parte y significado en mi vida. Se vale que cada uno la comparta con su propia bandita, y realmente me gustaría que la guardáramos juntos para cuando más nos haga falta. Escúchenla, píquenle a los subtítulos si no le mascan al inglés y sientan bonito. Abrácense, quiéranse, bésense, pásenlo bonito no nada más hoy, sino los 366 días que ya se nos ponen enfrente.







Now Playing: Invincible - Muse


Saludos Enfermos.

4 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

vic dijo...

feliz año don Diablo!!!!!!!

_| u Z dijo...

Muy buen año, mi estimaDo. Que todo lo que nos deseas se te multiplique. Gracias por todo lo compartido.

¡AbraZotote!

cintya dijo...

Lo mejor que puede hacer el ser humano es ser agradecido. Vientos! Y que tengas un excelente año 2012.

{{El Diablo}} dijo...

Feliz arranque de año a los 3, que este año, ya que no todo puede salir como queremos, al menos quedemos satisfechos con el esfuerzo empleado en lograr nuestros objetivos. Un abrazo.


Saludos Enfermos.