lunes, febrero 21, 2011

La SETRAVI y su manada de buròcratas inùtiles


¿Recuerdan que hace unas semanas, justo antes de que todo valiera madres y me convirtiera en un zombie laboral estaba muy inconforme por la manera de conducir de un cabròn microbusero que casi me hace volar de mi asiento? Bueno, hace màs de un mes estaba dàndole seguimiento a la queja que presentè en LOCATEL por lo sucedido.

Me atendieron relativamente ràpido, aunque como era de esperarse, ellos no iban a solucionarme nada; entonces me dieron el nùmero telefònico de la Secretarìa de Transportes y Vialidad para que ellos se hicieran cargo. Llamè enseguida y despuès de atenderme, me dijeron que llamara de nuevo 3 dìas despuès para ver còmo iba el asunto. Pasado ese lapso hice nuevamente la llamada y me dijeron que ahì no podìan atenderme, pero que si llamaba a la extensiòn del call center con gusto despejarìan mis dudas. Me dieron un par de extensiones, y como era de esperarse, tuve que esperar otros 2 dìas para lograr comunicarme ya que no me contestaban. A la siguiente semana, cuando por fin se dignaron en levantar el auricular, me salieron con la mamada de que ni madres, que ahì tampoco me podìan atender, que era un call center y no tenìan acceso a los registros de las quejas y demàs; entonces me dieron otro nùmero (¡pinches buròcratas de mierda!) para que me comunicara con una tal Silvia Velasco, quien transfiriò mi asunto a la Direcciòn General de Transporte para que me atendiera una tal Leticia Mata, que me dio el nùmero de...






(adivinen, no està tan difìcil)







Sì, de la SETRAVI otra vez. Què poca su puta madre, pensè mientras le agradecìa por la atenciòn brindada; y ahì estoy llamando de nuevo a Transportes y Vialidad a sabiendas de que no iban a solucionarme nada; me pareciò buena idea desquitar mi enojo por lo sucedido en el micro hostigando a esta manada de huevones para ver si les daba la gana hacer su trabajo. Despuès de pasar mi llamada como por 5 extensiones màs logrè comunicarme con un tal Roberto Cantù; eran casi las 3 de la tarde y el tipo dijo que ya estaba por terminar su turno (insisto, pinches buròcratas comemierda) asì que al dìa siguiente iba a comunicarse conmigo. Me pidiò un nùmero en el que pudiera encontrarme al dìa siguiente, le di el de la oficina casi con la seguridad de que para ni madres me iba a llamar y colguè el telèfono. Pasaron un par de dìas durante los cuales -naturalmente- el hijo de puta no se comunicò y luego vino mi cambio de puesto y la brutal carga de trabajo que todavìa no termino, asì que me la pelè con mi idea de seguir acosando al tal Cantù hasta que o resolviera mi asunto, o se desesperara y me mandara al carajo.


Como dije antes, ni de pedo esperaba que alguien hiciera algo al respecto; esto bàsicamente fue un experimento producto del inmenso ocio que traìa en esos dìas en la chamba, solo por ser uno màs de los que intentan solucionar las cosas de una manera pacfica y engrosan las filas de los defraudados por la recabrona burocracia que no hace su trabajo, trata a los demàs como si fuèramos imbèciles y como si los bastardos soberbios tuvieran algo de què alardear cuando en la mayorìa de los casos llegaron al puesto que tienen gracias al compadrazgo o a fuerza de lamidas al pito del jefe.

Moraleja: no intenten que las autoridades les resuelvan el problema de turno, se van a frustrar, enojar (todavìa màs) y decepcionar; mejor, si ven que tienen el chance de salir bien librados, acomòdenle unos putazos al pendejo e incompetente chofer, mièntenle su rechingada madre hasta cansarse, escùpanle en la jeta o algo. Diplomacia mis huevos.

Como reza la frase que cierto payasito de la tele convirtiò en cèlebre: ¿sabe què? no se deje.



Now Playing: Credo - Wolfgang Amadeus Mozart


Saludos Enfermos.

miércoles, febrero 09, 2011

Con G de Grandeza


¡Què chingòn estuvo el Superbowl XLV!

De arranque lucìa apretadìsimo, se perfilaba como un juego equilibrado y duro tanto para las ofensivas como para las defensivas: del lado metalero una dura defensiva encabezaba las ilusiones de los seguidores con jugadores como Troy Polamalu, James Farrior y James Harrison, ademàs de contar con el soporte ofensivo del QB Ben Roethlisberger, el corredor Rashard Mendenhall y receptores como Antwaan Randle El o Mike Wallace; por parte de los Cheeseheads la sòlida defensiva encabezada por los linebackers A.J. Hawk y Clay Matthews lucìa como un gran complemento a la ofensiva dirigida por Aaron Rodgers, James Starks, John Kuhn y un grupo de receptores que nada le envidia a lo mejor de la liga. Un tiro muy parejo, por donde se le viera:



El partido, aunque se cerrò en el tercer cuarto, estuvo a la altura de las expectativas. A mi me encantò por varias razones, empezando porque a pesar de que la temporada estuvo bien pinche loca, irregular y sorpresiva (pregùntenme nada màs còmo me fue en la quiniela de Caliente) al final llegaron los equipos que màs lo merecieron. Equipos que no tienen tanto glamour como otros (aunque sì son altamente mediàticos y populares), que tienen sede en ciudades que no destacan precisamente como atractivas turìsticamente hablando, y -fijàndonos en nimiedades que terminan por llamar la atenciòn- que ni siquiera tienen porristas.

Son equipos que ademàs tienen un alto grado de identificaciòn con el pueblo: por una parte Pittsburgh, que en los 70's protagonizò una rivalidad cabroncìsima con los Dallas Cowboys (el equipo mamòn y popis de la època) y ademàs representaba a la clase obrera a travès de la semàntica de su nombre con la industria del acero; del otro lado los Packers, que tienen su sede en un pueblo de Wisconsin que -literalmente- es una congeladora y donde, hasta donde sè, muchos de los habitantes son dueños de acciones del equipo ademàs de estar totalmente locos por sus jugadores, al grado de que a los recièn nacidos se les pone en fila de espera por un boleto para cualquier partido en el Lambeau Field con la esperanza de que puedan ir a los 30 años que haya lugar. Eso es una aficiòn de verdad y no chingaderas.

La historia le dio un sazòn todavìa màs especial al cotejo: Pittsburgh buscaba su sèptimo trofeo Vince Lombardi y què mejor que lograrlo en casa de sus archirrivales (casa nueva, a la que los Cowboys no pudieron darle el estrenòn de lujo ganando el juego grande como querìan); làstima que se la tuvieron que pelar ante otro equipo que tambièn tenìa razones històricas de sobra, como el hecho de que el trofeo se llame como se llama en honor a su primer coach o el haber ganado el primer Superbowl de la historia. Salir con la victoria en esta ocasiòn fue algo casi orgàsmico para los Cheeseheads y su aficiòn.

Continuando con las clases de historia enefelera, Aaron Rodgers me recordò muchìsimo a Steve Young cuando ganò el Superbowl XXIX allà en el lejano 1995 y se sacò de encima la sombra del legendario Joe Montana. Asì Rodgers, quien despuès de pasar 3 temporadas en la banca esperando la oportunidad de reemplazar a Brett Favre (que se dio sòlo hasta que el aferrado veterano se mudò a New York para jugar con los Jets) obtuvo una merecida revancha al ser nombrado MVP el domingo pasado. Nadie mejor que èl para recibir la distinciòn; tuvo el liderazgo y las pelotas necesarias para encaminar a un nervioso grupo de receptores que soltaban balones relativamente fàciles de atrapar hacia la victoria y de paso, hacerlos lucir (que le pregunten a Jordy Nelson si no fue asì).

Sin duda es uno de los Superbowls màs parejos que he visto en los ùltimos años (junto con el Giants vs Patriots en 2008 o el Steelers vs Cardinals en 2009). Lo disfrutè en grande y como es de esperarse, estoy ansioso porque pasen los 7 meses que faltan para que una nueva temporada NFL comience y lleve a los 2 mejores equipos al Lucas Oil Stadium en Indianapolis.



P.D. 1: Lo de la clase de NFL History era en serio, pìquenle a todos los links para que se vuelvan freakfans como yo, asì no me sentirè tan mal por esperar la siguiente temporada con cara de loco poseso.

P.D. 2: A quien me diga por què este post se titula "Con G de Grandeza" le toca regalo sorpresa. A ver si alguien se anima a hacer la tarea.




Now Playing: Cicatriz esp - The Mars Volta


Saludos Enfermos.

sábado, febrero 05, 2011

Nuevos brìos



¡Pinche par de semanitas estas ùltimas! desde el año pasado se venìa preparando un cambio de puesto para mi (¡ya me tocaba!) que parecìa prometedor -y de hecho lo es- en cuando a sueldo y otras cosas, nada màs que incluìa el pequeño detalle de que sería una auténtica chinguita, y en ese sentido no ha habido falla.

En resumen, mis nuevas funciones incluyen auditar la información que unos supervisores y vendedores a mi cargo tienen que capturar vía Internet para que yo pueda generar reportes y gráficas mamoncísimas que impresionen al cliente que me asignaron. Estuve depurando y organizando datos para cargar al sistema y que los usuarios Blackberry (güeyes que no han de saber ni limpiarse bien la cola pero van a usar esos bellos aparatitos para capturar la información en vivo y en directo desde el punto de venta) puedan hacer bien su trabajo, armando rutas de recorrido para estos mismos güeyes cuando yo en mi vida había hecho algo así (es que mi jefecito me aventó a la guerra sin fusil, el muy cabrón...), un montón de cosas por el estilo que debían quedar para el martes de esta semana a las 8 de la mañana, pues tendría una capacitación/junta con los usuarios y el cliente a la cual me acompañaría Fer, un compa con el que ya he tenido la oportunidad de trabajar en otras divisiones de la empresa.

Pasé 4 días seguidos durmiendo 3 horas como máximo, llegó el fin de semana y bajé un poco el ritmo de trabajo ya que tenía algunas cosas que hacer y compromisos con mi novia, después llegó el lunes y aceleré hasta el fondo durante todo el día procurando terminar la chamba antes de la hora de la salida. No fue así, y para colmo necesitaba comprar unos zapatos para ir a la capacitación al otro día (es que soy fodongo y solo uso tennis). Compré mis zapatos, fui a darle una vueltecita a Gigia que andaba con migraña y llegué a casa listo para seguir trabajando.

El trabajo estaba casi terminado, sòlo hacìa falta crear algunas cosas dentro del website y subir la informaciòn que toda la semana estuve puliendo y unificando. Comencè la primera carga y como se estaba tardando se me hizo fàcil cerrar los ojos "lo que duraran un par de canciones", pensè estùpidamente. ¡Craso error! cuando abrì los ojos fue porque mi mamà me estaba preguntando a què hora me irìa a la junta, le dije que a las 5:30 y me respondiò que eran las 5:20. Todavìa apendejado por el sueño pensè "ok, me quedan 10 minutos..." y de repente todo se me vino encima acompañado de un dolor en la base de la nuca, respiraciòn agitada y la sensaciòn de que los huevos se me hacìan como pasitas: me di cuenta de que no sòlo no habìa terminado el trabajo, sino que el sistema habìa marcado error al cargar la info y ademàs, me faltaba hacer otro archivo de carga partiendo del que dejè subiendo por la noche.

Me bañè hecho la madre mientras en mi cabeza rondaba lo que pasarìa debido a mi grave falla: el inminente despido, con què cara le dirìa a mi familia y a mi novia que ya no tenìa trabajo cuando acababan de ascenderme, dònde encontrarìa trabajo ràpidamente, lo agridulce que me sabrìa el Superbowl el domingo; toda una chaquetota mental. Carajo, incluso dentro de mi desesperaciòn lleguè a pensar que, si salìa bien librado de esta, considerarìa seriamente volverme una persona màs espiritual -asì de desesperado estaba-. Salì de bañarme, subì en calzones a la azotea valièndome madre el frìo y recogì algo de ropa (la cual tenìa pensado planchar en la noche al terminar mi trabajo), mi mamà se despertò por el ruido y ni pedo, con toda la pena del mundo le pedì que me ayudara a plancharla mientras yo me arreglaba y trataba de avanzar un poco màs con el archivo; estuve listo para salir a las 5:45, tomè un taxi en el sitio que està a un par de calles de mi casa y seguì trabajando en el camino. Cuando lleguè a la oficina me bajè del taxi con la notebook en la mano, el disco duro portàtil conectado, la mochila al hombro y subì a seguir dando patadas de ahogado mientras llegaba Fer, quien al darse cuenta de lo que pasaba se portò a toda madre y me ayudò a encontrar atajos para agilizar la chamba cuando màs bloqueado me encontraba. Nos fuimos a la capacitaciòn en otro taxi e igual seguì trabajando. Cuando llegamos a nuestro destino estaba terminando la carga de informaciòn, a punto de un colapso nervioso y con unas ganas encabronadas de fumar.

Las cosas habìan salido bien despuès de todo...pero vaya forma de sufrir, juro que nunca me habìa quedado dormido trabajando a unas cuantas horas de la entrega, mucho menos habìa contemplado ideas como la de renunciar para rescatar el poco honor que me quedara frente a mis jefes y compañeros, y ni por error habìa pronunciado las palabras "¡dios mìo!" con tanta desesperaciòn y convencimiento; pareciera que me hubieran dicho que me quedaba un par de horas de vida o algo por el estilo. Aùn asì estoy satisfecho de haber cumplido con la entrega del proyecto gracias a mi dedicaciòn (aunque al final me haya fallado), al apoyo moral que me estuvo dando Gigia durante todos esos dìas ayudàndome a no volverme loco y a la calma y soluciones que aportò el buen Fer a la hora que màs las necesitaba.

Inevitablemente me doy cuenta de que en la divisiòn donde estaba antes (SEPROM Sistemas) me malcriè bastante: llegaba a la hora que querìa, me vestìa como me daba la gana (bueno, eso lo sigo haciendo, aunque no es nada estrafalario...màs bien es algo còmodo, digamos), sabìa la carga exacta de trabajo que me llegarìa, me adaptaba y la sacaba en chinga para tener tiempos muertos durante los que podìa hacer lo que me diera la gana sin que nadie me dijera nada, podìa tratar de pendejo a quien quisiera -porque la mayorìa de mis compañeros tenìan aserrìn dentro del cràneo en vez de un cerebro funcional-, cosas por el estilo. En Infomercados todo es distinto: mis nuevos compañeros (nuevos es un decir, varios de ellos son viejos conocidos) trabajan a un ritmo cabroncìsimo y me siento con ganas de estar a la par; tengo un buen respaldo para resolver las dudas que me surjan, me he estado disciplinando para mejorar mi puntualidad, tengo a mi cargo personal con el que planeo crear un grupo de trabajo sòlido y eficiente, me siento motivado. Esta es la plataforma que voy a usar para impulsarme y no voy a soltarla por nada.

Va a ser una tarea pesadìsima que seguro conllevarà sacrificios en cuanto a cosas que me gusta hacer como salir con mi novia (que es el rubro que menos quiero afectar), hacer ejercicio, pistear (ya casi no lo hago de todos modos) y escribir en este blog; por eso lo tuve tan abandonado todos estos dìas, y a decir verdad lo extrañè bastante. Como estàn las cosas ahora dudo que pueda publicar con la frecuencia que acostumbraba, pero espero hacerlo por lo menos una vez a la semana procurando que la calidad de lo posteado sea inversamente proporcional a la cantidad de posts (o sea, menos posts pero màs chingones). Asì que nuevamente, porque ya lo habìa estado repitiendo en los ùltimos meses, gracias a la banda que sigue este humilde pero enjundioso proyecto, que se da un tiempito para leer y a veces hasta opinar. Seguimos en contacto.



Now Playing: Everything will be alright - The Killers


Saludos Enfermos.