domingo, marzo 27, 2011

E.T.


Desde ayer traigo un mood encabronado de re-apego a mi madre. En parte porque el exceso de trabajo me tiene al borde de una catarsis a base de berridos, golpes y làgrimas; en parte porque me està cayendo el veinte de que el momento de hacer mi vida por mi cuenta se acerca y gracias a algunos jalones de orejas (de parte de ella) y valiosa comprensiòn y apoyo de mi pareja empiezo a asimilar que cada segundo que pueda pasar con mi familia es oro puro.

Esta mañana hice sobremesa con la jefa, almorzamos unos ricos tamales que ella hizo y platicamos sobre lo que me està pasando. Utilizando la odiosa terminologìa de mi trabajo, de mis 4 rubros principales -familia, pareja, trabajo y amigos- estoy mostrando efectividad en el 50% del total, osèase, mis amigos y familia me han estado valiendo madres. El trabajo me absorbe cabronamente (como ya he manifestado aquì muchas veces, asì que no empezarè a quejarme de nuevo) y el tiempo libre que me queda lo dedico a mi novia. Lo hago porque realmente me nace estar con ella, ademàs de que me jode la idea de descuidar la relaciòn basàndome en la trilladìsima pero cierta premisa de que no se puede dejar de alimentar al amor (chingas a tu culo, ¡què pinche cursi te leìste!) a base de convivencias y vivencias, de cariño, de afinidad, de todo lo que cada quièn guste y mande segùn su propia concepciòn del amor.

En fin, sin desviarme màs del tema, me doy cuenta de que descuido a mis amigos teniendo en mi vida a gente tan valiosa como Joel, quien incluso anoche mientras platicàbamos por messenger se ofreciò a ayudarme con el trabajo para que podamos compartir un rato y fumar aunque sea aplastando nalga y sacando adelante mis pendientes; me sentì como el tìpico papà workaholic a quien sus chavitos le preguntan si le pueden ayudar con tal de estar con èl un rato, y la sensaciòn me produjo una reacciòn bipolar que me hizo sentir miserable al tomar màs conciencia de que descuido a la gente a quien quiero y me quiere, y por otra parte afortunado de importarle de ese modo a alguien a quien siempre he considerado uno de mis mejores amigos. Sin que suene a puterìa (y si sì, pues coman caca) hasta ganas me dieron de llorar.

El tema fue el mismo platicando con mi mamà. Entre lo que hablè con ella y la breve plàtica al respecto que tuve ayer con Sandra, reconozco que les he descuidado y que no convivo con ellos como solìa hacerlo antes, cuando -por ejemplo- llegaba de la escuela o de la oficina a recostarme a los pies de la cama de mi hermana para platicar un rato con ella, o cuando me sentaba un rato en el comedor a intercambiar sucesos del dìa con mi madre mientras ella hace cualquier otra cosa. Me doy cuenta y me avergüenzo, me desespero, me enojo conmigo mismo, me digo "¡eres un asno Daniel!, ¿no te enteras de que asumes que todos los que viven en tu casa te aman, aunque ya no te conozcan ni los conozcas?" y me hago la firme promesa, una vez màs, de tener huevos para ser constante en demostrarles y demostrarme que puedo volver a ser como era antes, el cabroncito desmadroso que convivìa con sus hermanas y prim@s aunque sea nada màs para echarles carrilla y alburear.

Quiero ser el mismo que de repente le platicaba cosas a su mamà (no es que tengamos una comunicaciòn muy fluìda que digamos, pero antes al menos hacìa el intento) antes de que sea tarde y la vida decida que ya tuve madre por suficiente tiempo, o simplemente de el siguiente paso con Sandra y me sea realmente complicado, como es natural en esas circunstancias, sentarme con ella aunque sea a ver còmo pela chìcharos o teje algo. Llevo todo el dìa con esa pinche sensaciòn como de un hueso de durazno atorado a media garganta, producida màs que por la certeza de que no he sido muy justo con las personas que me aman, por saber que lo hacen a pesar de que no ha habido la reciprocidad que ellos merecen.



Para rematar, parece que hasta la tele està empeñada en ponerme sensible: estaba haciendo zapping en el comedor y encontrè E.T. en Azteca 7 (es de esos dìas en que de nada sirven los canales de cable porque no hay nada bueno); recordè cierta historia respecto a la pelìcula y esperè a ver si mi mamà se acordaba tambièn. Efectivamente lo hizo: recordò que E.T. se estrenò en 1983, mientras ella me cargaba en su panzota. Varios años despuès, cuando la vi por primera vez, me contò que mis dedos le recordaban a los del marcianito dicièndome "a ver hijo, extiende la mano...¿ya ves? ¡igualitos!".

Quiero que estos dedos sirvan de nuevo para ariciar su cara o su cabello, ademàs de para trabajar, escribir pendejadas y hacer señas obscenas. Siempre voy a ser SU E.T.





Now Watching: Toy Story


Saludos Enfermos.

viernes, marzo 18, 2011

La vecina estafadora


Antier me encontrè a mi hermana en el metro Guerrero mientras ella regresaba de la universidad y yo de la oficina. Estàbamos por abordar el tren cuando vi de reojo a una señora bajita, morena clara, de cabello corto teñido de rubio con una niña pequeña muy bonita como de 3 años en brazos, asì que le cedì el paso para que entrara primero al vagòn. Cuando llegamos a la estaciòn donde debìamos salir vi nuevamente a esta señora acercarse a la puerta y de nuevo le cedì el paso, pensando en lo descuidada que era por aventarse asì nada màs hacia la puerta sin darse cuenta que pude no haberla visto y chocar con ella o con la bebè.

Le dije a mi hermana: "mira a esta pendeja, si no freno le doy un hombrazo en la cabeza a la niña". Volteò a verla y despuès de un rato me dijo que esa misma señora estaba en la otra lìnea (la que va de Universidad a Indios Verdes) pidiendo dinero de vagòn en vagòn, diciendo ser madre soltera, que la corrieron de su casa y no tenìa a dònde ir ni con què mantener a su nena; lo mamòn del asunto es que esta señora resulta ser vecina nuestra (asì de antisocial soy, no conozco ni al 25% de mis vecinos) y que ademàs la aplica seguido, ya sea cargando con su pobre niña en el metro como ya contè lìneas arriba o subièndose a los microbuses acompañada de su señor padre argumentando que su madre acaba de morir y que no tienen plata para sacar el cuerpo del hospital o para el entierro o para cualquier otra pendejada que la gente les pueda creer.

Van a decir que a mi què chingados me importa, pero este tipo de personas realmente me hacen emputar. En primera por pinches mentirosos, ya que mi hermana me contò que a la mamà de esta señora la han matado chingos de veces en sus falacias y nada, que ahì anda la señora vivita y coleando, y en segunda por utilizar a una niña pequeña para conmover a la gente y sacarle unos pesos cuando por lògica la nena no tiene ninguna culpa de que su madre sea una haragana. Me encabrona sobremanera que existan entes que teniendo todas las condiciones fìsicas (mentales no me consta) para ganarse la vida de una manera digna se dediquen a engañar y robar, porque esto, se vea por donde se vea, es un robo. Mientras uno tiene que romperse la madre desempeñando cualquier actividad laboral, a esta cabrona se le hace fàcil estirar la mano esperando que alguien se conmueva y le evite la fatiga de tener que chingarle para sobrevivir como hacemos los ciudadanos productivos. Por supuesto que me lo tomo personal, ¡faltaba màs! a veces tengo brutales jornadas laborales de màs de 12 horas, no duermo las horas que deberìa dormir, en ocasiones mis niveles de stress llegan a un punto en que quisiera mandar todo al carajo; y mientras esta hija de puta haciendo el ùnico esfuerzo de pasearse en el transporte pùblico e inventar pendejadas para sacar unos pesos y sobrevivir. Què poca su puta madre, què falta de ètica, ¿què ejemplo de vida le està dando a su hija?


Gracias a las rèmoras como ella este paìs està como està: habitado -en su mayorìa, que serìa injusto generalizar- de mediocres que siguen la ley del menor esfuerzo casi religiosamente con tal de no dar un extra que les lleve a una mejor calidad de vida; para què, si tienen a su virgencita, su tele y con eso son felices. Por eso no salen ni saldràn de su miseria, y lo que es màs triste, echan a perder las vidas de su prole heredàndoles una mentalidad mediocre, conformista y abusiva que lamentablemente caracteriza al mexicano promedio desde hace siglos. Por eso no le doy ni mierda a quien estira la mano pidièndome asì nada màs; la supervivencia debe ser digna ùnicamente del que se esfuerza y lucha.



Now Playing: Liberated - Borknagar


Saludos Enfermos.

sábado, marzo 12, 2011

Tuerto mañanero



Suena a albur o a que me estaba dando autoamor hace unas horas pero...¡no! lo que en realidad pasò fue que casi me cago en los calzones por algo que pudo haber arruinado mi dìa.

Anoche estaba hablando por telèfono con mi mujer desde la sala porque mi mamà y herman@s estaban en junta familiar en la recàmara de uno de ellos y tengo el pequeño problema de que si alguien habla en voz alta mientras estoy en una llamada me desconcentro y me emputo. Me recostè en un sofà mientras hablaba, mi plan era subir al estudio al terminar la llamada y trabajar un rato antes de dormir, pero el cansancio me ganò y me quedè jetòn ahì mismo. Cuando mi mamà bajò a eso de las 7 de la mañana y me vio, lo primero que pensò fue que me habìa puesto una peda èpica como las que acostumbraba (es que el sofà està junto al bar), me despertò y despuès de cerciorarse de que no estaba crudo estuvimos bromeando un rato sobre eso. Me pareciò buena idea subir a mi recàmara, quitarme los lentes de contacto (me dormì con ellos puestos y de hecho ni los tenis me quitè) y descansar los ojos un par de horas antes de empezar a trabajar. Cuando iba a quitarme los lentes notè que veìa extrañamente borroso con el ojo derecho, no como si tuviera lagañas o algo asì sino como si me faltara el lente de contacto. Lo primero que pensè fue que el lente se habìa recorrido hacia atràs de mi ojo, eso ya me pasò una vez en la oficina y de hecho fue bastante cagado porque le pedì a una compañera que me ayudara a buscarlo en el piso y la escena fue bastante graciosa conmigo sentado en una silla quietecito y ella hincada frente a mi; al final resultò que el lente no se me habìa caìdo sino que estaba detràs de mi ojo, pude sacarlo despuès de masajearme alrededor de la cuenca ocular hasta que logrè empujarlo hacia adelante.

Pensando que esta vez habìa pasado lo mismo, estuve un buen rato manoseàndome el ojo y esperando a que el lente saliera por si mismo, pero no fue asì. Empecè a considerar la posibilidad de que se me hubiera caìdo, bajè de nuevo a la sala y mientras revisaba minuciosamente con mi ùnico ojo ùtil (el izquierdo todavìa conservaba el lente en su lugar) escuchè que algo crujìa bajo mi pie. Un nivel increìble de encabronamiento empezò a recorrerme mientras levantaba la patota y corroboraba que efectivamente, el puto lente se me saliò del ojo mientras dormìa, cayò a un lado del sofà y quedò seco como hojuela de maìz; sobra decir que con el pisotòn que le di sin querer lo despedorrè totalmente, asì que con todo y mi enojo, subì a prepararme para ir a la òptica a poner mi cara de pendejo y pedir una reposiciòn (no tiene ni 2 semanas que comprè el par).

En esas estaba cuando de repente un rayo de luz iluminò mi furioso y todavìa adormilado cerebro: usualmente se me madrea un solo lente de contacto, ya sea por manchas de grasa de mis dedos, mugre o desgaste normal, y el otro lo guardo en su estuche correspondiente "por si acaso". Abrì el cajòn donde guardo pendejada y media que ya no uso y ahì estaban: 4 estuches de lentes de contacto anteriores, los saquè y los revisè uno por uno hasta llegar al que tenìa un lente derecho en buen estado. Eureka, mi tiempo de trabajo y dinero estaban salvados.

Me urge hacerme un espacio para dejar descansar totalmente mis ojos durante 72 horas, examinarme y que me operen. ¿Alguien quiere sacrificar su vida personal para cubrirme en la chamba? avise por favor.



Now Playing: The blood is love - Queens of the Stone Age


Saludos Enfermos.

viernes, marzo 11, 2011

Manuel Berzunza en el Tùnel de la Ciencia


El metro tiene, a veces, gratas sorpresas para sus pobres y devotos usuarios -màs pobres que devotos-. Hace unas horas lleguè al transborde de La Raza y encontrè uno de esos mòdulos culturales de los que ya he hablado en posts anteriores (aquì y aquì); como andaba holgado de tiempo me quedè un rato observando los cuadros que se exhibìan ahì y me gustò mucho lo que vì.

Se trata del trabajo de Manuel Berzunza, pintor y escritor mexicano de quien no habìa tenido el gusto de apreciar su trabajo hasta ayer. Sus pinturas son atrayentes, coloridas y psicodèlicas; leyendo la reseña que le dedicaron en dicho espacio supe que su estilo se basa en la esquizofrenia que ha padecido desde muy joven y que le orillò a abandonar sus estudios en el Instituto Nacional de Bellas Artes durante un tiempo para despuès volver con nuevos brìos a entregarnos excelentes piezas (o al menos asì les considero yo, un simple aficionado que comparte cosas que conoce repentinamente y le gustan). Me hubiera gustado tomar fotografìas de cada una y traerlas al blog para que les echaran un vistazo y se animaran a visitar la exposiciòn, pero el cristal que protege a la misma resulta un obstàculo para la càmara de mi celular y no permite buenas tomas, ademàs de que este tipo de cosas siempre es mejor apreciarlas directamente y sentir los colores en toda su nitidez.

De todos modos no me quedè con las ganas y traje una toma abierta que si bien desluce un poco al arte del señor Berzunza, confìo en que despertarà el antojo en màs de un lector por darse una vueltecita al metro La Raza y maravillarse con esta exposiciòn. Se encuentra justo al comienzo el Tùnel de la Ciencia, del lado de la Lìnea 3 (que corre de Indios Verdes a Universidad); si van por allà y quieren conocer màs sobre este excelente pintor, pueden visitarlo en su perfil de Facebook haciendo clic justo aquì.


Anìmense, inviertan unos cuantos minutos dàndole gozo a la pupila y me cuentan què les pareciò.



Now Playing: Draconian trilogy - Therion


Saludos Enfermos.

martes, marzo 01, 2011

Original/Cover 017: The Beach Boys





Surfin' USA, àlbum lanzado en 1963, contiene a la polèmica canciòn homònima que llevò a The Beach Boys a un pleito legal con el mismìsimo Chuck Berry por parecer un plagio a Sweet little sixteen. Sin embargo, la bailable y pegajosa rolita de los californianos sobreviviò al desaguisado y se convirtiò en un himno del estilo de vida de la època en el oeste de los Estados Unidos: lleno de playas, gordibuenas en bikini y tipos con trajecillos chistosos y bailes un tanto amanerados que la pasaban a toda madre con aquellas muchachonas de voluptuosas carnes y ceñidos bañadores. Una rola que, guste o no, hizo època y tiene el peso suficiente para ser covereada en estilos muy distintos al suyo. Si no, vean nada màs estos 2 ejemplos:








¿Què tal? A ver què les parecen esos covers, poco a poco siguen saliendo las peticiones que han hecho por acà, asì que si a alguien se le ocurre alguna otra rola que pudiera aparecer en esta secciòn, bienvenida la idea. Ahora a seguir chambeando, que el arranque de proyecto que me dieron en la oficina hace un mes debe quedar listo esta semana; nos seguimos leyendo.



Now Playing: Date of expiration (expired) - Funker Vogt


Saludos Enfermos.