viernes, enero 27, 2012

Discografía Beatle - A hard day's night


Para el 10 de julio de 1964, The Beatles ya tenían andada buena parte del camino en la conquista de América. Sin embargo, todavía faltaba la cereza en el pastel. A partir de esta fecha, el fenómeno llamado Beatlemania terminaría de adueñarse de los corazones (y los sueños húmedos) de millones de muchachitas que corrían como si las persiguiera Hitler usando tanga cada que los cuatro liverpoolianos llegaban a cualquier parte.

Todo este éxito se debió, en gran medida, a la imagen que les otorgó Brian Epstein al bañarlos, peinarlos y vestirlos con trajecitos en lugar de los jeans, botas y chamarras de piel que acostumbraban en los primeros años, cuando los conoció en The Cavern y se enamoró de la idea de ser su representante. Se volvieron más presentables, más correctos, y esto repercutió en que todo mundo los amara con solo verlos. Es parecido a lo que se hace actualmente con las estrellitas plásticas del pop, con la diferencia de que en aquel entonces The Beatles no solo eran cuatro niños bonitos (es un decir) cantando bobadas, sino muchachos que utilizaban su buena apariencia como trampolín para hacer llegar su música a un público mucho más numeroso y variado del que hubieran logrado conservando la imagen de tipos duros tocando en oscuros pubs.




Su música, así, en negritas. A estas alturas del partido tenían ya un sonido definido y característico, algo que en cuanto llegaba a los tímpanos de la gente, se traducía como "ah, ¡a huevo que son ellos!". La Rickenbacker de 12 cuerdas de George fue un factor determinante tanto para el propio sonido Beatle como para otras bandas que iban saliendo apenas del cascarón, como The Byrds en la costa oeste norteamericana, que a la postre terminaron por crear el folk rock y sin quererlo, dar retroalimentación a los mismos Fab four para que lo implementaran en algunas de sus creaciones posteriores. Neta que qué discazo, el que no lo descargue dando clic aquí y mueva mínimo el piecito escuchando rolas como la misma A hard day's night, I should have known better, Tell me why, Can't buy me love o Any time at all no tiene la menor idea de lo que significan las palabras "ritmo altamente disfrutable" y debería irse castigado al rincón.

Claro que no todo podía ser rock & roll, And I love her es una de las rolitas más célebres no solo del cuarteto de Liverpool, sino de todo el universo musical, si de amor ha de hablarse. Tiene todo: letra edulcorada pero sin rayar en lo cursi, cadencia, requinto; es un dulce total. Sin embargo, es de esas rolas que de tanto repetirse y repetirse y utilizarse en infinidad de situaciones terminan por cansar, así que en materia romántica me quedaría con (y aquí viene mi rola del disco)...





Por otra parte, el concepto A hard day's night no se limita a los 30:12 que duran los trece cortes; entre todo el ajetreo de las giras y la producción acelerada de canciones y discos, The Beatles tuvieron tiempo de dejarse filmar por Richard Lester en un día cualquiera dentro de su vertiginosa rutina para lo que sería su primera película, homónima del disco. Siendo honesto, cuando supe de ella -hace ya algunos años- y vi los cortos me pareció algo boba, con los cuatro tipos corriendo, brincando y dando maromas por todos lados. Eso sí, después de darle la oportunidad no pude menos que disfrutar del cáustico humor que manejaban en aquel entonces -sobre todo John- y recordar lo que alguna vez dijo George: "en Liverpool, todos somos payasos".

Les iba a dejar el link para descargarla o por lo menos verla gratis, pero al parecer las consecuencias del despedorre de Megaupload ya alcanzaron a este, su blog de confianza, y el enlace que tenía preparado ya colgó los tenis. En su lugar, ¿qué tal si les dejo esta otra cosita? si no les gusta por lo menos les sorprenderá.



Now Playing: Päät pois tai hirteen - Korpiklaani


Saludos Enfermos.

2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Alexander Strauffon dijo...

Eres un Beatlemaniaco, eh. Muy bien.

{{El Diablo}} dijo...

Gracias, claro que soy Beatlémano...supongo que tú también, ojalá disfrutes este especial (que bajita la mano, ya va a la mitad).


Saludos Enfermos.