miércoles, febrero 29, 2012

Discografìa Beatle - Rubber soul


Rubber soul fue el disco definitivo, el que marcò el futuro de The Beatles. El 3 de diciembre de 1965 se dijo adiòs a la etapa de la Beatlemania, a las letras melosas que encantaban a las fans, y se dio el primer paso hacia un mundo distinto, lleno de experimentaciòn y descubrimiento.

Sin embargo, la transiciòn no resulta abrupta. No es como si hubieran dejado de hacer pop para ponerse hasta arriba y recorrer las nuevas rutas creativas que estaban por desbloquearse en sus cerebros. Se trata de una colecciòn de cortes que reflejan la adultez alcanzada por la banda al componer la totalidad de los mismos, sin recurrir a los covers (que desde siempre se les dieron bien), combinando atinadamente ambas tendencias, mezclando ritmos variados; enriqueciendo sus letras, principalmente, con la influencia que significó entrar en contacto con Bob Dylan (y con la mota) y el toque folk que traían desde Help!, el cual se haría más notorio en esta placa.

La divertidamente ácida Drive my car abre el telón, seguida por Norwegian wood, primera rola (no solo de The Beatles, sino de toda la producción occidental) en que se incluiría el sitar y primera también en la que el desarrollo de la lírica alcanza un nivel mucho más profundo, cosa que sucede también con Think for yourself, The word, I'm looking through you -que se siente como sal en la herida después de un romance fallido-, If I needed someone y por supuesto, la nostálgica, bellísima, impactante In my life (que, quienes son lectores de este blog de hace algunos años, recordarán que la llegué a dedicar a mi apreciable bandita aquí mismo). Pero no, esta no es mi rola del disco, aunque tomar la decisión fue difícil; mi consentida, por emotividad y significado, es:




La fórmula balada mccarniana+country cantado por Ringo funciona de nueva cuenta; Michelle tiene los arrestos para convertirse en un pop bello, fácil de recordar e infaltable en el cancionero de todo beatlémano que se precie de serlo; What goes on...honestamente no me convence, aunque habrá a quien sí; el hecho es que fue la última incursión Beatle en el country. Por otra parte, Girl, You won't see me y Wait significan los últimos vestigios de la Beatlemania, los últimos acordes impregnados con esa inocente alegría propia de los muchachos que salieron de Liverpool buscando fortuna y fama, la cual, a decir de John poco después del lanzamiento de Rubber soul, era en esos momentos más grande que la de Jesús. El comentario pasó desapercibido en Inglaterra, pero en Estados Unidos, mochos como ellos solos (sobre todo en el sur), causó tal revuelo que terminó en excesos tan ridículos como la quema -¡literal!- de todo aquello que tuviera que ver con los Fab four y una disculpa pública de parte de Lennon, un tanto presionado por Brian Epstein, quien era consciente de que ese asunto no resultaba buena publicidad.

Los problemas continuaron cuando rechazaron cortésmente una invitación de Imelda Marcos, primera dama de Filipinas, para que la banda desayunara con ella aprovechando su estadía en aquel país. La bronca no se hizo esperar, al grado que durante los conciertos Ringo tuvo que colocar los platillos de la batería en posición vertical, a manera de escudos, temiendo que algún loco sacara un arma y tuviera la ocurrencia de disparar. Aquella visita a Manila, con la humillación que sufrieron al ser calumniados, escupidos, golpeados (bueno, solo Ringo...John y Paul se salvaron al esconderse detrás de un grupo de monjas en el aeropuerto), además del robo que sufrieron a mano de los impuestos tailandeses (que en aquel entonces parecían los del México actual), significó una drástica decisión: el final de las giras, ya que, a decir del propio Lennon, no estaban dispuestos a arriesgar el pellejo por un estadio lleno de adolescentes gritonas. Si Brian Epstein no les hubiera advertido que de no ir a tocar a Chicago -por lo que ya se les había pagado de manera anticipada- y cancelar la gira recibirían una multa por un millón de dólares, quizás no hubieran llegado al Shea Stadium a la que sería una de las ùltimas apariciones en público de The Beatles ejecutando su música (al menos hasta el célebre concierto en la azotea de Apple).

A partir de ese punto comenzaría a escribirse una nueva historia. Una delirante, psicodélica, alucinógena, que transformaría al rock y le haría pasar de corriente contracultural, a cultura.



Now Playing: The munster - The Black Soul Trio


Saludos Enfermos.

2 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

cintya dijo...

Yo que ya quería bajar todos los discos de una vez, no pude, ya no existen los links para descargar el Help!, Magical Mistery Tour y el White Album. Ojalá puedas restaurarlos!!!!!!!! :(
Pero tus posts se disfrutan de a madres!

{{El Diablo}} dijo...

Mi estimada, qué bueno que te laten los posts, esa es la idea, que la banda se entretenga y encuentre una manera amena (espero lo sea) de entrarle a la onda de The Beatles. Ahora mismo me pongo a buscar los links que mencionas, chido por avisarme.


Saludos Enfermos.