domingo, mayo 13, 2012

Paul McCartney @Estadio Azteca, 8 de mayo de 2012


Con todo y que soy pambolero, mi primera vez en el Estadio Azteca no fue viendo a mis Chivas haciéndole la visita al América, ni con un juego de la Selección.

La noche del martes no fui a corear goles ni a cantar el Cielito lindo. En lugar de, Paul McCartney fue el encargado de volver a un estadio casi lleno completamente loco. Todo estuvo cabronamente bueno, ¡todo! Paul es un showman increíble, tiene una personalidad y encanto que le ganò al instante la simpatía de quienes esperamos media hora màs de lo planeado para verlo salir a pesar de la lluvia, de lo incòmodo que es el Azteca y su pèsima logìstica; a pesar de lo que fuera todos estàbamos ahì para èl, y la adrenalina contenida vibraba, lista para explotar.





Magical Mistery Tour inició una avalancha que no se detendría durante esas tres horas (más que para dejar a Paul hablar a ratitos en español, detalle que a todos encantó). Vean nada más con qué arsenal nos agasajó:



Paul McCartney Setlist Estadio Azteca, Mexico City, Mexico 2012, On The Run Tour


Había fans de todo tipo: gente que ama incondicionalmente todos y cada uno de los trabajos mccartneyanoscomo Maybe I'm amazed (dedicada a Gigia ese mismo martes a primera hora como inicial regalito de cumpleaños) o la casi recièn estrenada y totalmente hermosa My Valentine. Algunos que tal vez se emocionaron más con los temas de la época en que formaba parte de The Wings, rolotas de la talla de Mrs. Vandebilt, Band on the run –que presta su nombre a esta gira– o Live and let die (¡literalmente explosiva! què chingonerìa de fuegos artificiales le metieron como acompañamiento), y muchos nostálgicos –como yo– que disfrutamos las rolas de aquella era dorada con The Beatles como si las escucháramos por primera vez.

Es imposible detallar todas las sensaciones que dejò el sentir juntas y en vivo canciones que me han inspirado la necesidad de dedicàrselas a esa persona que amo, otras quizàs un poco menos viscerales pero que me remiten a la època en que descubrì los discos del cuarteto y los escuchè todos de un tiròn fascinàndome el siguiente aùn màs que el anterior; las que me hicieron rocanrolear, bailar y gritar hasta casi quedarme afònico esa noche. El escalofrìo que te recorre todo el espinazo cuando identificas las primeras notas de Eleanor Rigby, All my loving, I've got a feeling, Get back, The night before, Yesterday, And I love her (incluidos los gritos de "¡cervezaaaaa, cervezaaaaaa!" de los pinches vendedores hijos de la chingada que no respetan un himno de ese calibre) y todas esas joyas musicales que te hacen comprender por què las pubertas de aquellos lejanos años 60's salìan literalmente desmayadas de las presentaciones de los Fab four; la emotividad de Here today –dedicada, naturalmente, a John–, el pequeño homenaje rendido a George cuando tocò Something y el impactante combo conformado por A day in the life y Give peace a chance. Especial menciòn merece el nudo en la garganta que se produjo cuando el piano de Hey Jude hizo presencia para llevarnos in crescendo al poderoso naa, na-na, na-na-na-naaaaaaaaaa que primero coreamos al unìsono con Paul y despuès continuamos por nuestra cuenta por un buen rato.




Los encendedores titilando intermitentes por todo el estadio, las voces gritando ¡olèeee, olè olè olèeee, Sir Paul, Sir Paul!, el ¡Mèxico, Mèxico! que acompañò a las banderas mexicana e inglesa, fundieron a 60,000 personas en una sola masa que se entregò a èl como si nunca màs volvièramos a verlo, pese a la promesa que hizo de que nos encontrarìamos en una pròxima ocasiòn. Esa noche, aunque siempre considerè a Paul mi tercer Beatle favorito (detràs de John y George), lo adorè como al que màs.

La pròxima vez que venga a Mèxico le pedirè que sea mi abuelito. Pero mientras ese momento llega, aquì dejo algo para que, quien no alcance a entender en su totalidad la resaca de emociòn que todavìa tengo, se contagie por lo menos un poco. Es el concierto del jueves en el Zòcalo, el setlist fue pràcticamente el mismo salvo por pequeñas variaciones como incluir Birthday, acompañarse de un mariachi para tocar Ob-la-di, ob-la-da, y agregar Helter skelter (si la ha tocado en el Azteca seguro me convulsiono o mìnimo me orino); denle clic acà y dèjense llevar.



Now Watching: The Godfather


Saludos Enfermos.




P.S. I love you: las fotos son mìas, pueden ver el resto aquì (aunque son poquitas). Los videos no los tomè yo, asì que estarìa padre que, despuès de echarles un vistazo, pasaran a los canales de los respectivos dueños para saludarlos.

6 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

cintya dijo...

ELEANOR RIGBYYYYYYYYYYYY!!!! wooow el set list estuvo de lujo, que chingón, hasta yo me emocioné de leer tu post :P

Sucio Vagabundo dijo...

Cerrar con el medley de Abbey Road no tiene madre la mera verdad.

Sucio Vagabundo dijo...

Listo el link en blogroll :D

Intercambiemos!

la MaLquEridA dijo...

Uts a mi me cae en la punta del hígado pero que bueno que te divertiste y que no te orinaste.


saludillos.

ABEL dijo...

exelso maestro

{{El Diablo}} dijo...

Cintya: Tenías que haber estado ahí, de verdad, ¡estuvo increíble!

Sucio Vagabundo: Simón, de hecho yo esperaba que cerrara con Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band y su respectivo reprise, también me hubiera gustado...pero el medley estuvo de lujo.

Malquerida: ¡Gracias! y no, mi vejiga contuvo su emoción (y su contenido).

Abel: Gracias, aunque todo fue de inspiración Mccartneyana.



Saludos Enfermos.