lunes, junio 18, 2012

Amantes a la antigua


Como todas las mañanas, abrí la ventanilla del baño después de darme un regaderazo. En la calle, prácticamente desierta a esas horas, vi caminar a una pareja de ancianos. Ella tomada del brazo de él, ligeramente encorvados, pasito a pasito conforme a su avanzada edad les permite; los cabellos grises, los rostros serenos surcados por marcadas arrugas, el chaleco beige y la camisa blanca de manga corta del señor, la falda negra de ella, los lentes de ambos. Odiè no tener mi cámara en ese momento ni un buen ángulo (recordemos que estaba en la regadera en pelotas), me hubiera encantado pararme frente a ellos (vestido, obviamente) y pedirles que me dejaran fotografiarlos, que siguieran en lo que estaban como si yo no estuviera ahí.

Quizàs es idealista o demasiado romàntico pensar en que el amor "de antes" era màs bonito o a lo mejor es verdad, no lo sè con certeza. El hecho es que las relaciones amorosas son distintas hoy dìa debido a muchìsimos factores: las ocupaciones que saturan agendas; las distancias que hay que recorrer entre casa, trabajo o escuela, casa de la pareja, el lugar al que vayan a encontrarse, al que vayan a ir. Los horarios que quedan libres para verse y disfrutarse, los modismos romànticos que cambian con el paso del tiempo; las serenatas frente al balcòn de la amada cedieron su lugar al video de la canciòn que màs te la recuerde en ese momento colgado en su muro de Facebook, procedimiento sencillo, ràpido y sin riesgo de que aparezca un rival celoso o salga el papà con una cubeta de agua frìa lista para silenciar al improvisado trovador. Los inbox, e-mails, tweets, mensajitos al celular y pings han dejado obsoleto al cartero que entregaba esas misivas impregadas de tinta (y, en los casos màs edulcorados, de perfume o lociòn). Los videochats enviaron al cajòn del olvido a esas citas nerviosas en la esquina de la cuadra despuès de preguntarle a la chiquilla en cuestiòn a què hora salìa al pan.




Antaño, las parejas se enfrentaban a las mismas problemàticas que tenemos ahora: celos, posesividad, infidelidad, monotonìa. Tal vez la diferencia resida en las constantemente renovadas usanzas, la tensiòn a que nos somete a veces el ritmo de vida actual y que convierten a los avances tecnològicos -los referentes a comunicaciòn e interacciòn, siendo especìfico...y si no pregúntenle a quien quieran si ha tenido pedos por culpa de Facebook o los benditos celulares- en un arma de doble filo. Eso y lo relativamente fácil que el stress y la aprehensión hacen presa de nosotros ocasionan que, con mayor frecuencia de la que muchos estaríamos dispuestos a admitir, olvidemos que entre los principios básicos de una relación amorosa se encuentran la paciencia, la tolerancia, el respeto, la confianza. Quizás si mantuviéramos esa idea fresca en mente, no sería tan sorprendente ver a dos viejitos amorosos repetir diariamente el paseo que han realizado desde muchos años atrás; pero eso sí, seguirían despertando mi admiración, respeto y ternura.




Now Playing: A little less conversation (remix) - Elvis Presley


Saludos Enfermos.

5 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

NaTali dijo...

Pues doy gracias a la vida que todavia me toco que me llevaran serenata.

Es cierto las cosas cambian y los medios, pero el amor siento que sigue sintiendose igual, solo que ahora tenemos mas miedos, mas competencia, mas inestabilidad

Besos antiguos!

la MaLquEridA dijo...

Nunca he recibido una serenata pero si he recibido cartas y se siente muy bonito.

La forma de enamorar ha cambiado y hay que adecuarse a los tiempos, lástima que los amores ya no duren.

Conozco a una pareja que seguramente cuando sean más grandes serán como esos viejitos que vio, así de enamorados.


Saludos.

GAVIOTA dijo...

Es difícil llevar una relación a la antigua, pero creo que no imposible, siento que la tecnología nos llegó y nos está rebasando, nos quiere aniquilar en su intento de ayudar al hombre a simplificar la vida......
Aunque en ello, mate al amor (con tooodas sus letras) aunque en ello se lleve la verdadera crianza de los hijos, aunque en ello se lleve los valores que se nos inculcaron en casa, aunque en ello se lleve al núcleo familiar. Célula importante de cualquier sociedad.

GabrielleMestre dijo...

Creo que esta en uno el conservar las buenas y bellas tradiciones respecto al amor y sobre todo si asi lo desea la pareja, quiza ahora la tecnologia nos presenta algunas inconvenencias, pero la confianza, el respeto, la toleancia, la comunicacion y sobre todo madurez independientemente de el hoy por hoy, son valores que debieran existir siempre en pareja, antes habia similares problemas como se dan ahora por las redes sociales o el celular, bastaba relacionarse y convivir con otras personas para fallar, pero realmente para quien ame a la antigua y quiera ser de la misma manera amado teniendo bien afianzados los valores en su vivir diario, las facilidades y los avances actuales no causarán problema alguno en una buena y sana relacion.
Buen tema... finalmente yo... "a la antigua".

{{El Diablo}} dijo...

Natali: Seguro disfrutaste muchìsimo la serenata. Yo le llevarìa a mi novia, pero no es su estilo y tampoco el mìo, jeje. Tocaste un punto importante: la competitividad e inestabilidad de la vida moderna tambièn son factores importantes.

Malquerida: ¡Aaah, las cartas son la onda! de esas sì le he dado a mi novia, y ella me ha dado algunas tambièn, pequeñitas pero sustanciosas (digo "pequeñitas" porque yo soy bastante màs rollero que ella). Ojalà la pareja que mencionas sobreviva y lleguen juntos al punto en que ya lo ùnico que puede hacer uno con la pareja es platicar.

Gaviota: Màs que la tecnologìa intentando matarnos, somos nosotros mismos quienes hemos abusado de ella para simplificar nuestras vidas. Mencionas la educaciòn de los hijos y ahì tenemos a la niñera en forma de televisiòn; los valores, el nùvleo familiar, la forma de amar, se han ido alienando. Ojalà podamos revertir un poco eso.

Gabrielle: Desafortunadamente no siempre depende de uno; muchas veces nos automatizamos y dejamos que las cosas que debièramos apreciar a detalle se nos pasen como cualquier cosa, independientemente de cuàn firmes sean nuestros valores. Sin embargo, es bueno ver el optimismo que tienes respecto al tema.



Saludos Enfermos.