domingo, junio 03, 2012

Diablo, Diablo...

____________________


Cuenta la historia que por el año de 1501, en Suecia, una orquesta tocaba como ninguna otra. Su música seducía a toda clase de audiencia en el país, tocando el corazón de la gente de todas las clases sociales. Sus presentaciones obtuvieron una rápida reputación de ser vigorosas y la orquesta ganó una muchedumbre de seguidores.

Durante la segunda mitad del siglo XVI, la crítica contra la dictadura de la Corona Real se había intensificado. Regalos y arrendamientos habían hecho a la iglesia excesivamente rica y, puesto que el dinero solamente era usado para consolidar más su poder, el descontento entre el pueblo iba creciendo; para mucha gente la orquesta presentó un nueva perspectiva para hacer frente a la vida diaria.

La iglesia comenzó a ver cómo su influencia iba decayendo y presentó a la orquesta como traidora, diciendo que sus intenciones eran todo menos justas, proclamándolos devotos del diablo (esta fue la frase que le dio el popular nombre a la orquesta) y dictó una orden de persecución contra los integrantes para asesinarlos despiadadamente, forzando a la banda a refugiarse en establos o graneros, donde un número muy limitado de gente podía asistir, pero nunca faltó el apoyo del pueblo apoyándolos con alimento y de algún lugar donde poder dormir.

Para poder capturarlos, la iglesia ofreció una recompensa a la persona que proporcionara información que condujera a la captura de la orquesta. La suma era cuantiosa y, como la orquesta ya estaba cansada de vivir refugiada, se dio cuenta de que todo había acabado. Sabían que tarde o temprano alguien revelaría su escondite y prefirieron retirarse con estilo, pero antes de hacerlo todos firmaron un pacto para que sus descendientes se reunieran 500 años después, reagruparan la orquesta y continuaran el trabajo de esparcir música que hiciera pensar. Seis sobres fueron sellados y dados a los administradores de la orquesta para ser entregados a los miembros de las familias.

Organizaron un gran concierto final, miles de personas asistieron, prácticamente nadie se quedó sin escuchar el concierto. Gracias a la enorme cantidad de gente la orquesta pudo tocar hasta la última canción antes de ser arrestados por guardias armados, fueron enviados a prisión y después condenados a la horca.

Mucho tiempo después, por accidente, en el año 2003 en Estocolmo, dos descendientes de miembros originales de la orquesta se encuentran en una tienda de música y comienzan a hablar. Ambos coinciden en haber recibido una extraña carta de un antiguo familiar que contiene instrucciones de como reunir a la “Orquesta de los diablos”; ambos se emocionan y, aunque con cierta dificultad genealògica, logran encontrar a los restantes sucesores en un periodo de tres meses.

____________________


Pese a la frialdad que evoca el pensar en Suecia y la escena musical que le caracteriza actualmente (basàndome meramente en clichés: metal aderezado con voces guturales y maquillaje de pandita), escuchar a estos demonios nòrdicos, sobre todo en vivo, da un calor que se siente como si estuvieras en el noveno cìrculo infernal de Dante. Toda la banda que se dio cita el viernes por la noche en el otrora Cine Francisco Villa es prueba fehaciente de eso, desde los conocedores de la banda hasta los adeptos recientes que ìbamos acompañando a alguien (la idea fue de Gigia, conocì la mùsica de Diablo Swing Orchestra gracias a ella), sin olvidar, claro, a todas esas personas de màs de cuarenta años que andaban por ahì bailando y brincoteando que daba gusto y hasta ganas de llamarle por telèfono a mi mamà y a mi suegra para que le cayeran.

De admirarse es la labor que realiza el Circo Volador refirièndome no solamente a los talleres que se imparten en sus instalaciones y que resultan una excelente opciòn para que los chavitos se dediquen a algo bueno y no anden de cabrones en la calle, sino al hecho de alojar a bandas que, si bien llegan a tener un cierto reconocimiento en nuestro paìs, quizàs serìa difìcil que vinieran de no contar con un foro como ese para presentarse. Naturalmente nada es perfecto, la ùltima vez que estuve en el Circo Volador fue hace casi ocho años (en aquella ocasiòn se presentò Dimmu Borgir) y la acùstica no ha mejorado casi nada, lo cual, como es obvio, no ayuda mucho a las bandas ni a los fans. Sin embargo, no me quejo: Diablo Swing Orchestra tuvo la potencia necesaria para hacerse escuchar a pesar del eco y encender a un auditorio que no se cansò de bailar, llevar el ritmo con las palmas, aplaudir e invocar al diablo para que regresara al escenario a regalarnos un pequeño encore. No podìan volver y satisfacernos con algo mejor que esto:




Definitivamente, y aunque la fecha no coincidiò por escasos dos dìas, este concierto fue el perfecto regalo para El Pensador Mexicano, que cumple cinco añitos circulando por la red el dìa de hoy. El Diablo visitando al Diablo y disfrutando de su excelente mùsica es algo que no podìa pasar desapercibido por acà, asì que se me antoja compartir con la bandita que ha seguio este blog desde sus inicios y con la que se ha ido sumando poco a poco, algo de buena mùsica que, creo, apreciaràn.







Descàrguenlos, disfrùtenlos, sientan el sabor del infierno en sus oìdos y platìquenme què les pareciò.





Now Playing: A tap dancer's dilemma (live) - Diablo Swing Orchestra



Saludos Enfermos.

5 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

GAVIOTA dijo...

Pues está muy buena y como dices si me hizo mover las patitas. Vaya que hubo buena reunión de diablos.
je!

la MaLquEridA dijo...

No conozco al gurpo, suena bien.

Felicidades por tu 5° aniversario.

Saludos.

{{El Diablo}} dijo...

Gaviota: Eso, ¡deja salir el ritmo! y sí, el concierto estuvo excelente.

Malquerida: Gracias por pasar a felicitar, y qué bueno que te agradó DSO, ojalá tengas chance de checar los discos, están bastante buenos.



Saludos Enfermos.

vic dijo...

jajajaja maquillaje de pandita :P buena recomendacion!!!

{{El Diablo}} dijo...

Jejeje ¿a poco no we? que disfrutes los discos.


Saludos Enfermos.