lunes, octubre 29, 2012

Dos años


Hace dos años empezó una etapa de mi vida en la que ha habido muchos cambios. El 29 de octubre del 2010 mi camino se cruzó (por segunda vez) con el de alguien que, desde entonces y en un lento pero constante día a día, ha tomado una relevancia cada vez mayor dentro de mi cotidianeidad, mi manera de ver las cosas, mis comportamientos, actitudes, tendencias. Algunos de esos cambios han sido sencillos y me he adaptado a ellos como si nada; otros me han costado mucho trabajo porque solía estar acostumbrado a hacer lo que se me antojara cuando me diera la gana sin necesidad ni obligación de rendirle cuentas a nadie o de siquiera dar una explicación. El hecho es que, pese a que nadie dijo que sería sencillo mantener una relación seria y formal, no me arrepiento de nada de lo que he hecho, entregado o como se le quiera llamar.

Nada puede ser siempre como miel sobre hojuelas; con tanto tiempo juntos (yo digo "tanto tiempo" porque nunca antes había estado con alguien más allá de unos cuantos meses consecutivos) las fricciones, roces, discusiones y demás bemoles que una relación de pareja conlleva surgen inevitablemente, y con ellas, el ego que busca siempre tener la razón, siempre decir la última palabra, siempre imponer su voluntad sobre la persona que está enfrente y a quien muchas veces lastima a manera de mecanismo de defensa, para no salir lastimado él primero o cuando menos no ser el único. Tonto, ¡estúpido ego! si supieras (o entendieras, porque bien lo sabes pero te gusta hacer el tonto) que la única cosa que queda por hacer es dejarse de pendejadas y mirar hacia el otro lado.

El sàbado vi a mi jefe casarse. Estuve en la misa (aunque me cagan las iglesias, pero bueh, estuvo bien para reafirmar el por què las religiones me dan asco) y le escuchè decir sus votos con una vehemencia estremecedora. Siendo una persona en cierto modo parca, seca, escucharle hablar de esa manera me dejò pensando en cuàn enamorado puede estar un hombre como para dejar salir su emociòn asì, sin aspavientos, simplemente dejàndose llevar por lo que trae dentro. Creo que a veces una palabra sencilla, una mirada hacia el lado opuesto del ego, las sonrisas, los abrazos, los momentos bonitos, las noches juntos, los paseos dentro de la ciudad y fuera de ella en cualquier fin de semana, los te amo dichos de esa manera especial que no se puede describir en un blog, pero seguramente quien los haya tenido con la persona especial que comparte sus días seguro entiende de qué hablo; todo eso significa tanto màs que cualquier palabra rimbombante de amor. Las manos tomadas, los dedos entrelazados, el aprendizaje mutuo,  las conversaciones profundas que solo se tienen con alguien de la entera confianza, con alguien a quien se le permite el acceso a lo más recóndito de la personalidad sin miedo ni preocupación, porque esa persona se ha ganado ya, y de sobra, el derecho a estar ahí donde nadie más puede.

Lo último que podría decir de estos dos años es que han sido aburridos; lo primero, que definitivamente quiero más. A estas alturas del partido las promesas sobran y quedan fuera de lugar, dejando paso a los hechos que habrán de demostrar que todas las palabras tienen forma, más que de un hermoso castillo construido en el aire, de firmes cimientos que se convertirán, con el transcurso de otros dos, tres, cuatro, N años, en la base de lo más trascendente y bello que podrìa sucederme en esta vida. Solo hay que seguir averiguando còmo ir paso a paso.






Now Playing: Hole in the sky - Pantera


Saludos Enfermos.


7 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Sandra L. dijo...

De esas veces que no sabes si elucubrar una serie de palabras, porque sabes que intentarlo podría -seguramente así sería, dejar huecos, espacios en la intención. Por lo que me limitaré a decirte, reiterarte la inmensidad de mi amor, nuestro amor. Muchos han sido los momentos difíciles por los que hemos pasado y lo más probable es que todavía nos falten muchos, pero a tu lado, esas piedritas y piedrotas, valen la pena.

No quiero decir nada más, porque tenemos la vida entera para disfrutarnos y demostrar todo el amor que existe. Gracias por esto, gracias por TODO. Te amo, te amo infinitamente Daniel, mi Gigio.

GAVIOTA dijo...

yuuuuuuuuuuuuuuuppppiiiii!!
Este post huele a amooooooooorsss
Que padre que pienses así y que la Gigia te corresponda de tal manera que estes tan seguro de seguir por N años.
Echenle ganas e invitan si hay bodorrio eh!! Y quiero el ramo le dices a Gigia..
jijiji!
saludos

vic dijo...

Vientos.............contra viento y marea Don Chamuco y que sus años sigan sumandose. :D

cintya dijo...

Aaaaaaaaash el amor!!!!!!!!!!!!!!! qué bueno que se sientan tan agusto, disfruten su amor, fuera ego y sobre todo valoren lo que la otra persona hace por el otro. Eso es de suma importancia :)
Felicidades chamacos, vivan su amors a todo lo que da!

Diana. dijo...

Lo que importa aquí es que seas feliz a lado de esa persona.

Enhorabuena y espero que ese amor crezca.

Saludos.

la MaLquEridA dijo...

No entendí esto:
Lo último que podría decir de estos dos años es que han sido aburridos;...

Por lo demás ¡Felicidades!

{{El Diablo}} dijo...

Amor: Correspondiendo a tu lìnea de pensamiento en que las palabras vienen sobrando al final, solo dirè que lo que pasamos en estos cuatro dìas de puente no se puede describir, sino disfrutar y atesorar. Ahora hay que darle para adelante y buscar màs, que tenemos todo el tiempo, la disposiciòn y las condiciones para tenerlo y disfrutarlo. Te amo, muchìsimo.

A todos: muchas gracias por los buenos deseos y felicitaciones, de verdad se aprecian harto. Y es que cuando el amor llega asì, de esta manera...

Malquerida: Me refiero a que estos dos años podrìan ser cualquier cosa menos aburridos. Gracias nuevamente por la felicitaciòn.



Saludos Enfermos.