lunes, octubre 15, 2012

Maldita rata hija de puta


El viernes me pasò algo muy, muy culero.

Resulta que iba en el Metrobùs camino a ver una obra de teatro en compañìa de Gigia. El camioncito estaba hasta su madre de lleno, asì que tuvimos que abrirnos espacio y entrar como sardinas en una lata. Entre empujones, estar cuidando que no la golpearan, evitar que nos sacaran del bus y demás maromas que uno tiene que hacer en el transporte público de esta capital, no sentí cuando me sacaron de la bolsa del pantalón el celular (un LG Optimus 2X que tenía desde hacía pocos meses) y una cierta cantidad de dinero; de la mochila, una cámara fotográfica que era mucho más que eso, era un regalo muy especial que recibí en Navidad. Los bolsillos del pantalón que tenía ese día son bastante profundos, y sumando eso a que siempre me he jactado de ser muy sensible y sentir cuando algo se mueve dentro de ellos, ni siquiera me enteré cuando la chingadera pasó.

Para cuando llegamos a la estación más cercana al teatro, ya no traía nada. Me enteré cuando quise ver la hora para ver cómo íbamos de tiempo y mi reacción no fue para menos: puños apretados, cuerpo tenso, corazón latiendo como burro sin mecate y ojos inyectados en sangre (según me dijo Gigia) quien, después de mucho rato, logró calmarme (cuando me abrazó sentí que las piernas se me hacían como de trapo) y después de consolarme por un buen rato sentados en una banca sobre Paseo de la Reforma, fuimos a casa.

Cuando llegué y sentí el abrazo de mi mamá (que estaba toda preocupada, aunque mi tono de voz era bastante tranquilo cuando le avisé lo que había sucedido), el apoyo de mi familia, de mi cuñado, las palabras reconfortantes de mis amigos, pues...no me sentí mucho mejor porque seguía emputadísimo, pero en el transcurso de este par de días he asimilado en gran medida las cosas que me dijeron y que, definitivamente, son muy ciertas. Por ejemplo, que afortunadamente no fue robo con violencia. De haber sido así, y conociéndome, hubiera sido capaz de darle con la laptop en la cara al imbécil (y me hubiera endeudado porque no es mi compu, sino la de la oficina). Y es que tengo un severo problema: nunca he sabido quedarme quieto cuando alguien se pasa o intenta pasarse de listo conmigo. Ya sea en el momento o después, siempre busco el ajuste de cuentas. Siempre. Me queda la sensación de que de nada sirve tanto cuidarme, evitar lugares o situaciones riesgosas, nunca tomar taxis en la calle a menos que su matrícula comience con A o B y aún así preferir los servicios de un coche de sitio. Peor se raspó mi ego sabiendo que llevo ocho meses practicando muay thai y que hubiera deseado la oportunidad de hacerle pagar el precio a la rata; lo humillado que me sentí al no poder defender lo que era mío. 

Puedo tomar este tipo de cosas a la mala o a la no tan mala (iba a decir "a la buena", pero no creo que haya tal). El hecho es que, dentro de lo malo, siempre hay algo que rescatar. El apoyo de mis seres queridos en algo que, siendo honestos, no es tan grave como otras cosas que le pasan a la gente, se sintió muy intensamente y ayudó a que el ánimo no decayera más de lo que ya lo había hecho. Me ayudó a pensar en que la vida de la mayoría de las personas que se dedican a eso es, casi por regla, más triste de lo que uno se pueda imaginar. Ese tipo de gente, los que necesitan tomar las pertenencias de los demás, quizás no tengan un mañana asegurado; quizás la plata que me sustrajeron les sirva para llevarse un taco a la boca durante algunos días, quizás la cámara la malbaraten al revenderla, quizás el celular les sirva de supositorio porque ya bloquee la línea y el gadget o, en todo caso, quizás tengan que gastar cien pesos para que alguien les haga favor de crackearlo, y yo me sentiré feliz al pensar que esos cien pesos eran, originalmente, los que utilizarían para comer ese día.




Yo no soy un tipo con plata, vamos, ni siquiera pertenezco a la clase media alta (¿todavía existen esas clases? ¿la media baja, media alta, etcétera? ¿o será que ya este país se divide únicamente en pudientes y jodidos?), pero tengo un empleo que, si bien a veces me saca canas verdes, es fuente de un determinado capital que me permite ciertos lujos, además de los gastos obligatorios que la vida de cualquier hombre joven y soltero conlleva. La plata llegará nuevamente dentro de quince días. La cámara realmente me dolió, pero, pensando a manera de consuelo, cuando la recibí venía acompañada de algo mucho más importante aún a pesar de su sencillez. Tengo un celular nuevo, ligeramente mejorcito que el anterior, así que al final...la rata me la pela a dos manos. Tengo una vida valiosa, gente alrededor a quienes les importo, me quieren, me apoyan. ¿Qué tiene el ladrón, además de las pertenencias que se llevó y que poco le han de durar después de venderlas para tener algo que comer? no hay ni siquiera punto de comparación.

Sin embargo, no es la mía una postura de resignación y conformismo. ¿Quién sabe? es posible que el próximo que intente algo se lleve una muy desagradable sorpresa.




Now Watching: Broncos at Chargers


Saludos Enfermos.


11 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Anónimo dijo...

Como bien dices, no es una postura de conformismo, es tomar las cosas con calma. No puedes ir por la vida partiéndole la madre a todo tipo que tenga cara de malandrín intentando saber si fue el quién tomo tus pertenencias. Yo acabo de pasar por algo similar, me robaron mi cartera y solo pensé que ojalá que el dinero que me quitaron lo utilicen en comida y no drogas o algo así. Tu ten ánimo por que habrá algo que nunca nadie podrá robarte, el amor, cariño y apoyo de las personas que te conocemos. Besos.

Anónimo dijo...

Y EN EL MEJOR DE LOS CASOS LO UTILIZARA EL PRODUCTO DE SUS FECHORIAS PA TRAGAR CASI TE PUEDO ASEGURAR QUE LOS POCOS PESOS QUE OBTENGA LOS GASTARA EN DROGAS O EN CHINCHOL A QUI LO INTERESANTE ES QUE USTED PROSESE EL MAL MOMENTO LO ASIMILI Y SUELTE PA QUE NO SE GENERE PA SU YO INTERIOR EMOSIONES NEGATIVAS QUE EN ABSOLUTAMENTE NADA LE COMBIENEN PUES
S AL UDOS

vic dijo...

que poca madre,pero la vida nos recompensa con mucho mi chamuco no se apure :D

Anónimo dijo...

huy no, despues de esa amenaza seguro nadie te volverá a robar.

cintya dijo...

Pues ya ves lo que me pasó a mi, ya haré post al respecto :(
Pero de que da coraje, da coraje!

GAVIOTA dijo...

POs a echarle ganas mi buen, y patrás ni pa agarrar vuelo, decía mi abue.
Las cosas por algo pasan. Tus comentarios lo hacen ver. Hasta el momento no te había visto valorar tanto a las personas que te rodean y hoy parece que llegó ese momento. Me da gusto que lo hagas público y que sepas que primero que lo material están cosas que el precio nunca les llegará.
Ah!
Y pérate piensa que de alguna u otra forma uno tiene que hacer caridad. Ya ves!! No todo es malo.
Mejoraste tu relacion afectiva con toooda tu familia, mejoraste tu cel, pronto buscarás una cámara mejor, hiciste caridad, diste de comer al hambriento y diste de beber al sediento, calmaste las penas de otros, fuiste valiente porque en ese moemnto Gigia se sentía protegida por ti. MMhhh!
Creo que no fue tan malo lo que te pasó. Por que sigues vivo!
Pero pa la otra no friegues si no sientes nada es porque ya te está llevando la chinnnn.
Cómo decimos las mamás, cuando en un cuarto donde hay niños reina el silencio o una de dos, duermen tranquilamente o se dedican a la diablura.
Así que pa la próxima no cargues tanto y a cada rato tocate la nalga aunque los demás piensen mal.
ja!
Saludos!!
Ojalá que el malestar ya haya pasado. saludos a Gigia.

Gerardo Grouch dijo...

ese tipo de personas -la que te robó- son los que en su mayoría, día a día aparecen muertos
-si bien les va- en alguna calle, terreno baldío o canal de aguas negras de esta bonita y próspera
ciudad de la esperanza

¡ánimo! y más cuidado pa' la próxima.

Anónimo dijo...

A blog like yours should be earning much money from adsense.

{{El Diablo}} dijo...

Anónimo no tan anónimo: Tienes razón en que no puedo ir por ahí madreando a cualquier rata pensando que es el que me robó; por eso mi idea es ponerle unos chingadazos al primero que se ponga a modo, ya que para mi, una mierda es igual a la otra. Pero entiendo, te juro que me queda claro que es mejor no pensar violentamente y apreciar lo que sí tengo y lo que puedo recuperar sin ninguna bronca. Yo sí espero que ese infeliz haya comprado drogas, se haya dado un pasón y ahora esté agusanándose debajo de cualquier puente vehicular (pero no por tener esta clase de sentimientos negativos dejo de apreciar a quienes están alrededor mío y me brindan su cariño y apoyo, aclaro).

Anónimo 1: Lo mismo que le decía a la persona del comentario anterior, es normal (creo) desear que le pase lo peor a aquel individuo, pero supongo que ya irá pasando ese sentimiento de rabia e impotencia y de hecho, me siento bastante mejor. Gracias por los ánimos.

Vic: Parecen proféticas tus palabras compadre, ya poco a poco va saliendo una lucecita por ahí.

Anónimo 2: No es una amenaza, puesto que no la leerá a quien podría estar dirigida. Por otra parte, yo nunca amenazo; solo es un firme propósito que me he hecho.

Cintya: ¡Claro que encabrona! ya pasé a leer y opinar en tu post...es curioso cómo uno se vuelve objetivo cuando no está en los zapatos de quien vive la situación; espero, si no haber sido de ayuda, por lo menos haberte alivianado un poquito.

Gaviota: Me gusta la forma positiva en que ves las cosas; se parece mucho a la de mi mamá, a la de Gigia y en general, la de todos aquellos que me han reconfortado y ayudado a disminuir mis niveles de rabia en los últimos días. Oye, eso de estarme sabroseando yo solito no es mala idea, solo espero que no se ofenda alguien y me reporten con el policía de la estación (que para joder a la gente inocente y productiva sí están bien puestos esos cabrones). Gracias por los saludos a Gigia, van de tu parte; y va también un saludote para ti.



Saludos Enfermos.

{{El Diablo}} dijo...

Anónimo: I don't do this for money, but thanks for your visit.


Saludos Enfermos.

{{El Diablo}} dijo...

Gerardo: Por alguna razón había omitido contestarte, sin intención, claro. Pues eso espero mi estimado, como dije unos comments arriba: que el hijo de puta se enfríe pronto. Y sí, a ser más cuidadoso...el próximo no se me va sin pagar el precio.


Saludos Enfermos.