lunes, noviembre 19, 2012

Carta a un mexicano revolucionario de peluche


¡Hey, tù! sì, tù, mexicano. ¿Què tal estuvo tu puente? estos tres dìas de descanso han estado a toda madre, ¿cierto? ¡sobre todo porque tuviste oportunidad de aplicar el bendito San Lunes! seguro aprovechaste para tomarte unos tequilas a la salud del festejo, y hasta ganas te dieron de ir a presenciar el desfile. ¡Què orgullo sientes al ver a los soldados marchar unos tras otros con gran marcialidad! ¡què gallardos, què imponentes! ellos son quienes protegen a nuestro paìs, a su pueblo, de todas las amenazas que pudieran cernirse sobre èl. Ellos son el legado de todas las luchas que aquejaron a nuestro paìs pràcticamente desde que naciò, son el orgullo y la punta de lanza del combate a la injusticia, a la explotaciòn campesina, a la violaciòn de los derechos de los trabajadores, a la marcada diferencia entre las clases sociales. Porque todo saliò bien...¿verdad? ya no hay de esas cosas en Mèxico...¿cierto?

¡Momento! ¿¿¿no??? ¿no fue asì? ¿pero por què? ¡si en Mèxico todos honramos a los hèroes que nos han dado libertad, que destruyeron el yugo y nos quitaron la bota del cuello! ¡en Mèxico todos recordamos el por què se luchò, todos tenemos conciencia de lo que sucediò, todos mantenemos vivo el espìritu de aquellos que derramaron su sangre por el bienestar comùn! claro que no, a mi me estàn mintiendo, en Mèxico...oooh, grandìsima mierda. Veamos què sucede en Mèxico:

_________________________________


Uno de los males màs detestables de principios del siglo XX eran las tiendas de raya (y no les doy nada), esas donde al campesino se le obligaba a comprar y dejar su dinero en un negocio que usualmente pertenecìa tambièn al patròn dueño de las tierras, a cambio de productos bàsicos a un precio pasadìsimo de verga. Pues...¿què crees, mexicano? es màs o menos lo mismo que hacen las cadenas como Walmart (el ejemplo màs ojete que hay), que otorga condiciones laborales de mierda a sus empleados: sueldos miserables, horarios extenuantes, y encima tiene el cinismo de llamarles "asociados". Eso es lo que favoreces yendo a comprar a esas pinches tiendas porque està màs barato, en lugar de apoyar a la economìa de tu colonia (y por ende, de la gente como tù) comprando en la tiendita de la esquina, o en la farmacia del vecino, o en la papelerìa que te queda a un par de calles.

Con los huevotes en la mano te llamas a ti mismo ciudadano libre, pero cuando te llamaron a movilizarte en las calles para defender la escasa democracia que sobraba en el paìs de manera pacìfica como cualquier civil con el mìnimo sentido de responsabilidad social, dijiste cosas como "¿ya para què, si de todos modos va a ganar el PRI?". "bola de huevones, mejor pònganse a estudiar/trabajar", "son un montòn de revoltosos inùtiles", "seguro son porros y vàndalos" y no apoyaste. Eso sì, cuando tu equipo favorito de fùtbol o la Selecciòn ganan algo, por nimio que esto sea, sales corriendo a festejar en el Angel de la Independencia e igual bloqueas Paseo de la Reforma, por màs que te quejes de quienes lo hacen por otras causas màs importantes que un estùpido y mediocre torneo de fùtbol.

Ah, pero eso sì...te encabrona que la hija de un polìtico de mierda te llame prole, aunque lo tuyo parece uno de esos enojos pasajeros, ya que no te preocupas por salirte de esa etiqueta. Y no, ni siquiera tienes que hacer algo complicado para lograrlo; con superarte y elevar tu nivel intelectual y cultural lograrìas un excelente avance. Sin embargo, no abres un libro ni por error. Prefieres ver la televisiòn plagada de estupideces que empobrecen tu discernimiento: fùtbol (que a mi tambièn me gusta, pero no le permito enajenarme y de hecho no lo sigo por televisiòn); telenovelas huecas que no sirven màs que para imponer roles sociales, culturales y de gènero que resultan, en su totalidad, infames; reallity shows donde los niños son obligados a trabajar como adultos, por ende explotados y sometidos a un stress innecesario; programas còmicos en los que la vulgaridad desparramada a lo pendejo y el humor ofensivo hacia los que no cumplen con los estàndares de belleza impuestos por la misma porquerìa mediàtica es una constante que termina implantàndose en el cerebro del mediocre televidente; programas matutinos conducidos por subnormales y llenos de mierda irrelevante (este mediodìa tuve la desgracia de ver unos minutos de Hoy mientras almorzaba en el puesto de las quesadillas y creeme, no concibo còmo podrìa resultarle interesante a alguien con dos dedos de frente el saber cuànto le da de pensiòn Marc Anthony a su ex); noticiarios tendenciosos donde te ocultan informaciòn o en el mejor de los casos te la dan a medias, rebajada, predigerida y lista para que no tengas que pensar. Citando a un amigo, "el corredor de Allende es un paraìso", dijo refirièndose a que las librerìas de viejo que se encuentran ahì tienen un surtido exquisitamente enorme, barato, accesible a todo el que tenga la voluntad suficiente para apagar la caja idiota y sentarse confortablemente a leer y recorrer miles de universos usando su imaginaciòn. El pedo es que no se aprovecha.

Te enorgulleces del poder adquisitivo que has logrado a base de trabajo duro y constante (a menos que te dediques a alguna actividad ilìcita, uno nunca sabe), pero permites que otros manejen tu plata a su antojo. Bancos que ofrecen seductores crèditos, los cuales tomaràs aunque no necesites en calidad de urgente; ofertas irresistibles en las que gastaràs ese crèdito bancario innecesario, de preferencia aquellas como las ofrecidas en El Buen Fin, en que los precios seràn engañosos, pero...¿què màs da? tendràs 12, 15, hasta 18 meses para pagar tu deuda y de paso adquirir una nueva porque otra vez, las ofertas estaràn de rechupete y podràs presumir con tus amigos, familiares, conocidos y compañeros de la oficina la calidad de vida que tienes, no importa que las deudas posiblemente las terminen de pagar tus hijos. El status que adquieres, aunque sea a plazos, es lo que cuenta.

Te encanta etiquetarte a ti mismo como librepensador, pero distas mucho de eso. Estàs muy aclimatado al machismo, al feminAZismo, a la violencia de gènero; todo ello, producto de la sumisiòn ante la ideologìa de una iglesia que ha saqueado tus tierras (y tu mente, y tu voluntad) por siglos sin que parezca importarte y, muy por el contrario, adoras y defiendes a capa y espada. En los primeros siglos despuès de la conquista te obligaron a besar la cruz so pena de morir en manos de la "Santa" Inquisiciòn; hoy, aùn vives en el engaño que te trajeron en forma de una virgen apòcrifa (con el mismo tono de piel que tù, para que no la hicieras de pedo). Al sacerdote le entregas una parte de tus ingresos para que continùe enriquecièndose sin trabajar, le besas la misma mano con que minutos antes corrompiò la pureza de un ser inocente y, si te enteras del asunto, te haces de la vista gorda y sigues consecuentàndolo, porque...¿còmo es posible que se diga eso del señor padrecito, tan bueno, tan abnegado èl? No, no es posible, debe ser un error; sigamos adoràndolo como si realmente se tratara de un representante de dios en la Tierra, que no somos nadie para juzgarlo.

_________________________________


Què puto asco, y asì seràn las cosas mientras no te saques la venda de los ojos y sigas creyendo que el veinte de noviembre es solamente un dìa para no ir a la escuela o a trabajar. Si Villa y Zapata vivieran, vendrìan con todo el Ejèrcito Libertador del Sur y la Divisiòn del Norte a cagarse en tu boca y ni siquiera tendrìas el valor para rechazarlos.







Now Playing: Danse macabre - Ophelia's Dream


Saludos Enfermos.


5 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Diana Rojas dijo...

Bueno, pues yo creo que la verdad a muchos ni les interesa el por que es día de asueto,el cual para empezar el gobierno ha recorrido el día para que podamos hacer un puentesote y pasarla mas gusto con el descansito, entonces a la gente no nos importa lo que se celebra, lo que nos importa es no ir a trabajar!!! Otra cosa, debido a los pinches cambios que se hacen en las calles y a los calendarios, salimos con la graciosada de que ya no sabemos exactamente la fecha y mucho menos los echos de la historia de lo que se esta conmemorando...
y hablando de marchas, pues bien que se unieron a el desfile, colas y colas que se hacían para gastarse su lanita en dichoso buen fin, eso estuvo mejor no???
vamos a endrogarnos comprando miles de cosas y dejemos nuestro dinero a empresas a las que no les importa ni en lo más mínimo si tienes o no para comer el día de mañana, en fin es mejor y mas seguro debajo del colchón nuestros ahorros...

GAVIOTA dijo...

Que buen ensayo, muy realista muy idealista, sin embargo tengo que regresar a mi rutina de mierda.
Sorry!
POrque así me lo dicta el sistema.
AH!
Pero eso sí, día a día meto en la cabecita de cada uno de los 280 con los cuales trabajo, una idea liberadora, una idea como las que tu presentas arriba, tal vez esta sea mi única oportunidad de aportar algo realmente benéfico al país, tal vez ahora. NO puedo decir que me quedo con los brazos cruzados, ah noooo! cada día cada niño se lleva en su mente un pensamiento ideado por mí, se llevan un poquito de mi sentir hacia el sistema que nos corrompe. En eso es en lo que contribuyo. Y orgullosa estoy de hacerlo, tal vez no soy Zapata, tal vez no soy Villa, pero sé perfectamente el tipo de arma que tengo en mis manos para poder hacer un cambio.
Mi arma es la reprogramación mental. Es una lucha continua contra los mismos padres de esos pequeños, pero sé que en su interior ellos forjarán mismas ideas que lograrán expersar nuevas formas revolucionarias para acabar con el sistema opresor.
He dicho.
AH!
perate, me gustó para un post deja hago copy paste.
Saludines.

la MaLquEridA dijo...

Desgraciadamente a la gente que pueda ser dirigido tu post, no lee blogs.

Debo decir que voy a Walmart porque las cosas son mas baratas que en la tienda de la esquina. Sobre la explotación de sus trabajadores me parece que en las demás tiendas esta igual. Soy honesta y digo lo que es so pena de ser juzgada como traidora.

Nunca he creído en Villa ni en Zapata ni creeré. Creo que la mayoría de la gente que vive en base a telenovelas y programas baratos son mediocres que agradecen no trabajar en lunes y que les vale madre lo que se celebre y ni enterados están que venden libros viejos.

He de decirte que soy de las que celebran el 20 de noviembre pero no como tu supones es que el 20 de noviembre es su cumple.

Me pega duro tu post porque siento que es injusto en la forma que te expresas de la gente lerda, pero ni enterados así que esto sigue por la manipulación existente contra el grueso de la gente.

Chau

la MaLquEridA dijo...

Jajaja con eso de que no puedo leer lo que escribo en el ipad hasta que tú lo apruebas, no me había dado cuenta que nunca te dije que celebro el 20 de noviembre jajaja pues es el cumple de mi hijo jaja que tarada soy.


:(

{{El Diablo}} dijo...

Diana: Tienes toda la razón, muchas personas nos dedicamos a descansar (a mi honestamente ya me hacía falta), el problema viene cuando, como dices, se pierde conciencia de lo que implica la fecha, lo que debería despertar y motivar en nosotros. Es una pena que muchos prefirieran, por ejemplo, ir a comprar una pantalla plasma que no necesitan, en lugar de libros. Esa es la triste realidad de nuestro país.

Gaviota: Tú tienes una poderosísima arma entre manos. Y estoy seguro de que sabrás cómo usarla contra esos que nos mantienen con la cabeza agachada. La juventud, las nuevas generaciones, serán quienes rematen lo que unos cuantos hemos estado haciendo.

Malquerida: Entiendo que no siempre se puede cumplir con un ideal (tú vas a Walmart, yo le consumo a la NFL; para el caso es el mismo imperialismo). No tengo por qué ser condescendiente (porque no soy así y porque serlo contigo sería insultarte), pero en tu caso, como en el de muchos mexicanos (incluyéndome) se entiende que tengamos algunos deslices siempre y cuando ddemostremos tener conciencia y apoyemos a una causa (aunque parezca perdida) de cualquier otra manera. Por cierto, entendí perfectamente tu motivo para celebrar el 20 de noviembre; lo leí en uno de tus posts, que aunque no comento a veces, nunca me pierdo.


Saludos Enfermos.