lunes, diciembre 17, 2012

It's over


Hace una semana, despuès de dos años y dos meses, el noviazgo con Gigia se acabò. Con todo y que doliò la decisiòn, no quiero (ni podrìa, ademàs) despotricar, maldecir, hablar pestes de ella, quejarme, justificarme, tirarme al piso para que me recojan. Simplemente se acabò, pero no fue el amor lo que se nos agotò; los sentimientos bonitos, los bellos recuerdos de miradas tiernas, palabras hermosas y planes a futuro de repente dejaron de tener la potencia de antes. Nadie aquì puede o merece ser llamado culpable; ¿culpable de què, exactamente? los errores los cometimos ambos, nos lastimamos, nos hicimos llorar, nos perdonamos, nos abrazamos, besamos y limpiamos las làgrimas del otro. Las culpas las cargamos ambos; los errores de ella llegaron a enfurecerme en màs de una ocasiòn, pero para mi fueron siempre màs sencillos de hacer a un lado que los mìos propios. Simplemente, llegò el punto de quiebra en que fue mejor separarnos sin dañar màs de la cuenta todo lo hermoso que hubo, antes de que el veneno se apoderara de uno de los dos (o de los dos) y destruyera todo como si se tratara ùnicamente de formatear un disco duro y kaput! no hay nada màs, nadie se acuerda ni voltea hacia atràs.

Quisiera tener una interminable lista de canciones que me hicieran cortarme las venas con una galleta salada. Quisiera leerme dramàtico y escribir que ahora tengo un contacto menos en el Messenger y en mi agenda telefònica. Ninguna de las dos cosas es cierta. Y no porque espere una nueva oportunidad, o porque tenga miedo de arrepentirme de la decisiòn; es solo que quiero a mi amiga de regreso, a la chica que durante casi diez años compartiò mis intimidades, mis llantos, mis desgracias, mis aventuras (aunque la mayorìa de ellas platicadas), la parte de mi personalidad que nunca fue capaz de hacerle daño ni se sintiò susceptible ante ella. Y lo mejor es que ella parece querer a su amigo de vuelta, asì que en cierto modo, puedo decir que estoy contento. Quiero a mi amiga la Pervert de regreso; pero si por azares del destino (o la estadìstica, que bien es sabido el hecho de que los noviazgos no suelen derivar en amistades retomadas) esto no fuera posible, entonces los sentimientos bonitos, los bellos recuerdos de miradas tiernas, las palabras hermosas y los planes a futuro iràn a parar a un baùl de madera adornado con motivos de color morado (ese color que a ella tanto le gusta), que a su vez serà resguardado por aquel sòtano mental repleto de vivencias que han significado un parteaguas en algùn momento de mi vida. Y eventualmente, en algùn momento de esos en que a uno le da por voltear hacia atràs y desempolvar lo bello que ha archivado al transcurrir del tiempo, volverè a esa frìa habitaciòn, tomarè el baùl entre mis manos, le acariciarè y le hablarè con todo el cariño de que pueda ser capaz.

Siempre sì me vino a la mente una canciòn. No es precisamente para cortarse las venas, pero la belleza, nostalgia y emotividad que desprende podrìan hablar mejor que lo que yo he hecho en estas lìneas. No tiene nada que ver una cosa con la otra, pero no puedo evitar recordar aquella frase de Keith Moon que, a tantos años de haber leìdo por primera vez y con los estragos naturales del tiempo en la memoria, siempre mantuvo fresca su esencia:

"Una vez que hayamos entregado todo, serà mejor retirarnos, pues no tendremos nada màs que dar"







Now Playing: 6 feet underground - DeVision


Saludos Enfermos.


3 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

GAVIOTA dijo...

Tomalo con calma, solo el tiempo dirá lo que es correcto para ti.
ya me decía algo que tenia que esperar hasta que saliera este post pa saber de ti.
Aguanta bro, algo bueno viene, ya verás!!
Saludotes!!
Luego te invito una chela pa platicar agusto, je!!!

la MaLquEridA dijo...

Nadie mejor que ustedes dos para saber que el futuro ya no existe.

{{El Diablo}} dijo...

Gaviota: Pues sí, no queda de otra que ser prudentes y dejar que el tiempo haga lo suyo. Aceptadísimas esas chelas, aunque más bien yo te las invitaré a tí, sería un mal anfitrión si no lo hiciera.

Malquerida: Eso se leyó demasiado apocalíptico, ¡hasta para mi! no sé si existirá el futuro, pero habría que contentarnos con disfrutar el presente, con todo lo que éste implique.



Saludos Enfermos.