domingo, mayo 27, 2012

La màquina que no querìa fallar


Este viernes recibì todo el stress que no me habìa tocado en los casi dos meses que llevaba de relativa tranquilidad en cuanto a carga de trabajo. Por motivos que ya no vienen al caso se creyò que yo habìa cometido un error importante (al final resultò no ser asì) y mi dìa se convirtiò en una pesadilla desde muy temprano –las 7:22 de la mañana, siendo exacto–. Me levantè, me bañè, salì a vestirme y al tomar el BlackBerry para alimentar mi vicio por Facebook, lo vi: un reluciente correo nuevo que al ser abierto me informò de que mi trabajo, el reporte que tanta lata habìa dado en la semana y habìa sido pulido dos dias antes en tan solo media hora porque el tiempo se me venìa encima, resultò ser una completa mierda llena de errores.

La mezcla de sorpresa e impotencia por no poder revisar el reporte en ese preciso momento –ya que no tenìa el archivo a la mano– aunada a que no habìa desayunado absolutamente ni madres, se tradujo en arcadas que me llevaron a unas incontrolables ganas de vomitar, y el jugo gàstrico mezclado con bilis no tardò en aparecer. Con todo, me fui a la oficina a recabar evidencias de que no se trataba de un error mìo; el proceso me llevò cuatro eternas horas llenas de dolor de cabeza e hìgado, màs ganas de vomitar y mucho enojo. Para cuando terminè habìa llegado la hora de comer y en cuanto abrì mis recipientes sentì còmo se me iluminaba la mirada y una sonrisa aparecìa en mi rostro: un par de chuletas, papas con jamòn, sopa de estrellitas y frijoles bayos fueron los encargados de regresarme la alegrìa y recordar que, despuès de la tormenta, la calma puede llegar a travès de las cosas màs simples.

El resto del dìa lo pasè dèbil, mareado (creo que hasta se me bajò la presiòn), lleno de ira reprimida. Las palabras de apoyo de mi novia y de unos cuantos amigos me aligeraron muchìsimo la carga, y es que tengo un severo problema con el que he intentado lidiar desde hace varios años y que no recuerdo en què momento comenzò a desarrollarse: soy un perfeccionista compulsivo, me obsesiono –involuntariamente, claro– con hacer todo bien y por mi mismo, y cuando las cosas no salen como las tracè mentalmente no soy capaz de manejar la frustraciòn, al grado de que mi cuerpo termina reaccionando de una manera tan desagradable como el vòmito, como sucediò ese dìa. Por alguna extraña y estùpida razòn me vendì hace mucho la idea de que soy una màquina precisa e infalible; siempre me he sentido orgulloso de no haber fallado en mi trabajo sin una razòn extraordinaria de por medio, de nunca haber mentido para tener dìas libres (a excepciòn de la vez que tuve que hacerlo para irme de vacaciones a Monterrey con Gigia), de no ser un mediocre de esos que abundan y siguen casi religiosamente la ley del menor esfuerzo.

Quizàs eso influya en mi intolerancia a la frustraciòn y –sobre todo– a la estupidez ajena; la sola idea de que las burradas de alguien màs desluzcan mi trabajo o, peor aùn, lo arruinen y me hagan ver a mi como el imbècil que se equivocò me pone muy mal, y no deberìa ser asì. Bien me lo han dicho mi madre, Gigia, mis amigos: no soy una màquina, soy tan humano como el que màs, tengo la capacidad y todo el derecho de cometer errores. Tampoco soy un autòmata que produce en serie, por màs que me haya empeñado durante tantos años en que mi eficiencia y chingonerìa son equiparables a la forma en que Peyton Manning saca jugadas consecutivas y sin reuniòn para volver de atràs y ganar el juego. Eso es algo que ya no puedo ni quiero manejar, no quiero que termine hacièndome daño internamente –ya sea psicològico o fisiològico– ni a las personas que estàn a mi alrededor, como estuvo a punto de pasar mientras iba de regreso a casa en el metro.

Hay ocasiones, como el viernes a las 13:30 –momento en que todo el asunto se habìa solucionado– en que los estìmulos captados a travès de los sentidos se vuelven tan importantes como respirar, y entre los màs relevantes, desde mi punto de vista, estàn los auditivos. La mùsica eleva considerablemente su valìa, y en ese instante, justo cuando llegamos al acuerdo en que quedaba asentado que los errores no corrìan por mi cuenta y me volviò el color al rostro y el alma al cuerpo, una sola canciòn (bueno, en realidad son tres pero es una...bueno, ahorita explico) daba vueltas por mi exhausto cerebro.




Exogenesis Symphony es –a mi parecer– la pieza màs bella que le he escuchado a Muse. Consta de tres partes: Overture, Cross-pollination, y Redemption, aunque circula por ahì una cuarta de la que no puedo asegurar su autenticidad (pero què bonita es, de todos modos); como cierre de The Resistance, quinto trabajo de estudio de la banda, no defrauda en absoluto. Bellìsima composiciòn de Matt Bellamy, siniestra y majestuosa en principio, pero capaz de mutar de tal manera que te hace recorrer en '12:41 tantas emociones como te sean posibles, rematàndote con su conmovedora ternura y la esperanzadora sensaciòn de que siempre es posible indultarse a uno mismo y recomenzar.

Parece que viene mucho trabajo en las pròximas semanas, pero no serà la màquina quien lo enfrente.




Now Playing: Uno - Deimos


Saludos Enfermos.

lunes, mayo 21, 2012

Marcha Anti-Peña Nieto en la capital, 19 de mayo de 2012



"Quienes no pueden recordar el pasado, estàn condenados a repetirlo"


La frase de George Santayana le ha venido como anillo al dedo a nuestro pueblo durante casi toda su historia. Sin embargo, parece que es hora de que ese vergonzoso status empiece a quedarse atràs: aproximadamente 50,000 mexicanos marcharon este fin de semana del Zòcalo capitalino al Angel de la Independencia (la cifra la sacamos entre mi novia y yo, al momento de escribir esto no he visto una oficial) para manifestar su desacuerdo respecto a la candidatura a la presidencia de Enrique Peña Nieto, y tambièn a la forma en que los medios convencionales –televisiòn, prensa escrita, radio– se las ingenian para minimizar el hecho de que el candidato al que apoyan pierde fuerza dìa tras dìa.




Primero fueron los estudiantes de la Universidad Iberoamericana quienes, frente a la visita del candidato tricolor a uno de sus campus el 11 de mayo, no solo no le dieron la bienvenida que èl y sus asesores esperaban, sino que ademàs le rechazaron y obligaron a salir por la puerta de atràs. Esos mismos universitarios –que fueron tildados de acarreados posteriormente– se unieron el sàbado a estudiantes de la UNAM y del IPN, adultos mayores, chicos de preparatoria y secundaria, niños, comerciantes, profesionistas, desempleados, jubilados, homosexuales, heterosexuales. Todos con el denominador comùn de la inconformidad y hartos de que el cerco informativo proteja a quienes representan los intereses de unos cuantos y de que subestime a un pueblo que empieza a cansarse de ser visto como un rebaño sin voluntad tanto individual como colectiva.




50,000 es un nùmero grande (¡aunque Televisa pretenda rebajarlo a 10,000!) pero pudo ser mayor; a partir de este punto, no hay de otra que dejar de autocensurarnos por miedo o ignorancia y mostrar que nuestro pueblo ya no quiere continuar con la cabeza gacha ni la voluntad silenciada.

Somos muchos los que no queremos como presidente a alguien capaz de utilizar la fuerza pública en contra de hombres, mujeres, niños e incluso periodistas nacionales y extranjeros con tal de adueñarse de unas tierras que ni le pertenecen, pero le darían a ganar montones de billetes; no queremos en el poder a una familia (y allegados) que desprecian al pueblo al que aspiran a gobernar llamándolo "pendejo y prole" sin siquiera conocer el significado correcto de las palabras. No queremos a alguien que, en cuanto llega al poder, se hace de la vista gorda cuando de castigar a sus compañeritos de profesión se trata; no queremos a un pelele iletrado que no tiene la capacidad intelectual para salir del atolladero en turno con sus propios recursos y ni siquiera sabe con cuánto dinero sobrevive un miembro de la "prole" al día. No queremos de vuelta el totalitarismo, la represión, la censura, los abusos –físicos y psicológicos– que se vivieron durante tantos años en este país. Somos muchos y al mismo tiempo somos uno, estamos listos para despertar, y las pruebas, fotogràficasen video, aquì estàn. De nosotros depende el resto.






Now Playing: Exist to exit - Arch Enemy



Saludos Enfermos.

viernes, mayo 18, 2012

Original/Cover 033: A-Ha


¿Quién diría que una canción que inicialmente fuera considerada un fracaso, se convertiría en un estandarte de su época?




Take on me, lanzada como single en octubre de 1984, había logrado únicamente 300 copias vendidas, lo cual la dejaba en una posición nada favorable pensando en que el trío noruego acababa de firmar contrato con Warner Bros Records. Una remasterización seis meses después y un nuevo fracaso hicieron que la frustración originada del mismo se convirtiera en necedad, misma que desembocó en que la banda se aferrara al potencial que veía en su creación, trabajando ahora sobre un videoclip en vez de únicamente con el audio.

No se equivocaban, después de todo: el innovador video, que mezcla escenas reales con animación a blanco y negro, resulta ser un éxito; tanto que en septiembre de 1984, casi un año después de su primer lanzamiento, se convierte en un demoledor que arrasa con los charts norteamericanos y británicos.

El camino estaba abierto, y la perseverancia de estos tres vikingos les posicionaría como un ícono de los 80's digno de recibir tributo. Veamos algunos ejemplos:












¿Qué tal? ¿buenos covers, malos covers, curiosos, agradables? ustedes digan cuál fue su favorito, si alguno en determinado momento merece más aplausos que los otros o ¿quién sabe? hasta más que la mismísima rola original. Platíquenme qué les parecieron vía comment, o utilizando cualquiera de las alternativas que aparecen en la sección Contacto.



Now Playing: Mile marker - Appleseed Cast

Saludos Enfermos.

jueves, mayo 17, 2012

Original/Cover 032: Cheap Trick




I want you to want me es una de esas tonadas que no se olvidan fácilmente. Su letra simple, ritmo pegadizo y temática la convirtieron, desde su origen en el In color de 1977, en pieza básica del cancionero juvenil a la hora de hablar de amor y, ¿por qué no? de desamor también. Prueba de ello son los covers que aparecieron en las películas 10 things I hate about you a manos de Letters to Cleo, y en Rudo y Cursi a manos de Gael García.

Afortunadamente en este blog, pese a lo naco y escatológico que es a veces, se sabe que hasta el mal gusto tiene límites, así que no, no iba a programar ese par de bodrios así tuviera que prescindir de esta canción para realizar el post de hoy a falta de tributos decentes. Por suerte, siempre llega alguien al rescate:




¿Ustedes qué opinan, queridos lectores? ¿nos quedamos con la rola original, el cover a manos de NOFX gusta más? Platíquenme en los comments qué opinan. Y no olviden dejar sus rolas sugeridas ya sea ahí mismo, o utilizando cualquiera de las opciones disponibles en la sección Contacto.



Now Playing: Carpintero del amor - Andrés Cepeda 

Saludos Enfermos.

Original/Cover 031: The Small Faces


Lazy sunday es una de las canciones màs destacadas de The Small Faces, agrupaciòn inglesa de la segunda mitad de los 60's (a los cuales no tenìa el gusto de conocer). Investigando un poquito acerca de ellos para realizar este post, supe que fueron el representante màs fuerte del mod, movimiento en el que tambièn estuvieron involucrados The Beatles durante sus inicios. Su trayectoria fue muy corta –duraron juntos escasos cuatro años– pero fue tiempo suficiente para crear piezas como la que nos ocupa hoy en esta secciòn, I've got mine, All or nothing, o el psicodèlico àlbum conceptual Ogdens' nut gone flake. Desgraciadamente, esta agrupaciòn fue vìctima del mismo mal que muchas bandas a travès de la historia: pleitos por dinero y el famosìsimo duelo de egos desembocaron en su disoluciòn el año 1969. Sin embargo, la calidad tanto de su sonido como de sus individualidades es innegable al grado que el baterista Kenney Jones fue el elegido para sustituir al gran Keith Moon tras los tambores de The Who a la muerte de este.




La rola no me encanta, sobre todo por la vocalizaciòn de Steve Marriott (hay otros cortes donde lo hace mejor, como podràn darse cuenta si abrieron los links de color naranja en el pàrrafo anterior). Sin embargo, el trabajo vocal realizado por Ricky Wilson y Nick Hodgson hacen que el cover a manos de Kaiser Chiefs supere a la obra original, a mi parecer.




Salvo, por supuesto, la mejor opiniòn de ustedes. Ojalà me cuenten què les pareciò vìa comment, y no olviden hacer sus peticiones por ese mismo medio o utilizando cualquiera de las alternativas que hay en la secciòn Contacto.



Now Playing: All I want - All systems go!

Saludos Enfermos.

domingo, mayo 13, 2012

Paul McCartney @Estadio Azteca, 8 de mayo de 2012


Con todo y que soy pambolero, mi primera vez en el Estadio Azteca no fue viendo a mis Chivas haciéndole la visita al América, ni con un juego de la Selección.

La noche del martes no fui a corear goles ni a cantar el Cielito lindo. En lugar de, Paul McCartney fue el encargado de volver a un estadio casi lleno completamente loco. Todo estuvo cabronamente bueno, ¡todo! Paul es un showman increíble, tiene una personalidad y encanto que le ganò al instante la simpatía de quienes esperamos media hora màs de lo planeado para verlo salir a pesar de la lluvia, de lo incòmodo que es el Azteca y su pèsima logìstica; a pesar de lo que fuera todos estàbamos ahì para èl, y la adrenalina contenida vibraba, lista para explotar.





Magical Mistery Tour inició una avalancha que no se detendría durante esas tres horas (más que para dejar a Paul hablar a ratitos en español, detalle que a todos encantó). Vean nada más con qué arsenal nos agasajó:



Paul McCartney Setlist Estadio Azteca, Mexico City, Mexico 2012, On The Run Tour


Había fans de todo tipo: gente que ama incondicionalmente todos y cada uno de los trabajos mccartneyanoscomo Maybe I'm amazed (dedicada a Gigia ese mismo martes a primera hora como inicial regalito de cumpleaños) o la casi recièn estrenada y totalmente hermosa My Valentine. Algunos que tal vez se emocionaron más con los temas de la época en que formaba parte de The Wings, rolotas de la talla de Mrs. Vandebilt, Band on the run –que presta su nombre a esta gira– o Live and let die (¡literalmente explosiva! què chingonerìa de fuegos artificiales le metieron como acompañamiento), y muchos nostálgicos –como yo– que disfrutamos las rolas de aquella era dorada con The Beatles como si las escucháramos por primera vez.

Es imposible detallar todas las sensaciones que dejò el sentir juntas y en vivo canciones que me han inspirado la necesidad de dedicàrselas a esa persona que amo, otras quizàs un poco menos viscerales pero que me remiten a la època en que descubrì los discos del cuarteto y los escuchè todos de un tiròn fascinàndome el siguiente aùn màs que el anterior; las que me hicieron rocanrolear, bailar y gritar hasta casi quedarme afònico esa noche. El escalofrìo que te recorre todo el espinazo cuando identificas las primeras notas de Eleanor Rigby, All my loving, I've got a feeling, Get back, The night before, Yesterday, And I love her (incluidos los gritos de "¡cervezaaaaa, cervezaaaaaa!" de los pinches vendedores hijos de la chingada que no respetan un himno de ese calibre) y todas esas joyas musicales que te hacen comprender por què las pubertas de aquellos lejanos años 60's salìan literalmente desmayadas de las presentaciones de los Fab four; la emotividad de Here today –dedicada, naturalmente, a John–, el pequeño homenaje rendido a George cuando tocò Something y el impactante combo conformado por A day in the life y Give peace a chance. Especial menciòn merece el nudo en la garganta que se produjo cuando el piano de Hey Jude hizo presencia para llevarnos in crescendo al poderoso naa, na-na, na-na-na-naaaaaaaaaa que primero coreamos al unìsono con Paul y despuès continuamos por nuestra cuenta por un buen rato.




Los encendedores titilando intermitentes por todo el estadio, las voces gritando ¡olèeee, olè olè olèeee, Sir Paul, Sir Paul!, el ¡Mèxico, Mèxico! que acompañò a las banderas mexicana e inglesa, fundieron a 60,000 personas en una sola masa que se entregò a èl como si nunca màs volvièramos a verlo, pese a la promesa que hizo de que nos encontrarìamos en una pròxima ocasiòn. Esa noche, aunque siempre considerè a Paul mi tercer Beatle favorito (detràs de John y George), lo adorè como al que màs.

La pròxima vez que venga a Mèxico le pedirè que sea mi abuelito. Pero mientras ese momento llega, aquì dejo algo para que, quien no alcance a entender en su totalidad la resaca de emociòn que todavìa tengo, se contagie por lo menos un poco. Es el concierto del jueves en el Zòcalo, el setlist fue pràcticamente el mismo salvo por pequeñas variaciones como incluir Birthday, acompañarse de un mariachi para tocar Ob-la-di, ob-la-da, y agregar Helter skelter (si la ha tocado en el Azteca seguro me convulsiono o mìnimo me orino); denle clic acà y dèjense llevar.



Now Watching: The Godfather


Saludos Enfermos.




P.S. I love you: las fotos son mìas, pueden ver el resto aquì (aunque son poquitas). Los videos no los tomè yo, asì que estarìa padre que, despuès de echarles un vistazo, pasaran a los canales de los respectivos dueños para saludarlos.

martes, mayo 08, 2012

Este es un post con madre


El domingo se subió al microbús una señora acompañada de su hijo de aproximadamente 30 años. El tenía puesta una llamativa corona de cartulina roja con cuernos como de res (dice Gigia que del Burger King); su estatura baja, bigote ralo y el Síndrome de Down que podía adivinarse en sus facciones terminaban de captar la atención del resto de los pasajeros. Sin inmutarse, la madre permitió que él se sentara junto a la ventana, le ayudó a deshacerse de la mochila que traía a espaldas y ocupó el asiento de al lado.

Verlos me dejó pensando un poco en todas las cosas que hace nuestra madre por cada uno de nosotros, desde que somos unos mocosos rojos, arrugados, chimuelos y llorones a más no poder y las consecuentes desveladas, malpasadas, angustias cuando nos enfermábamos, el sacar plata de donde sea para los regalos de Navidad y de Día de Reyes, los detalles pequeños pero que llegan al corazón el Día del Niño (aunque ya estemos viejos), el trabajar duro para mantenernos y mandarnos a la escuela, y así puedo seguir con una lista interminable que se puede incrementar conforme los recuerdos se agolpan en la memoria. En especial, me vinieron a la mente las veces que me he enfermado y, muy a pesar de mi arrogancia y ese sentimiento que suelo tener de a mi no me pasa nada porque tengo unos huevotes de acero, es reconfortante que mi mamá me acompañe al médico y camine conmigo de regreso a casa cuidándome, como cuando era un niño.

La línea de pensamiento me lleva entonces a más cosas geniales que ha hecho por mi (¡parirme, por principio de cuentas!) y, sin afán de sacarme las agujetas de los tenis y flagelarme con ellas, también a todo aquello que he hecho y por lo que se ha enojado, dejado de hablarme e incluso llorado. Podría justificarme un poco alegando que no hay hijo que no haya hecho llorar a su madre, pero creo que eso no sería suficiente. Sin embargo, de poco o nada sirve pensar en las veces que la he hecho sufrir; el tiempo no va a volver, ni puedo regresar a esas discusiones y situaciones desagradables en general para revertirlas.

Basta con recordar todas esas veces que llego a casa cansado del trabajo y sé que encontraré una rica cena, o cuando se me hace tarde en las mañanas y siempre encuentro un recipiente con comida para traer a la oficina; las veces que me ha ayudado lavando y/o planchando mi ropa, tendiendo mi cama, recogiendo aunque sea un poquito mi basurero recámara, preocupándose porque llegué tarde sin avisarle (entre angustiándose y encabronándose por esto último, con sobrada razón), sus bromas un tanto manchaditas porque así es ella y porque tiene la mano pesada, su risa cuando mis bufonadas se mantienen dentro de un nivel escatológico admisible, la forma en que le habla a sus canarios mientras hace limpieza en la sala o cuando pasa varios minutos acariciándole la panza y hablándole a Gala. Lo sola que se siente cuando ninguno de nosotros está en casa, lo ingrato que me siento a veces al no poder dedicarle tanto tiempo como quisiera, y ese es precisamente el ajuste más importante que necesito hacer desde ya. Por lo pronto, el primer día de vacaciones que tomaré en este año está dedicado a ella: veamos si no la atosigo el jueves que la siga como chicle pegado en el zapato para todos lados. Por algo debe empezarse.

Voy a cerrar esta publicación con el cliché más grande de esta festividad:




Desconozco el trabajo de la señora, sólo sé que se llama Denisse de Kalafe, que tiene una mata como la de Fher de Maná y que canta la canción más emblemática (por lo menos en el idioma de Cervantes) que se le pueda dedicar a una madre en su día. No me importa qué clase de música sea ni el sector al que va dirigida, lo único que quiero es compartirla, que la escuchen, y corran a abrazar a su mamá en cuanto la vean y la traten como reina no solo el jueves, sino cada uno de los días que siguen.



Now Playing: Helter skelter - The Beatles


Saludos Enfermos.

viernes, mayo 04, 2012

Hay gente que no debería tener perros (¡ni ningún otro animal!)


Hace unos meses, mi familia, mi novia y yo fuimos a almorzar a un parquecito (que no recuerdo exactamente cómo se llama ni dónde está, solo sè que es en el Estado de Mèxico) estilo La Marquesa. Llevamos carne para asar, cecina, salchichas, chorizo, nopalitos, compramos un par de carpas también para asar, aguacate, quesitos, y tomamos una cabaña. Ese día llevamos a la pequeña Gala (que entonces tenía como 3 meses de nacida, creo) a su primer paseo y para que no estuviera inquieta amarramos su correa a una piedra que estaba cerca, dentro de la misma cabañita. Estábamos en plena taquiza cuando vi llegar a una pareja de hermosos huskies.




Antes de continuar, debo decir que los huskies siempre han sido mi raza favorita por el gran parecido que guardan con sus ancestros los lobos y por su fama, ya que, acostumbrados durante generaciones a seguir las indicaciones del humano detrás del trineo, su comportamiento noble y obediente es casi una garantía. Entonces, aprovecho para aclarar que lo que contaré a continuación no me hace ninguna gracia ni me enorgullece en modo alguno.

Mientras miraba a los huskies acercarse tranquilamente y le decía a mi hermana mira, ¡qué bonitos!, sucedió lo que jamás pensé que fueran a hacer. No lo pensé porque además de obedientes y nobles, tienen fama de ser una de las razas menos proclives a la agresión; sin embargo, uno de ellos se acercò a Gala, la olfateò...y la tomó por la nuca, jalándola fuertemente para zafarla de la correa. Cuando mi familia se dio cuenta empezó a intentar espantar al perro, pero el cabrón ni la soltaba ni se iba; yo estaba asombrado con lo que veìa, por un instante no supe què hacer y de repente vino la reacciòn:

–¡No no no no no! ¡no mames pinche perro cabròn, a la verga!

El amor por los huskies, por los perros en general, se me olvidò enseguida (excepto, claro, el amor por mi perrita). Me alegro de no haber seguido mi primer impulso y aplastado su cràneo con el pie, en gran parte porque tenìa a Gala entre las fauces y hacer eso hubiera resultado en su cuerpecito perforado por los colmillos; en su lugar, un pinche patadòn (que me dejò doliendo por un par de semanas el empeine) fue a dar entre su cuello y el hombro, procurando asustarlo para que la soltara de una vez. Afortunadamente no pasò nada màs allà del crujir de huesos del husky (y de mi pie), su atropellada huìda, un rasguño medianamente profundo en la nuca de la cachorrita y el susto de la familia en general.

Pocos minutos despuès vi a los dos mismos huskies persiguiendo a un perro de esos que viven en el parque sin dueño ni nadie que se preocupe por ellos, y es precisamente por eso (ademàs, obviamente, de la herida de Gala) que estuve a nada de ir a cazar al dueño importàndome poco lo que resultara. Me repugna que un par de animales cuya naturaleza es de las màs nobles, sean criados de tal modo que terminan convertidos en depredadores (sonarà exagerado, pero eso son); me asquea aùn màs que el estùpido e irrespetuoso dueño expusiera a sus propios perros y a sì mismo a sufrir daño a manos de algo màs agresivo –por ejemplo yo, y que agradezca a Gigia y a mi hermana por ser las ùnicas personas capaces de detenerme cuando estoy viendo todo en rojo–. Me parece inverosìmil que alguien sea tan hijo de puta y lleve animales como esos a un lugar de convivencia familiar; no me quiero ni imaginar còmo hubiera terminado el pobre infeliz si en vez de a un cachorro, sus animalitos hubieran tocado siquiera a un niño.

Por culpa de gente asì, miles de perros terminan abandonados en las calles, en las perreras o sacrificados. Los animales no son juguetes, mucho menos armas. Los animales son vidas de las cuales somos responsables directa e ineludiblemente desde el preciso instante en que llegamos a casa con ellos bajo el brazo, y como tales, respondemos por todos y cada uno de sus actos. Espero nunca volver a presenciar algo asì, pero si sucede, ojalà –por el bien del involucrado– mi hermana y/o mi novia estèn cerca; de otro modo, le voy a dar tan duro que los huevos se le van a salir por las orejas.



Now Playing: Battle ready - Otep

Saludos Enfermos.

jueves, mayo 03, 2012

Por sorpresa



Elisa Jàuregui




Al despertar, se dio cuenta de que no estaba solo. Inquieto, se moviò al ver recostada a su lado a una mujer que parecìa descansar plàcidamente. No tardò en reconocerla: era Braulia. Molesto, le preguntò:

–¿Què haces aquì? ¿quièn te dejò entrar?
–¿Que quièn me dejò entrar? pues...tu. Pasamos la noche juntos y ahora finges demencia.
–Mira, niña, reconozco que ayer me emborrachè, pero sè bien lo que hago. Dime còmo es que estàs en mi cuarto. La ùnica que tiene la llave es Concha, la muchacha de la limpieza. Ella te abriò, ¿verdad?

Èl se levantò, la tomò con fuerza del brazo y la sacò de la cama, donde se dejò caer de nuevo, pues aùn se sentìa mareado. Sin ignorar el trato agresivo que recibìa, ella le dijo:

–Bueno, sì, pero què cambio has dado. Anoche me recibiste muy cariñosito.
–No te pases de lista. No me gustan estos juegos. ¡Làrgate!
–Espera, Luis.
–Señor ingeniero para ti, por favor.
–Bueno, señor ingeniero. ¿Què te molesta? ¿que mi padre haya sido tu velador o el color de mi piel?
–No me provoques. Lo que pasa es que no tengo ningùn interès en ti.
–Sè que te tomas tus copitas por una decepciòn.
–Eso es asunto mìo; pero dime, ¿què es lo que quieres conmigo?
–Que nuestra relaciòn sea bonita. Podrìa empezar dicièndote que desde que te vi me gustò tu estatura de gigante y tus canas de muchacho viejo.

Como si no hubiera oìdo, èl preguntò:

–¿Què pretendes?
–Que seas cariñoso, mi querido maridito.
–¡¿Tu què?!
–¿Tan pronto se te olvidò? tengo testigos. Anoche les pediste a Concha y a Marìa que llamaran al juez. Vino y...nos casò.
–Asì que tù planeaste todo. ¿Què quieres? ¿chantajearme?
–No, mi rey, solo te quiero a ti.

La mujer volviò a recostarse en la cama de la cual el hombre saliò al momento. Le daba vueltas la cabeza; quiso servirse una copa de la botella que tenìa en el burò, pero ella, incorporàndose en forma ràpida, se levantò y se la dio.

Con la bebida en la mano, èl saliò de la habitaciòn preguntàndose còmo deshacerse de Braulia, pero por el momento nada màs pudo exclamar:

–¡Carajo! ¡puta madre!



Son causal de divorcio:los hàbitos de juego o embriaguez o el uso indebido y persistente de drogas enervantes, cuando amenazan causar la ruina de la familia, o constituyen un continuo motivo de desavenencia conyugal (Artìculo 267, fracciòn XV, del Còdigo Civil.)




Porque es pecado, no te lo doy; Varios autores, 2005






Now Playing: Sad but true - Metallica


Saludos Enfermos.

martes, mayo 01, 2012

Arte y activismo social a base de PET


El domingo fuimos a Reforma, al tramo entre la Diana Cazadora y el Angel de la Independencia (el espacio perfecto para montar una exposición, como ya se ha visto con los alebrijes del año pasado y del 2010). Gigia me avisó sobre la exposición de esculturas realizadas con botellas PET que hace tiempo quisimos visitar mientras estaban en Santa Fe y no pudimos (porque de inicio se nos hizo hasta la chingada de lejos y después terminó por olvidarse el plan), así que ni tardos ni perezosos, nos dimos a la tarea de recorrerla acompañados del tremendo calor de la tarde.

La gran mayoría de las esculturas están buenísimas, es increíble lo que la gente puede lograr con tan solo -literalmente- unas cuantas toneladas de basura.




A mi me parecen bastante buenas, sus detalles muy cuidados; en mi opinión, califican perfectamente como obras de arte -salvo un par de ellas que, curiosamente, dejaron mucho que desear para ser las representaciones de los dos mudos anfitriones de la exposición: el Angel y la Diana-, asì que recomiendo que quien tenga chance de ir a darles una vueltecita lo haga lo antes posible, porque van a andar de gira por varias ciudades del paìs y puede que cuando se lancen ya no las encuentren. Haciendo clic aquì podràn ver algo de lo que disfrutaràn en el recorrido.

En otro orden de ideas, ver lo que la creatividad de unas cuantas personas puede realizar me recordó algo que vi en YouTube hace tiempo y que, si bien no resulta tan vistoso como hacer estatuas, sí es una opción en extremo útil ante la gran cantidad de desechos que generamos día a día.




Desconozco en qué medida será posible llevar a cabo una iniciativa como esta en México, dado que la cultura del reciclaje tiene un protagonismo relativamente joven entre nosotros (vergonzoso, pero cierto). Mientras tanto, hay ideas igualmente valiosas, dignas de que se les eche un vistazo y, ¿por qué no? una mano también.

Un amigo de Gigia (y mío) colabora en un albergue para perros sin hogar que se encuentra en Tula, Hidalgo. No he tenido oportunidad de ir a conocer, pero la palabra de mi novia y de este cuate me bastan para confiar en que es un lugar donde se le da un trato adecuado a aproximadamente 80 perros que necesitan, ademàs de las atenciones de rigor, manos interesadas en brindar una mayor calidad de vida a estos nobles animales. ¿Què tiene que ver esto con el asunto de las botellas PET? sencillo, ellos estàn utilizando la misma tècnica que los uruguayos con sus viviendas, pero lo que construiràn es una cisterna y, tentativamente, casas para los perros con el mismo material.

Si alguien desea platicar sobre el tema con mi compa (se llama Carlos) avìseme por favor en un comment o usando la vìa que mejor les acomode de entre las que dejè en la secciòn Contacto para conectarl@ con èl. De igual manera, si alguien que viva en el Distrito Federal y àrea metropolitana tiene algo de botellas PET con taparrosca, en buen estado y sin comprimir que quiera donar a la causa y asì lo prefiere, puede contactarse conmigo; nos vemos en algùn punto a acordar y yo me encargo de transportar su amable y valioso apoyo.

Ojalà alguien se anime a cualquiera de las dos opciones; recuerden que cualquier clase de ayuda, por mìnima que sea -y por gastado que esto suene- hace la diferencia para que las cosas marchen un poquito mejor.



Now Playing: Snake eyes - John Paul Jones


Saludos Enfermos.