martes, febrero 19, 2013

Me emputa


Como a veces (ok, muchas veces...la mayorìa de las veces) soy un cabròn intolerante y mamòn que no controla sus impulsos, repentinamente las situaciones desagradables se me amontonan y me siento como perro enmedio del Perifèrico. El stress se acumula, las venas de mi cuello se hinchan y mis ojos se inyectan en sangre. Algo màs o menos asì:




La gama de cosas que me pueden convertir en un asesino serial en potencia es bastante amplia. Por ejemplo, me desagradan en modo superlativo las pajarracas calientahuevos que primero andan de guàguara con que bien ponedoras y golosas y a la mera hora, como reza aquella hermosa composiciòn de Molotov, lo dejan a uno con la pinga bien parada y a la hora de la hora no le chuparon nada. La chica no me gustaba para nada màs allà que un desahogo fisiològico y, en realidad, lo que realmente me molestò fue haber ido a perder valioso tiempo que pude invertir en cosas màs productivas o simplemente en estarme rascando las bolas mientras veìa una pelìcula. Al final, minucias; pero de que encabrona, encabrona.

Algo que me emputa un par de tonos màs arriba (o mejor dicho, me frustra) es que las personas, algunas personas, anden como cuchillito de palo sobre determinado tema, sin siquiera saber què pasa por mi mente al respecto. Me caga las pelotas porque en cierto modo tienen razòn. A veces las metas que progresivamente me voy fijando me ciegan como si fuera un perro persiguiendo a la liebre mecànica en el galgòdromo: me dejo ir sobre ellas con todo, pierdo la perspectiva del resto de las cosas y personas que me rodean y luego genero un cierto sentimiento de culpa que lo ùnico que consigue es ponerme triste y enfurecerme todavìa màs conmigo mismo. Si supieran, chingao, que de poder hacerlo, algunas de esas personas serìan las ùltimas con las que escatimarìa en lo que fuera; si entendieran que tengo que buscar ya mi camino, y eso, lamentablemente, implica situaciones en que el egoìsmo tiene que salir a hacer de las suyas, aunque no quisiera. Si yo supiera darles a entender lo que pienso y siento, quizàs me juzgarìan menos duramente. Habrà que trabajar en ello o seguir mordièndome un huevo y la mitad del otro para no reaccionar de la manera en que mis impulsos me dictan usualmente.

La cereza del pastel: el domingo querìa disfrutar el juego de las Chivas acompañado de botana y una deliciosa cerveza. Hacìa calor, llevaba todo el dìa metido en mis quehaceres domèsticos y la visualizaciòn de una Leòn de a litro helada, sudadita, sexy, pràcticamente me hacìa babear. Cinco minutos antes del juego salì a la tienda, escogì mi botana, y cuando me acerquè al refri de las cervezas -ese maravilloso oasis que alegra todos los domingos de mi vida desde hace como trece años-...pura riata de afroamericano bien erecta: una pinche cartulina rosa fosforescente con la frase "Se suspende la venta de bebidas alcohòlicas del 15 al 17 de febrero" me parò en seco. Rumiando silenciosas mentadas de madre fui de regreso a mi guarida, no sin antes averiguar el por què de una medida tan fascista e hija de puta. Resulta que, a razòn del carnaval que se celebra en la colonia de al lado (como en un chingo màs de lugares del paìs), el fin de semana anterior algunos pendejos andaban de fiesta y por cualquier razòn que me vale dos jugosos kilos de verga, un par de ellos terminaron apuñalados, resultando muerto uno y malherido otro (que ojalà en este momento estè agonizando entre los dolores màs culeros que le puedan dar, por imbècil y porque por su culpa me quedè sin beber). El señor delegado tuvo a bien decidir que en la Venustiano Carranza no se venderìa alcohol durante los ya mencionados dìas, como si coartar los derechos de los borrachos como yo la gente decente fuera a terminar o siquiera prevenir el crimen. Muy estimado delegado Josè Manuel Ballesteros Lòpez: vas y le zumbas una caguama por el culo a tu puta madre. ¿Quieres que se acaben los desmadritos en la demarcaciòn? fàcil, cabròn: àrmate de huevos y envìa comandos a levantar a toda la bola de ojetes mugrosos, ratas mediocres y narcomenudistas que andan regados por toda la zona vendiendo su mierda impunemente, y deja a los ciudadanos productivos (y a su inofensivo alcoholismo) en paz. Ah, y tambièn haz favor, de parte de todos los que nos tuvimos que remojar las ganas de una cervecita en un pinche Sidral Mundet:





Ya me desahoguè. A la mierda, que al rato hay que trabajar.




Now Playing: Màtate Tetè - Molotov


Saludos Enfermos.


5 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

GAVIOTA dijo...

jajjajajjaja!!
Sidral mundet!!
Te pasas!
Pero bueno, al contrario deberías de agradecerle al mono ese, porque te cuidó todo tu puerquesito para que dures más.

Gerardo Taker dijo...

Eso de la chela es una mamada. Por la razón que sea que dcidieron no vender en la VC. ¿A poco es tan dificil treparte a un carro, taxoi, micro o lo que sea e ir a una tienda, oxxo, super o lo que sea en otro lado para regresar al 'desmadre' a la VC?. Por eso siempre hay que tener cheve en el refri.
Saludos!

Yosoy Xhabyra dijo...

"dos jugosos kilos de verga"

esa frase tengo que inmortalizarla!!!!


xhaludos bro!

Diana. dijo...

Buenísima desahogada. Se vale.

Yo también me hubiera encabronado si no vendieran cerveza cuando se me antojara.

Saludos.

{{El Diablo}} dijo...

Gaviota: Agradecerle nada...mis vicios no deberían depender de la vida de un idiota que no sabe cuidarse.

Gerardo: 5 minutos antes de empezar el juego no está tan padre tener que moverte un par de colonias para conseguir lo que quieres.

Chabyra: Toda tuya carnal.

Diana: A veces mentar madres me relaja deliciosamente.



Saludos Enfermos.