jueves, mayo 23, 2013

Mamà niña


Estaba aquì en el estudio fumando cuando de repente escuchè llorar a mi mamà. En chinga aventé el cigarro al cenicero, me levanté y corrí a su recámara; cuando llegué, la encontré tomándose la mano izquierda, con la cara contraida en un intenso rictus de dolor y las lágrimas corriéndole por las mejillas. Es raro ver a mi mamá llorar; me asusté, pensé que le habían dado alguna noticia muy mala o que había discutido seriamente con alguien o cualquier cosa por el estilo que pudiera poner así a una persona usualmente tan fuerte.

Le pregunté qué le pasaba, y entre sollozos dijo "me machuqué mi dedo". Me acerqué a ella y no pude menos que abrazarla; recargó su cara en mi pecho y siguió llorando mientras yo apretaba su pulgar tratando de calmar la punzada que sentía. No se abrió la piel ni pasó nada grave, por fortuna; pero verla llorando así, tan inocentemente, me provocó tal ternura que sentí el clásico nudo en la garganta y sólo atiné a decir "pareces niña chiquita". Después de un rato se calmó. Mi hermana llegó con un curita, se lo puso en el dedo con un poco de pomada de árnica mientras yo esquivaba los ojos de ambas para que no vieran que los míos lucían sospechosamente vidriosos y, poco minutos después, visiblemente más tranquila, mi mamá continuaba haciendo sus cosas como si nada.

Recordé la vez que le operaron una rodilla, hace ya algunos años, y aún a sabiendas de que no se trataba de nada serio andaba yo todo bajoneado porque ella tenía que quedarse en observación un par de semanas. Pensé entonces (y me lo volví a cuestionar ahora) en mi capacidad de respuesta ante el dolor de un ser querido, en qué tan hábil seré para dominar mis emociones y mantenerme objetivo, presentando la reacción más óptima a la situación. Inminentemente, algún día llegará el momento en que deba ser un soporte, más que físico, anímico y moral; espero estar a la altura, espero poder hacerlo bien, tener el temple, la ecuanimidad y la entereza necesarios para ser el apoyo adecuado que se requiera en la situación. Y espero que falte mucho tiempo para ello.






Now Playing: El profe - Miranda


Saludos Enfermos.


7 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Bere Mendoza dijo...

eso está hermoso siempre encuentras la inspiración para escribir cosas tan lindas

GAVIOTA dijo...

oops crei que te habia comentado.....
algo sucedió
de hecho era tooodo una carta bien hecha.

Yosoy Xhabyra dijo...

por eso compa uste disfrute a su jefa todos los días que se la sigan prestando.

los hijos somos prestados, los jefes tambor!!!

xhaludos!

SATANADOLL83 dijo...

se enfrian mis ideas....Ahora veo con mas calma las cosas....gracias!!!

Daniel Mendez dijo...

Bere: ¡Gracias! a veces, con el estímulo necesario, salen buenas cosas de mi teclado.

Gaviota: Qué mal que me lo perdí.

Xhabyra: Eso intento compadre, aunque a veces es medio complicado por cuestiones de tiempo sobre todo, pero algo se deberá hacer al respecto.

Satandoll: No tienes nada que agradecer.



Saludos Enfermos.

Rouge dijo...

Comparto la experiencia de la "impotencia" o "whadafuck?" experimentada al ver llorar a la madre.

Sólo que a mi se me dejó caer el veinte de que... ya mi función en su vida se va a revertir como suele pasar con personas mayores.
Y tal vez, es muy pronto para tener esa responsabilidad

Daniel Mendez dijo...

Te entiendo, mi mamá ya no es precisamente una jovencita y también me asusta un tanto lo que venga cuando su organismo empiece a envejecer más rápidamente...esperemos ser capaces de hacerlo bien.


Saludos Enfermos.