martes, junio 11, 2013

Ciudad de México: Feria de las Culturas Amigas 2013


Alles sind freunde.

Todos somos amigos.

(Tomado de Nude Beach, escrita por Max Ehrlich).




Recordé esa frase el sábado que andaba dando el roll sobre Paseo de la Reforma, en el corredor que se formó entre Insurgentes y la Diana Cazadora. La Feria de las Culturas Amigas cumplió ampliamente con su cometido: despertar la curiosidad en buena parte del chingo de personas que vivimos en esta ciudad y hacernos salir a la calle para conocer algo nuevo.

El mosaico ofrecido a los visitantes fue impresionante; uno podía pasar del colorido continente africano y sus bellas máscaras rituales, pinturas, telas y esculturas, a la exhuberancia misteriosa y salvaje del sureste de Asia para recorrer después el exquisito menú de platillos, cervezas y vinos europeos, con tan solo esquivar algunos carros y cruzar la avenida. Un nuevo cruce y ya estás en Tepito China comprando refrescos que en la vida habías visto, ofertas de tallarines + rollos primavera en veinte pesos, y un montón de chucherías más; Japón y Hong Kong, los gigantes tecnológicos del Lejano Oriente, traían una cierta discordancia entre sí: el primero vendiendo juguetes baratos y el segundo con una pequeña tienda Samsung dentro del stand. África septentrional: los egipcios y el despampanante arte del que siempre han hecho gala, encabezado (a mi gusto) por la estatua de Anubis que daba la bienvenida al módulo de los faraónicos. Los tunecinos y su música, tan hipnótica como potente, simplemente me atraparon. Las naciones árabes lucieron la sensualidad y porte que caracteriza a sus habitantes, el rico bordado de sus telas y las artesanías que remiten al olor a incienso y a la inmensidad de las arenas del Medio Oriente.

¡Latinoamérica! ¡llena de hermanos, de buena vibra! todos tan diferentes y tan similares entre nosotros, unidos por el mismo idioma (salvo los brasileños y haitianos, pero no hay pedo, ¡bienvenidos a la familia!) y por las mismas ansias de autonomía y libertad. Se respira la camaradería, la buena onda; se percibe en el ritmo del latino que entra a cada uno de los stands y siente unas ganas increíbles de bailar al ritmo de turno, en los platillos que se parecen, en ocasiones, a los que uno tiene frente a sí en la mesa de la casa. Se siente también en el trato cálido tan característico de nosotros y las chicas bellas y los tipos alivianados que accedieron de buena manera a saludar a la cámara de su servilleta, aunque claro, eso no solo sucedió en los stands sudamericanos; las sonrisas francesas y portuguesas resultaron igual de calurosas que las cubanas y panameñas.


Más fotos, acá.


El sabor y la fiesta no conocen fronteras (y no, no es comercial de Corona). Los ritmos guapachosos y la picardía de los representantes de la República Dominicana hicieron de las suyas entre los presentes. ¡A bailar!





Del otro lado (no del Atlántico, sino de la avenida), las acompasadas percusiones, los violines y las gaitas hacían mover el piecito y seguir el ritmo con las palmas a la banda. Estos son The Triskells, y si tengo éxito, ya les estaré trayendo más probaditas de lo que ellos hacen:





Y así, la fiesta se extendía por toda esa área, en algunos puntos más que en otros, pero para todos había. Eso sí, si hubiera un premio a La mejor actitud, definitivamente se lo hubiera dado a los franceses. Traían la fiestota caminando/bailando entre los visitantes y vendiendo baguettes con delicioso queso recién derretido que olía como la entrada al mismísimo paraíso de los ratones, atendiendo a la horda de ebrios refinados catadores que se amontonaban frente al galo que atendía la venta de vinos, la guapa rubiecita que no paraba de repartir bocadillos y bellas sonrisas; todos echándole la leña al fogón al ritmo de esta chingonería de rola que no se me sale de la cabeza desde ese día:





Definitivamente vale mucho la pena ir a caminar entre el gentío, esquivar codazos y bolsazos de señoras que quieren pasar primero a huevo y aguantar el calor infernal como el de ese día. Este año ya se la pelaron porque se terminó el domingo, pero sería genial que consideraran darse una vueltecita el año próximo. Consideren unas cinco horas para el recorrido (si son como yo, que les gusta meterse a husmear a todos los stands haciendo un acopio increíble de paciencia para aguantar pisotones, empujones y arrimones); consideren también llevar una suma importante de dinero, porque seguro se les va a antojar, por lo menos, una cosa de cada módulo. Agéndenlo desde ya; se la van a pasar de lujo.




Now Playing: Draconian Trilogy - Therion


Saludos Enfermos.



¡Trivia! la primera persona que me diga vía comment, qué famosa banda mexicana hace un cover de la rolita francesa que postee, se lleva...se lleva...




¡Mi colección de piratería casera! incluye muy buen rock, algo de pop, porno duro y rudo, y videos variaditos. ¡Llame yaaaaaa!


4 han opinado. ¡Da click y hazlo también!:

Hector Gutierrez dijo...

El cover es de Lost Acapulco y se llama "olvidemos el romance (cojamos ya)"

la MaLquEridA dijo...

Yo fui el año pasado y no me gusto mucho porque todo estaba ca ri si mo y luego en el stand de Egipto vendían diversos anillos con la etiqueta made in China jaja.


Saludos

GAVIOTA dijo...

MMHH!
Creo que Héctor ya ganó el premio, nimodo!!
Snif!

Se escucha padre, creo que nunca iré pero si me gustaría.
Digo nunca porque uno siempre dice: Ay si! si un día de estos y neta eso es pura mentira. Así que mi neta es que nunca iré (ojalá sea lo contrario) jajajja.
Bye

Daniel Mendez dijo...

Héctor: Resultaste el ganón.

Malquerida: Tienes razón en eso, de hecho, como comentaba anoche con una amiga, vale la pena si, a pesar de lo que dices sobre que se enfocan más en vender que en cultivar el conocimiento de la gente, se logra plantar la semillita de la curiosidad en sus mentes y les da por conocer y aprender más sobre el país que más les haya gustado.

Gaviota: ¡Te ganaron! pero la próxima seguro toca. Ojalá rompas esa rachita y sí termines por venir; hay muchas cosas padres que ver por acá.



Saludos Enfermos.